sábado, 6 de octubre de 2007

Más vivo que nunca

Así está el Ché. Su pensamiento económico será una mierda pero no hay duda que el argentino le cogió la vuelta al asunto de generar ganancias. Sólo que la solución no estaba en el trabajo voluntario sino en la imagen: ese meticuloso desaliño que cultivó durante años terminó generando amplios dividendos. Ahora el ex agente de la CIA, Gustavo Villoldo, uno de los que contribuyó su captura e incluso afirma que participó a su enterramiento quiere mojarse con las acciones en alza del guerrillero histriónico. Va a sacar a subasta un mechón de pelos y otras reliquias. Por supuesto, las protestas no se han hecho esperar por los mismos que usan camisetas con su imagen y tratan de imitar su ejemplo al menos en cuanto a los habitos de higiene. Se trata ni más ni menos de lo que el propio Che definiría como contradicciones insolubles del capitalismo.

8 comentarios:

analista dijo...

El único que no le podido sacar un kilo fue Korda y ahora sus hijos. Con las veces que se ha imprimido esa foto serían millonarios. La foto la he visto impresa hasta en calcetines.

Anónimo dijo...

Me pregunto si existen documentos (certificaciones de ejecuciones, etc.) que en un futuro demuestren al mundo el rol de verdugo que jugó versus la imagen del revolucionario recio, idealista y redentor que precisamente la famosa foto de Korda conjura.

Pienso en lo expuesto por Ponte en "La fiesta vigilada" sobre el esfuerzo patente en eludir rastros comprometedores de dictámenes y setencias. Por ejemplo, su propia expulsión de la UNEAC sin mediar una notificación escrita, o la posible preparación para borrar con un clic toda la evidencia almacenada en Villa Marista evitando un descalabro estilo STASI en la RDA.

Volviendo a la figura del Che, el mismo comandante Benigno describe en su libro acciones totalmente injustas de parte del argentino en contra de mismos compañeros de la guerrilla en Bolivia para finalmente continuar admirando su nobleza.

analista dijo...

Es interesente seguir la prensa y la TV alemana en estos primeros días de octubre. Por aquí sale un artículo cantando loas, por allá una crítico, por aquí un documental de su vida revolucionaria. Pero si lo sumas todo, aun los trabajos críticos, queda la aureola de gran revolucionario y su mitificación. La izquierda y los rebeldes contra todo gobierno desde el 68 los tomaron como símbolo y como símbolo seguirá. Y no crean que en Cuba existe algún documento que pruebe esto o lo otro. Si existían están destruídos.

Anónimo dijo...

Justo acabo de leer en un rotativo acá en Puerto Rico un fragmento de una entrevista a Gary Prado por Álvaro Zuazo (The Associated Press). El ex-capitán Prado explica que el Che se rindió al encontrarse totalmente cercado. Recuerda Prado que de entre la maleza apareció un hombre "sucio, en harapos, hambriento, enfermo, muy lejos del ícono inspirador de movimientos revolucionarios". Afirma que el Che le dijo "yo valgo más vivo que muerto". Prado añadió que a la eterna pregunta de cómo se sintió ante el Che, no puede decir "guau, aquí me encontré a Supermán..." sentí pena, me daba lástima.

En la edición sabatina del mismo periódico, pero que no pude leer hasta hoy, aparece un artículo titulado "Carisma inmortalizado por el lente, una exposición fotográfica en La Habana muestra las caras del Che" (Raquel Martori, Agencia EFE). La muestra se titula "El poeta eres tú". Roberto Salas, uno de los veteranos fotógrafos, asegura que "es difícil un negativo con el Che no sea una fotografía interesante..."

Otro de los fotógrafos, Liborio Noval, acompañó al Che para documentar varias "etapas de trabajos voluntarios". Al cabo de la sexta éste le dijo a Noval "sigues tú viniendo al trabajo voluntario pero sin la cámara".

Jinetero… ¿y qué? dijo...

El Che del siglo XXI es un mito y una máquina de hacer dinero. Le guste a quien le guste. Así que mejor nos vamos acostumbrando a "su querida presencia" (como dice la canción).
Porque mientras de dinero, la gente va a seguir imprimiendo su imagen en puloveres o en tatuajes

enrisco dijo...

La industria de armamentos da mas dinero, gustele a quien le guste pero los adoradores de bombas no se la pasan paseandotelas por delante de la cara ni creo que sea un argumento que convenza a los pacifistas.

Anónimo dijo...

el "canedian"

a mi lo que me parece realmente incoherente es como algunas voces (ya sabemos cuales y porque) desde cuba se levantan para afirmar que la subasta es una aberracion cuando se han dedicado a comercializar la imagen del che tanto como les ha sido posible.

es mas de lo mismo: haz lo q ue yo digo pero no lo que yo hago.

Anónimo dijo...

Bueno, no solamente subastas y ventas de camisetas, los "15 minutos de fama" mentáos también...

Hoy le tocó a Julia Cortez. Esta dama era la maestra en La Higuera. El 9 de octubre de 1967 ella preparó y sirvió la "última cena" del Che, una sopa de maní. Doña Julia, que para aquel entonces tenía 19 años, cuenta que él coqueteó con ella y hasta le señaló que a la palabra "Ángulos", escrita en la pizarra del aula, le faltaba el acento sobre la mayúscula. El Che le pidió que tratara de averiguar qué planes tenían para con él, que fuese su espía.

Explica la sra. o srta. Cortez que sintió mucha curiosidad por ver al rebelde de quien se decía, y cito, "que era un hombre cubierto con una coraza, con un casco, y que era imposible que muera". Un teniente de apellido Huerta le facilitó conocer al guerrillero. Su mejor recuerdo del Che es de "un hombre sumamente simpático, muy atractivo" con "facciones perfectas".

El artículo de Servicios Combinados se titula "La espía del Che" y va acompañado de una foto de la maestra Julia Cortez, en la sala de su casa, enfrente de un altar con imágenes del Che y una vela prendida.