martes, 29 de julio de 2014

Normalidades

Dicen en la prensa oficial cubana de un ex pelotero acabado de escapar al control del gobierno:
"estamos en presencia de algo tan normal como irse a trabajar a un lugar que no es su país y punto"


¡Cuánto se echó en falta que cuando el éxodo del Mariel la prensa oficial dijese "estamos en presencia de algo tan normal como irse a vivir a un lugar que no es su país y punto"!
Dicho ahora, cuando las circunstancias escapan al control oficial, me recuerda a aquel chiste del tipo a la que su mujer, judoka por mas señas, lo lanza por la ventana y mientras cae alcanza a gritar: "¡¡¡¡Y me voy porque me sale de la p.....aaaaaaa!!!"

lunes, 28 de julio de 2014

Conciliando

Creamos por un momento todo lo que dice el gobierno cubano. Tendremos entonces que estar de acuerdo con que:
-La sociedad cubana es perfecta y quien diga lo contrario es un agente del imperialismo y por lo tanto merece estar preso.
-La sociedad cubana es imperfecta y es un deber revolucionario denunciar sus defectos.
-La sociedad cubana es imperfecta y es un deber revolucionario enfrentar a los que denuncian sus defectos.
-Todos los cubanos apoyan al gobierno excepto un grupúsculo de agentes al servicio del imperialismo.
-Los agentes al servicio del imperialismo no consiguen formar más que grupúsculos.
-El enemigo está por todas partes.
-Hay que estar siempre alerta porque la revolución puede ser destruida desde adentro.
-La Revolución es indestructible.
-En Cuba funciona una democracia perfecta donde el gobierno respeta y obedece la voluntad popular.
-Cuba está bajo amenaza perpetua del imperialismo y por tanto tiene todo el derecho del mundo a reprimir a todo el que se le oponga al gobierno.
-Señores imperialistas, no les tenemos absolutamente ningún miedo.
-Hay que tener mucho cuidado con los medios de información imperialista, la propaganda imperialista, las modas imperialistas, los muñequitos imperialistas, los juguetes imperialistas, las gorras de los equipos imperialistas, las antenas imperialistas, los celulares imperialistas y los laptops imperialistas porque pueden ser muy peligrosos.
-La Revolución es indestructible.
-Hay que hacer todo lo que sea necesario por combatir a los que quieren destruir la Revolución que es de por sí indestructible.

Martí y el racismo

Hoy veo en Cubaencuentro un artículo que resume la pregunta que lo titula “¿Fue José Martí racista?”. Al parecer el libro que se reseña (que se limita a la noción muy local –y “blanca”- de racismo que se reduce al desprecio de la raza negra) termina respondiéndola negativamente. Si en cambio apelamos a una noción algo más contemporánea (y menos local) de racismo -según la cual racista es el que tenga una visión racializada del mundo y desprecie a grupos identificados con cierta raza o etnia- entonces no habría manera de negarlo. Bastaría para ello este párrafo sacado de su famosa crónica sobre “El puente de Brooklyn

“se apiñan hoy como entre tajos vecinos del tope a lo hondo en el corazón de una montaña, hebreos de perfil agudo y ojos ávidos, irlandeses joviales, alemanes carnosos y recios, escoceses sonrosados y fornidos, húngaros bellos, negros lujosos, rusos—de ojos que queman, noruegos de pelo rojo, japoneses elegantes, enjutos e indiferentes chinos.—El chino es el hijo infeliz del mundo antiguo:―así estruja a los hombres el despotismo: como gusanos en cuba, se revuelcan sus siervos entre los vicios. Estatuas talladas en fango parecen los hijos de sociedades despóticas.―No son sus vidas pebeteros de incienso:―sino infecto humo de opio

E incluso se le pueden sorprender ciertos arranques xenófobos -como el que sigue- al comentar sus primeras impresiones sobre los Estados Unidos:

“Si la gente común va en aumento cada día por una sedienta población extranjera, que no hay que confundir con el verdadero pueblo americano, muestra aquella ansiedad por el dinero y lucha terriblemente en este sentido, el verdadero americano resguarda del vulgar asedio de la inmigración, que trae en vigor y posibilidades de riqueza, lo que le falta de elevación intelectual y profundidad moral, la grandeza nacional, los derechos constitucionales, los antiguos y honorables apellidos. En las columnas de un periódico, en las páginas de un magazine, en la charla familiar, los más puros sentimientos, nobles aspiraciones y generosas ideas luchan bravamente por el rápido progreso del país, en el sentido de desenvolvimiento moral.
Se alcanzará. No se ha logrado aún porque muchos extranjeros traen sus odios, sus heridas, sus úlceras morales. ¡Qué terrible enemigo para el logro de la virtud es la desesperada necesidad de dinero! ¡Qué grande ha de ser una nación, para conducir por vía tranquila, esas bandadas de lobos hambrientos y sedientos, esas excrecencias de países viejos y pobres, feroces e inútiles allá,- y aquí, bajo el influjo del trabajo, buenas cordiales y mansas” (Obras completas, Tomo 19. pps 109-110)

Y claro que es injusto aplicarle a Martí 130 años después esos criterios actuales. Tanto como obligarlo a que tantos años más tarde siga siendo entre los cubanos la medida de todas las cosas. 

Arenas nuestro

Hacía rato que no me reunía con Miguel Correa, uno de los sobrevivientes de esa generación tan golpeada en todo sentido como fue la de Mariel, (la del éxodo pero sobre todo la de la revista) pero sobre todo un escritor habilísimo en captar ciertas modulaciones del habla y la vida cubanas que a veces es más o menos lo mismo que decir del horror cubano. Un horror al que el autor de “Al norte del infierno” enfrentó –porque no le dejó otro remedio- a carcajada pura. Porque ante todo Miguel Correa es un tipo simpatiquísimo e irreductible a la triste condición de víctima, como también lo fue el propio Arenas a quien ayer domingo invocábamos una y otra vez como si fuese un invitado que no acabara de llegar. Primero Orlando Luis Pardo Lazo leyendo fragmentos de su “Boring Home” que se remitían a Guillermo Rosales pero también a Arenas.


Luego fue el propio Correa quien se explayó contando historias divertidas y terribles que vivió con su compañero de aventuras literarias y vitales y a diferencia de otros autores esas anécdotas de su vida cotidiana más que desmitificarlo no hacen más que confirmar esa leyenda en movimiento que fue Arenas.



Les agradezco a ambos autores permitirme compartir estos videos con ustedes.

domingo, 27 de julio de 2014

Metáforas

Me cuentan una historia que resume de un golpe la naturaleza de los cambios que han venido operando en Cuba en los últimos tiempos. Se trata de una familia que, agobiada por el capitalismo y las cuentas por pagar, decide dar un paso impensable unos años atrás: repatriarse. El padre de él está bien situado económica y políticamente y el tránsito en ambos aspectos es menos duro. El problema es el niño. El niño y la escuela. El rechazo hacia ese niño que pertenece a otro mundo es unánime de parte de profesores y alumnos hasta llegar al punto de que el niño no podrá continuar en la escuela. “No eres de los nuestros” es el principio por el que el niño –un niño inteligente y despierto, me dicen- termina siendo expulsado. No obstante, ninguna muestra de rechazo es tan imaginativa como la de aquella profesora quien, luego de zarandear al niño, le grita: “¡Conéctate que estás fuera de área y sin cobertura!”
   
Pues a lo que iba: de no haber sido por las profundas transformaciones socioeconómicas introducidas en los últimos años dicha maestra no habría tenido acceso al imaginario poético proveniente del mundo de la telefonía celular.

miércoles, 23 de julio de 2014

Desafinado

Como no teníamos reservaciones llegamos temprano al concierto. Un gran amigo está de visita y quería conocer de primera mano la escena jazzística de la ciudad. Y yo dispuesto a perpetuarle el mito: club venerable, un buen grupo, todo perfecto. Como todavía falta bastante para el inicio del concierto hablamos sobre todo lo que se nos ocurre. Alguien nos escucha y nos pregunta de dónde somos. Dudo entre el origen o el lugar de residencia (ya lo saben los cubanos: decir el lugar de origen suele ser la respuesta incorrecta). Nuestro interlocutor se identifica, entusiasta, como cubano. Yo incluso había vivido a unas cuadras de su casa. Es joven. Es músico. Habla con entusiasmo de los músicos cubanos de la zona, sobre todo de los más jóvenes. Una conversación agradable. De pronto cuenta de una conferencia con músicos cubanos ya mayores, de cómo habían empezado a hablar de los orígenes del mambo –“de lo más interesante”, comenta- hasta que salta en la discusión el nombre de Fidel, de cómo había acabado con todo, y a partir de ahí la conversación derivó hacia la política para –me hace entender mi interlocutor y estoy de acuerdo con él- perder su condición de interesante.

-Es que a ese señor, Fidel, nadie lo ha llegado a entender –comento. ¿Ese no es un viejito que tocaba el piano? ¿Uno que desafinaba bastante?


A mi interlocutor se le congela la sonrisa en la boca y hasta su locuacidad. Gira en otra dirección y se desentiende de nosotros. “Es lo que te decía de la gente joven” me comenta mi amigo. “No les gusta hablar de política pero te niegan el derecho al pataleo”. Yo sigo pensando que la falla fue haber mencionado el lugar de origen, con ese viejito sangrón (el apodo es de Garrincha) acechando en todas las conversaciones. Todavía.

sábado, 19 de julio de 2014

Life and death

Me imagino que sepan de la historia de la adolescente fan del equipo de Belgica que la compañia L'Oreal la contrató en medio del Mundial tras aparecer en televisión apoyando a su equipo desde las gradas. Y que luego la despidieron al aparecer en una foto de su muro de facebook con un fusil y una gacela muerta. Lo que de verdad me llama la atención es la frase que acompaña la imagen:
"‘Hunting is not a matter of life or death. It's much more important than that"
Qué bueno saber que hay cosas más importantes que la vida y la muerte!
Y que la caza es una de ellas.
Y que no tiene nada que ver ni con la vida ni con la muerte.
Post data: La chica terminaba diciendo "this was 1 year ago... ready to hunt americans today hahaha" (se refería, claro, al partido de octavos de final entre Belgica y Estados Unidos). Y uno piensa que si en vez de una gacela hubiese aparecido posando junto a un norteamericano muerto el mundo habría sido mucho más comprensivo con ella.


miércoles, 16 de julio de 2014

Próximamente...

Próximamente (en un mes o algo así) aparecerá mi libro "Enrisco para presidente". Según la nota de contraportada:
"'Enrisco para presidente' recoge lo más selecto de los artículos producidos por el iluminador pensamiento político del compañero Enrisco en la última década sobre temas que van desde el deporte a la literatura, desde Cuba hasta su virreinato de Venezuela pasando por Miami, por su correspondencia abierta y unilateral con el cantante Juanes, sus tests de conocimiento del cancionero de Silvio “El Unicornio” Rodríguez y la debatida pero indemostrada mortalidad de Fidel Castro"
De momento les adelanto que el libro cuenta en portada con esta hermosa ilustración de mi compadre Lauzán:



Ganaron los nazis

Sobre las celebraciones de los jugadores alemanes por el mundial dice el periodista uruguayo-argentino Víctor Hugo Morales ("aquel de "barrilete cosmico" y otras lindezas): 

"Pensando como esos jugadores, mataron a seis millones. Con el mismo recorrido mental, con esa creencia de superioridad y esa imbecilidad. Esto me parece una actitud despreciativa. Esta gente ha hecho muy poco por Alemania, esa que intenta borrar la imagen de que discrimina, se cree una raza superior y que en nombre de eso cometió asesinatos en masa"


Calificó a los jugadores de la burla como “nazis asquerosos” y opinó que "si se animan a hacer eso, es porque todavía hay alemanes que se lo festejan, todavía hay una parte de Alemania muy enferma”.

Definitivamente Alen Lauzán, te quedaste cortísimo:

lunes, 14 de julio de 2014

La infamia, renovada

Me habia prometido no seguir hablando del tema del remolcador por un buen rato pero una heredera de Guillermo Cabrera , "el Bueno", Yadira Escobar, acusa al exilio de politizar un "trágico accidente". Otro "trágico accidente", debería decir, porque antes estuvieron el del río Canímar y tantos otros. Dice:

"Los remolcadores son embarcaciones que cuentan con motores potentes, pero su medio es la bahía. No son grandes y generalmente llevan pocos tripulantes, y el de 13 de marzo estaba más que abarrotado.
Todo salvavidas (lifeguard) sabe cuan peligroso es acercarse a la gente cuando están en el agua sin saber nadar. De hecho, para rescatar a alguien que se este ahogando, es recomendado primero golpearlo en la cara con un buen puñetazo. Solo estando la víctima media inconsciente es que se le puede rescatar de las aguas pues si sigue despierta, en medio del desespero puede incluso ahogar el propio salvador. Frente a la angustiosa posibilidad de respirar agua y asfixiarse, el ser humano pierde todo uso de razón y es capaz de ahogar a otros con tal de flotar y salvar su propia vida. Tal es el instinto y reflejo mas profundo por sobrevivir. Algunas personas pudieran haberse ahogado cuando otras desesperadas por no saber nadar o por miedo se les sujetaban, los niños llevaron la peor parte por supuesto"
Ahora va a resultar que los cañones de agua y las embestidas era para aturdir a los fugitivos y rescatarlos mejor pero como los accidentes cubanos al final son cualquier cosa menos accidentales la culpa, claro, la tiene el imperialismo.

"Esta tragedia se produjo por el deseo de abandonar una Cuba pobre y bloqueada con sanciones, para mudarse a vivir en el país mas rico del planeta. Hasta ahora ningún sobreviviente ha dicho que escapaba de alguna persecución política. La razón era material, y casi todos sabemos que Cuba en esos días sufría una seria crisis económica. El estimulo material de la “Ley de Ajuste Cubano” y la imposibilidad de lograr una visa legal son una mala combinación para un pueblo que atravesaba penurias propias de una economía bajo ataque por sanciones"
No explica la inefable Yadira por quéno pudo ser rescatado ni un sólo cadáver. Por qué el propio Fidel Castro calificó de "patrióticos" a los que hundieron el remolcador y los condecoraron por su participación en el "trágico accidente". Por qué si se trata de un accidente trágico y lamentable, si el gobierno no se siente culpable no permite que en Cuba se recuerde públicamente a las víctimas. Por qué en el primer aniversario del hundimiento del remolcador -y de eso soy testigo- organizaron una gigantesca fiesta en el malecón. Y sí, no puedo evitar avergonzarme de que mi país siga produciendo cómplices de tanta abyección.


Más

Más comentarios, proyectos sobre el 20 aniversario del hundimiento del remolcador "13 de Marzo":

-Artículo de Rafael Rojas en La Razón:
"Al igual que [la masacre de] Acteal, el atentado contra el vuelo 455 de Cubana es reconocido, globalmente, como masacre. El hundimiento del Remolcador 13 de Marzo, en julio de 1994, en el puerto de La Habana, no. Ese doble rasero, que impide hacer justicia, aunque sea a través de la memoria, se funda en la ambivalencia moral de admitir sólo aquellos crímenes que afirman nuestras ideologías"

-Proyecto 20 years de la artista Ana Olema que consiste en imaginar qué habría sido de la vida de los niños que murieron hace dos décadas de haber sobrevivido a la masacre. Rellenar el vacío que dejó su muerte con vidas posibles.

-Un artículo de BBC Mundo.

-Fotogalería "Una luz por los míos" en Diario de Cuba.

-Recuento detallado de Cuba Archive.

-En 14yMedio los artículos "Veinte años de impunidad" y "¿Puede repetirse la tragedia del remolcador 13 de marzo?"

-Una nota sobre el oficial a cargo de la operación del remolcador en Cuba al descubierto.

-Otro articulo en Art Experience: NYC.

El segundo hundimiento del remolcador

Inicio del artículo mío que ha sacado hoy Diario de Cuba:

Cuentan que el mayor motivo de orgullo del periodista Guillermo Cabrera Álvarez era que Fidel Castro lo llamara "el Guillermo Cabrera Bueno". El malo vendría a ser Guillermo Cabrera Infante, ganador del Premio Cervantes. El Bueno debía conformarse con la gloria de recibir a cada rato palmaditas en el hombro del propio Fidel Castro a cambio de servicios prestados a su causa, servicios que podían incluir la justificación de alguno de sus tantos crímenes. Dentro de estos, el más notorio fue su intento de convertir el hundimiento del remolcador 13 de Marzo en una suerte de suicidio colectivo.
Guillermo Cabrera, el Bueno, estaba lejos de manejar la sintaxis española con la maestría de su tocayo el Malo —y aquí entre nosotros, que no está bien hablar así de los muertos, era bastante chapucero—, pero al menos resultaba mucho más dúctil para empeños tan complicados como el de convertir a las víctimas en asesinos por negligencia y a sus verdugos en frustrados salvadores. Eso lo consiguió en ese punto más bajo de una carrera plagada de abismos que fue su artículo titulado "Una lección amarga para irresponsables", publicado el 23 de julio, o sea, a diez días exactos del hundimiento del remolcador. Dicho artículo estuvo diseñado para contrarrestar el efecto que había tenido el testimonio de una de las sobrevivientes difundido días antes a través de Radio Martí, la emisora enemiga. Ese fue el relato a través del cual se pudo conocer de primera mano el acoso de los tres remolcadores, el ataque con cañones de agua, las embestidas que terminaron por hundir el 13 de Marzo y las maniobras posteriores para intentar ahogar a los sobrevivientes.

[Para seguir leyendo pinche aquí]

El tango del adiós


Si el tango no existiera los argentinos lo estuvieran inventando esta noche. La melodía, por supuesto, tristísima y la letra que habla de un amor imposible, de una copa que acariciaron pero no pudieron saciar su sed con ella, de una estrella que esperaban que los redimieran de todas sus frustraciones pero que al final nunca apareció. Y que un rayo misterioso –alemán por más señas- hizo nido en una esquina de la portería luego de que Goetze lo detuviera con el pecho. En fin, de lo que hablan todos los tangos. Y es cierto que los Mundiales no son tribunales supremos pero habría que reconocer que no habría sido justo que la Pulga fantasma y sus diez acompañantes hubiesen ganado el torneo. No frente al equipo que vapuleó a Portugal y a Brasil lo convirtió en un chiste alemán.

Ya fue un mérito que el sistema ofensivo más demoledor que se haya visto en años no le repitiera a Argentina el 4 a 0 que le recetó un Mundial atrás, cuando el director no era uno con pinta de vendedor ambulante de filtros de agua sino de compinche enano de Tony Soprano. Fue meritorio que lo hiciera sin Di María en la cancha o con Palacios dentro de ella y con el Pipita Higuaín con menos puntería que escopeta de feria (de haber sido más pequeño el balón le habría sacado el ojo a un espectador o a un fotógrafo). Que lo hiciera, y este es el mérito mayor, con Messi recorriendo el campo como si se preguntara si había dado la propina adecuada a la camarera del día anterior o algo igualmente trascendente. ¿O quizás se estuviera preguntando a quién le darían el balón de oro si a él, obviamente, se le había olvidado ir a Brasil?  

Pues así y todo, al equipo argentino no sólo contuvo a los alemanes durante 112 minutos sino hasta amenazó en alguna ocasión con anotar. Con todo a los alemanes les entraba calambrina cada vez que Messi pasaba a menos de diez metros del balón como un sheriff temible con una bazooka en la cartuchera amenazando con desenvainarla al menor paso en falso. Y es cierto que los argentinos tuvieron oportunidades reales de ganar el partido aunque sin exagerar. Si ellas serán recogidas en futuros tangos será porque quienes en realidad marcaron fueron los otros. A ocho minutos de caer en la pesadilla de la ronda de penales Goetze anotó uno de los goles más bellos del torneo donde igual hubiera bastado uno bastante más feo.

Al final los alemanes se coronaron campeones por cuarta vez, los brasileños se gastaron 12 mil millones de dólares en ver la final desde las gradas y Messi recibió el balón de oro al mejor jugador del Mundial. Esto último fue el medio que encontró la FIFA para convencer a la Pulga de que en realidad estuvo en la Copa, que no fue un sueño. Total, para que termine llegando a la conclusión de que para el próximo mundial mejor no va e igual le mandarán el balón de oro por correo. Y para que los argentinos sigan componiéndole tangos a un amor que se anuncia pero no acaba de volver porque se fue con otro, rubio por más señas.