lunes, 20 de agosto de 2007

Yo reescribo, tú reescribes, él reescribe…

El Comandante reescribe la Historia de Cuba. Putin reescribe la Historia de la Unión Soviética. Yo reescribo la Historia que reescribe el Comandante. ¿Qué tenemos los tres en común? La única conclusión que se me ocurre es que yo también debo ser un hijo de puta. Seguramente pretendo tomar el poder por medio siglo y mandar a matar a todo el que se oponga. Después no digan que no lo advertí.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No le hagan caso a Enrisco. Yo soy una persona decente.
La madre de Enrisco

garrincha dijo...

henry, ¿qué desayunaste, man?
no te pongas así, piensa en tus hijos...

Armando Tejuca dijo...

que raro chico, en tiempos que corren a los dictadores les da por ser escritores y a los escritores por convertirse en hp, que relacion tienen los libros y la escritura con el poder? por que los primeros le hacen tanto caso a los escritores? nadie se ha tomado en serio un trabajo como goma de borrar? seguro seria bien pagado por los dictadores que tienen mucho dinero, mientras, a los escritores nos les alcanzara el dinero para pagar pelotones de fusilamiento, estan jodios los segundos
que p. vida!

Infortunato Liborio del Campo dijo...

jejeje Te quedó bueno sapo, de verdad tuve que reirme

analista dijo...

Bueno, al menos tienes ya el inicio de la barba.