viernes, 12 de octubre de 2007

Sobre teorías conspirativas


Por naturaleza no soy dado a creer en teorías conspirativas. Ni siquiera cuando por alguna razón una de esas teorías se acomodara a como veo las cosas. Por ejemplo el anticastrismo criminal y torpe de un Posada Carriles me podría inclinar a pensar de que actúa en realidad a las órdenes de Castro quien es en definitiva el máximo beneficiario de su carrera. Pero no, me detengo y rechazo la posibilidad porque esa conclusión, a falta de pruebas más contundentes que mi suspicacia o mis deseos, equivaldría a ignorar unas de las convicciones más firmes que tengo porque mi trabajo me ha costado. Esta es que la estupidez o el crimen no conocen de bandos y se cuelan allí donde pueden. Ahora se habla de otra conspiración en la que al parecer ando envuelto. Se trata de ese “movimiento revisionista de la historia que practican muchos de uds” a los que se nos señalan sospechosas semejanzas: “todos emigrados, todos egresados de universidades, todos trabajaron en Cuba, todos se transformaron, todos publican un libro con la misma temática, todos han ido al programa de Oscar Haza”. Definitivamente demasiadas coincidencias aunque desde un punto de vista cronológico algo desordenadas y a las que se le pueden añadir unas cuantas más: todos nacimos y crecimos en Cuba más o menos por la misma época, todos recibimos las mismas clases de historia que trataban de convencernos -con éxito- de que la revolución no sólo era lo mejor que le pude haber pasado a aquél país sino que era la conclusión lógica y fatal de su historia, todos (y esta parte me la imagino) tuvimos abuelos que nos dijeron que las cosas no eran tan así como las contaban, todos vimos los cambios que se estaban produciendo en Europa en los años 80 con la esperanza de que ocurrirían en Cuba. Todos intentamos por aquellos años de abrir espacios a un debate que considerábamos impostergable mientras se caía a pedazos la escenografía que decoraba aquello que nos decían que era un paraíso. Todos fuimos rechazados con la suficiente energía como para considerar que ese debate era imposible en Cuba y llegados a ese punto mucho decidimos irnos. Hasta ahí la historia de una buena parte de nuestra generación. Habrá de todo: desde los que decidieron que después de todo aquello no era tan malo pero se fueron de todas maneras o los que piensan lo peor del sistema pero decidieron quedarse. La mayoría de los que se fueron se dedicaron a actividades útiles y rentables y los menos nos hemos dedicado a escribir. Con unos antecedentes tan uniformes lo raro y admirable es que todavía haya algunos de nosotros que se dediquen a la ciencia ficción, a la literatura para niños o a la poesía lírica. Yo, que soy de los más pedestres resumiría ese proceso de toma de conciencia y puesta por escrito con el viejo chiste de “parece mierda, huele a mierda, sabe a mierda ¡coño, es mierda!” pero todavía habrá quien conserve imaginación suficiente para suponer que detrás de todo ello hay algún tipo de conspiración. Pienso que la simultaneidad de actitudes hacia la historia cubana se debe a un paralelo rechazo a los intentos del régimen cubano a acudir a un muy manipulado relato de la historia cubana para justificar su existencia una vez que aquél futuro luminoso se desvaneció y hubo que apelar a un pasado para afirmar, por ejemplo, que Cuba era un “eterno Baraguá”. A ese rechazo ciertamente contribuye que de cierta parte del exilio todavía se conserve una retórica épica y tremendista que apela a las mismas fuentes y a los mismos ejemplos históricos. Y no es que se trate de conspiración entre el castrismo y ese exilio cuando hay una explicación mucho más económica y es que tales coincidencias no obedecen más que a una superstición compartida, superstición que a unos pocos rinde sus buenos dividendos. No soy tan ingenuo para creer que con los argumentos anteriores convenceré a los que creen que detrás de esto hay alguna conspiración porque los aficionados a dichas teorías siempre se encuentran más allá de cualquier razonamiento. Esos, de hallarse la noche del 14 de abril en la cubierta del Titanic cuando ven a la gente correr hacia los botes hacia los botes de salvamento gritando que el barco se hunde o sienten al propio barco dando extraños corcoveos se preguntan qué extraña conspiración anda detrás de todo eso sin pasarles por la cabeza que podría ser que el Titanic efectivamente se estuviera hundiendo. A esos no me queda otra cosa que recordarles una frase del mismísimo Vladimir Ilich Lenin: “los hechos son tercos”.

12 comentarios:

tal cual dijo...

Ay Enrisco, que tremendista eres.
¡Qué vuelo le has dado a una inquietud que te plantee, sobre la incredulidad histórica que he percibido en algunos de los jóvenes salidos de Cuba y que suelen escribir acerca de esto!
qué si a Martí hay que desacralizarlo,que si el 10 de Oct. ni fue de magnitud, etc.

Hay coincidencias y eso no es delito, pertenecen a una generación.
Lo que quise saber fue si obedecía a una corriente de contar la historia que estuviera en boga.

me has contestado sobre otros temas, me has impugnado que si tocaste a FC y me disparé, y otras exageraciones y falsedades contra mi persona.

No te voy a dar pie para que puedas sobresalir,me que parece es lo que quieres.No he hablado de "conspiración" sino de corriente de pensamiento o de escribir historia.

Oye, hace años aquí llega gente como tú. Se ve que estas en Miami.

Si traes el policía adentro ,trata de curarte y después sigues en el debate.
Si quieres cogerme de escalera no te serviré, ni para que inicies una carrera de víctima.
Antes que tú fui tronco de gusano, uhhhhhh... mucho antes. Estás recién empezando.Así que mira, tranquilo.
Te dejo tu blog.

Eres comprometedor con doble intención.
Que es eso de teorías de conspiración ni que ocho cuartos, estás impulsado o quieres popularidad.
Mira sí, no hubo historia , sigue por tu camino y que tengas éxitos.

Chao.

cual tal dijo...

Enrisco, seguro! a los tal cuales dales por culo!
Oye, ese tal cual es una loca historica, o histerica...o histerica por la historia, o que tiene una historia de histerica...lo que sea, el caso es qe esta en llamas con esos argumentos salpafuericos...mira, chamita, sigue tu camino y dejanos aqui disfrutar de nuestro idolo, mama...

Anónimo dijo...

definitivamente... sabe a mierda!

Anónimo dijo...

senores...ese tal cual sera histerica, pero hace sentido lo que dice...el nos esta caucionando de un error que podemos meter a pesar de las buenas intensiones...

Infortunato Liborio del Campo dijo...

Los hechos son tercos y la "conspiración" es el resultado lógico de los hechos. Carlos Varela en Como me hicieron a mi, hace un resumen de lo que le pasó a nuestra generación. La generación que se cansó de la manzana en la cabeza.

Dice:

Te contarán la historia
Y cuando pase el tiempo,
Te vendarán los ojos
Como me hicieron a mí.

Te enseñarán el hacha
Y cuando pase el tiempo
Te esconderán el árbol
Como me hicieron a mí.

Te contarán la historia
Y cuando pase el tiempo,
Te vendarán los ojos
Igual que me hicieron a mí.

Te enseñarán el hacha
Y cuando pase el tiempo
Te esconderán el árbol
Igual que me hicieron a mí.

De nada sirve que sepas la verdad,
Que tengas la razón
Si cuando gritas sabes que
Ya no te escuchan.

Te pedirán que jures
Te pedirán que marches
Te pedirán lo mismo
Igual que me hicieron a mí.

Dirán que todo es tuyo
Y si intentas cambiarlo
Te patearán más duro
Igual que me hicieron a mí.

De nada sirve que sepas la verdad,
Que tengas la razón
Si cuando gritas sabes que
Ya no te escuchan.

Te contarán la historia
Y cuando pase el tiempo,
Te vendarán los ojos
Como me hicieron a mí.

Güicho dijo...

Es demasiada la desconfianza y la suspicacia entre nosotros. Tanto antagonismo y tanta "segurosidad" nos han tarado el gen de la buena fe.
Enrisco puede haber matado con friendly fire al tal cual ese, quien, si quería debate serio, por lo menos debió entrar como blogger.

Tal Cual dijo...

que bola con uds? Liborio cita al varela y chicho cita a Buena Fe...con esos gustos musicales...

Anónimo dijo...

Ese tal cual debe ser el anarquista que últimamente se está pasando de chistoso. Y si no lo es tiene el mismo tenis en la cabeza.

Pero como escribe o es marica o es una mujer. Ay Enrisco que tremendista,
que vuelo!

Coño tal cual ponte una cuenta en el blogger para ubicarte.

tal cual dijo...

pluta, desmaya, no eres mi tipo

Anónimo dijo...

Entonces tu tipo es Enrisco?

tal cual dijo...

non of you business!

Anónimo dijo...

A continuación les pongo un texto Francisco García González, coautor de Leve Historia de Cuba, escrito expresamente para ser leído durante la presentación de dicho libro el pasado 28 de septiembre en la librería Lectorum de Nueva York.

LEVE HISTORIA
Es cierto que la idea de este libro surgió a partir de una discusión sobre cómo debía escribirse un cuento de tema histórico. Es muy difícil ser amigo de Enrique del Risco y escapar a las discusiones.