domingo, 10 de febrero de 2008

Entre líneas [actualizado]



Cualquier estudio comparativo medianamente informado sobre la criminalidad de los diferentes regímenes que han existido hasta ahora llegará a la conclusión que ninguno aventaja al que implantaron los jemeres rojos en Kampuchea: entre 1,5 y 3 millones de muertos sobre una población de 7 millones de habitantes en sólo 4 años (de 1975 a 1979). En medio de la abundante información que se difundía en Cuba a la caída del régimen de Pol Pot como evidencia de la naturaleza criminal del maoísmo (una época en que del sistema chino se hablaba en peores términos que del imperialismo norteamericano) había que leer cuidadosamente entre las líneas del Granma para detectar que aquellos crímenes se cometieron en nombre de los mismos principios de igualitarismo, lucha de clases y destrucción de las clases explotadoras sobre los que se afincaba el régimen cubano. Que era en definitiva un régimen comunista que si acaso se había tomado los principios del marxismo leninismo de un modo más literal que otros. Pero claro, en la prensa cubana se evitaba llamárseles comunistas y Castro se refería a Pol Pot y pandilla como “los fascistas kampucheanos”. Hoy El País trae una entrevista a uno de los principales responsables de ese genocidio. No le llaman “fascista kampucheano” pero evitan mencionar su ideología. Donde único aparece la palabra “comunismo” en el artículo es en boca del propio entrevistado. Los lectores españoles también necesitan leer entre líneas, como si El País fuera el Granma.
[Les puse una foto con la cara. Siempre es bueno mirarles las caras y comprobar que en muchos casos no tienen nada de especial]

31 comentarios:

Infortunato Liborio del Campo dijo...

Creo que las grandes diferencia entre un "comunismo" y otro "comunismo" son enormes. El entrevistado fue el Pavón de Kampuchea al lado del cual nuestro Pavón fue una hermanita de la caridad.

enrisco dijo...

Infortunato, ñángara querido (lo de querido va sin ironía): eludes hábilmente el punto. Las inmensas diferencias entre los nacionalsocialistas alemanes y los fascistas italianos en cuanto a logros criminales nunca ha impedido que se les clasifique bajo el rótulo genérico de fascistas. Ese señor no era el Pavón de Kampuchea por la sencilla razón de que allá las funciones del Consejo Nacional de Cultura, Villa Marista y la Cabaña eran todas una: el exterminio. La principal acusación que se les puede hacer a los jemeres rojos es la de ser, en tanto comunistas, un tanto literales. Aplicaban la consigna de eliminación de las clases explotadoras y sus aliados un tanto al pie de la letra: donde otros la aplicaban expropiando a todos y matando a algunos ellos no se complicaban la vida y mataban. O sí se la complicaban. Nunca olvidar que Pol Pot se graduó de la Sorbona en París y su régimen se puede ver como la aplicación concreta de cierto radicalismo teórico francés. O que Foucault, un pensador sofisticadísimo que veía opresión en casi todo, fue un entusiasta de los jemeres rojos. Creo que fue Salman Rushdie quien dijo que México bajo el priísmo era una dictadura atenuada por la corrupción. El comunismo cubano fue un totalitarismo atenuado por el poco interés doctrinario de los Castro –más centrados en la política concreta- y en general por la ligereza cubana.

Infortunato Liborio del Campo dijo...

Risqui, a ti ni siquiera puedo decirte "reaccionario querido" porque no lo eres (reaccionario) y lo digo sin ironías, pero permíteme explicarte mi resumido punto de vista.
Ya desde la época de Marx se llamaban comunistas a quienes no lo eran. "El fantasma de comunismo recorre el mundo" Desde aquella época llamar comunista a una persona o grupo de hombres con intenciones "descalificatorias" era (es) común. (al menos en Miami) Pero también algunos movimientos de dudosa relación con el marxismo se disfrazaron de comunistas para conseguir el apoyo de grandes masas (o de grandes potencias) para alcanzar los fines más espurios. Confundir con comunistas a Stalin, los Jemeres Rojos, los terroristas de las FARC o Fidel Castro es un error lamentable que empaña mucho los análisis de intelectuales muy decentes. Sería, viéndolo desde el otro lado de la frontera ideológica, como si Mussolini, Hitler, Valeriano Weyler , Harry Truman o el Emperador Hiroito fueran a confundirse o a identificarse con el ideario del capitalismo liberal. Llevar millones de personas al matadero esgrimiendo cualquier tipo de justificación ideológica no ha sido un comportamiento exclusivo de los "comunistas" No nos pondremos a listar aquí los crímenes cometidos por la Iglesia Católica porque no tendríamos para cuando acabar y todavía tenemos que aguantar que el Papa (de Roma) diga que "El juicio contra Galileo fue razonable y justo" o que el cardenal Rouco Varela se manifieste en contra del derecho de las mujeres al aborto. Cuando te expresé (un poco en broma) que Duch era el Pavón de Kampuchea es porque, como se dice en la entrevista, tuvo la tarea de exterminar toda la clase intelectual del país. Eso no es liberalismo marxista. No se puede culpar a Marx de los crímenes cometidos en su nombre, o Adam Smith de los crematorios de Auswitch, como no se puede culpar a Cristo por las Cruzadas o los crímenes de Torquemada. Si nos vamos a nuestro caso, te reto a demostrar que Fidel Castro ha sido comunista algún día de su vida. Fidel Castro fue jesuíta, pandillero, ortodoxo, creó su propio Movimiento 26 de Julio y nunca fue comunista, a pesar de que el Partido había existido en Cuba desde que lo fundara Mella allá en el machadato y luego hizo todo tipo de maniobra desde el 59 al 65 para quedarse con el partido, (con su maquinaria organizativa) incluso pasando por la chágara no sólo a los miembros de su propio Movimiento, sino a una parte importante de la antigua militancia comunista. Si tú estudias los discursos de Fidel Castro (por lo demás sus únicos documentos estudiables) verás que no hay un ideario materialista-dialéctico, incluso desde el hundimiento de la Unión Soviética sus ideas sobre el marxismo se han hecho radicalmente reaccionarias.
La privación de los medios de producción de los capitalistas cubanos no tuvieron un origen ideológico en el marxismo sino en la necesidad de conseguir un fin práctico que era el de quedarse con el poder político, la eliminación de todas las fuentes de financiamiento de sus enemigos políticos, mientras se garantizaba a su vez los medios para establecer su poder absoluto, esa misma motivación condujo a Hitler a llevar a los judíos al holocausto. Mientras Lenin luego de concluida la guerra estableció la NEP (convivencia de las formas de propiedad capitalista dentro de un país con el poder político en manos de los comunistas, lo mismo han hecho los chinos y vietnamitas) Fidel Castro eliminó hasta los más mínimos indicios de la propiedad capitalista salvo un pequeño sector del transporte y la agricultura. (lo mismo había hecho Stalin) Confundir el Priísmo o el Zapaterismo con el Comunismo es confundir la peste con el olor. Los gobiernos socialistas dentro del capitalismo es una expresión del poder alcanzado por las clases proletarias, los sindicatos, etc dentro de las reglas del juego capitalista (una especie de Contrato Social) yo te dejo que me explotes a cambio de que me respetes determinados derechos a la sanidad pública, la educación, etc. Mientras que El Comunismo según Marx, no es un ideal de justicia, ni la sociedad a que debemos aspirar sino el estado de cosas que se producirá cuando se acabe la sociedad capitalista alcanzadas ya las premisas materiales de la nueva sociedad que ellos llamaron comunista porque los medios de producción serán de propiedad social (común).

Anónimo dijo...

En Penúltimos días, Ernesto Busto publica la siguiente nota:

"Sería deseable que algún periódico de Miami le diera una sección de crítica televisiva al filósofo Emilio Ichikawa. Y no lo digo con ironía, sus opiniones sobre la televisión miamense me parecen realmente muy buenas".

Y borra la siguiente colaboración:

¿Cuántos lectores te quedan, Ernesto? Primero, tu mediocre ironía en contra de Emilio, en cuya casa te quedaste y arriba incluiste hasta tu madre, y segundo, la mediocridad de alegrarte más de los infortunios de otros que de tus ya inexistentes triunfos. Tal parece que decidiste borrar la palabra decencia de tu vocabulario. Pero te prometo que regresaré a tu página una vez más, para ver si me sorprendes y publicas esta nota (pero te aseguro que si no lo haces, la publico en otro sitio, en el de Enrisco, por ejemplo ¿qué te parece?)

ele kobio dijo...

No se le pude echar la culpa del bustismo a Busto. Estudiate lo de Info.

enrisco dijo...

Infortunato: para empezar por alguna parte. Hay mucho menos distancia entre Marx y Stalin que entre Adam Smith y Auschwitz. De hecho Marx está más cerca de Auschwitz que Adam Smith. Tanto el fascismo como el nacional socialismo fueron inventos para destruir el liberalismo burgués sin tener necesidad de eliminar del todo la propiedad privada. Las afinidades con el comunismo real son bastante notorias en multitud de detalles. Los separan del comunismo el tema de la propiedad y el de la nación no el ejercicio del poder ni la organización de la sociedad. Marx mencionaba la evolución del capitalismo al comunismo pero al mismo propugnó la llegada al comunismo a través de la revolución tanto en teoría como en la práctica. Sus análisis de las insurrecciones anarquistas en España y de la Comuna de París van en ese sentido siempre acusaba a los revolucionarios de ser demasiado blandos por no destruir el poder político, económico y militar de las clases explotadoras. “Destruir”, “eliminar” son palabras que aparecen a cada rato en sus textos sin preocuparse demasiado en aclarar cuánto podrían tener de metafórico o literal. Su descubrimiento de la plusvalía tiene la virtud de criminalizar todo tipo de riqueza y propiedad capitalista. Ya otros se encargarían de determinar qué pena aplicarle a los criminales. Si de algo se puede acusar a los Stalin, Mao o Castro es de ser más o menos literales en caso de que se demuestre que el Manifiesto comunista o El Capital son libros de poesía. En lo básico, la lucha de clases y la eliminación de la propiedad privada no hay menos que reconocer que son bastante fieles a quien declaraban que era su maestro.

Jesuses dijo...

Y que tiene que ver Ernesto con Pol Pot? El hecho de que Ichikawa sea chino no quiere decir que haya sido del Khmer Rojo. El debate entre Enrisco e Infortunato prometia ponerse interesante.

enrisco dijo...

parece que al ser uno de los (pocos?) blogs del patio que no modera los comentarios (bastante tengo con moderarme yo) corro el riesgo de que este se convierta en tablon de anuncios de peleitas que no me conciernen. asi que les pido no usar el blog para insultar a terceros. entendido?

Infortunato Liborio del Campo dijo...

Pues precisamente Enrisco, ahí está el detalle, la única diferencia entre un sistema y otro es la forma de propiedad, porque en lo que respecta al poder (la forma de organización estatal y las leyes) no se ha inventado nada nuevo desde la República de Platón a "Del espíritu de las Leyes" de Montesquieu. El que los regímenes de Hitler y Stalin hayan alcanzado características autoritarias comunes no indica ningún parentesco doctrinal. El fascismo fue el engendro capitalista para combatir el Stalinismo y casi lo destruye si no fuera por la alta capacidad de resistencia del pueblo ruso que pudo sobrevivir a la dictadura interna y al ataque externo. Fue una guerra entre caínes, que primero se habían dividido Europa para convertirla en un gran campo de batalla. Marx no propugnaba las revoluciones. Las Revoluciones existen en la historia ya antes de la existencia de Marx. Fueron los burgueses los que las inventaron, primero en Holanda (los más liberales del mundo), luego en Inglaterra y después en Francia que se extendió a toda Europa bajo el fuego de los cañones de Napoleón y la papaya de Josefina También los capitalistas, destruyeron y eliminaron las formas de explotación feudal y conquistaron el poder político por las fuerza de las armas y si los bolcheviques le pasaron la cuenta a los Romanov (aunque no fueron los iniciadores de la Revolución) es porque antes había existido un Cromwell, la guillotina y el terror del 93. En realidad la Revolución Rusa fue una revolución burguesa devenida en revolución "proletaria" debido a la debilidad de la burguesía rusa para mantenerse en el poder. Pero una revolución no cambia la mente de las personas y los rusos que antes habían tenido un Zar, luego pusieron otro, el padrecito Estalin y ahora pusieron a Putin y todos felices y contentos.

el fume dijo...

Infortunato:

Permíteme meter la cuchareta en tu discusión con Enrique. Tu situación de llamarte comunista y luego tener que dar un montón de explicaciones sobre tu definición me recuerda varios casos muy parecidos (incluídos políticos de izquierda de Suecia, donde vivo) que siempre me hacen preguntarme por qué la gente se complica tanto la existencia.

Usar una definición propia de un término que se diferencia de la del 95 % del resto de la gente es un poco difícil para la comunicación y sobre todo para una discusión sobre el tema. Así y todo yo noto ciertas contradicciones en tu lógica. Según tú, un argumento de que Fidel Castro nunca ha sido comunista es que nunca tuvo que ver con el partido de ese nombre antes de su toma del poder. Pero según tu propia lógica ese partido no era comunista de verdad, ellos eran seguidores de Stalin y originalmente de Lenin, que tampoco eran comunistas verdaderos. Por lo tanto, si FC hubiese sido un verdadero comunista no debía haberse aliado a esos elementos.

Si me permites citarte, tú decías: “Mientras Lenin luego de concluida la guerra estableció la NEP (convivencia de las formas de propiedad capitalista dentro de un país con el poder político en manos de los comunistas, lo mismo han hecho los chinos y vietnamitas)”. Pero ya anteriormente tú habías dichos que leninismo y maoismo no era comunismo. Entonces, el poder político estaba en mano de los comunistas o no?

En fin, mi punto de vista es que no te compliques tanto la existencia con un término. Como en el cuento, si luce como mierda, huele a mierda y sabe a mierda, debe ser mierda. Si FC se autoproclama comunista, si nos embutió una ideología que se llama comunista a sí misma, si se alió con autoproclamados comunistas e hizo lo mismo que ellos y si casi todo el mundo le dice comunista a su dictadura, compadre, entonces déjale la etiqueta a él y búscate otra! No es más fácil?

Infortunato Liborio del Campo dijo...

Si El Fume estoy de acuerdo contigo es más fácil, pero no lo correcto. Mi aspiración es a sacar el grano de trigo del pajar, aunque tenga que remover toneladas de paja. Por supuesto eso lo va a hacer la historia, pero mientras tanto me entretengo quitando algunas pajas e intercambiando opiniones con los amigos. Marx hizo una revolución en la filosofía. No se puede entender el mundo de hoy sin Marx. Nada, una forma de no caer en la inercia mental, de estar cuestionándome constantemente las ideas de mi tiempo, de no ponerme límites para pensar. A lo mejor sacar a todos estos tíos del Sindicato de los Comunistas es una tarea muy superior a mis fuerzas, quizás Cristo pudo echar a los mercaderes de los templos porque era Dios y yo sólo un pobre mortal.

Jesuses dijo...

Infortunato, al principio coincidi con usted en que era exagerado establecer similitudes entre el castrismo y el polpotismo (por llamarlo de alguna manera). No se, pero siguiendo sus logicas lo unico que se me ocurre pensar es que el comunismo al ser el sistema que mejor funciona a la hora de aniquilar el papel fundamental de las instituciones, unico medio social que puede poner freno a la imperfeccion del individuo, facilita la aparicion en escena de personalidades retorcidas(llamense estas Stalin, Castro, Polt Pol, Caucescu)que pueden dan rienda sulta a sus instintos sin contar con un adecuado medio de control social.
Pienso que su debate con Enrisco no puede apoyarse en la militancia comunista o no de Fidel Castro, y aqui lo que Dice El Fume me parece muy dificil de rebatir.
Sigo creyendo exagerada la compracion pero le doy a Enrisco el beneficio de la duda. Cuando leo lo que dice el criminal ese: "Si alguien busca la responsabilidad, y los diferentes grados de responsabilidad, lo único que puedo decir es que no había vía de escape para quien entraba en la máquina de poder ideada por Pol Pot. Sólo los dirigentes conocían la verdadera situación del país, pero los cuadros intermedios la ignoraban. Y además había esa obsesión por el secretismo. Está claro que usted me pregunta si no podía rebelarme, o por lo menos huir." Quitenle el nombre de Pol Pot a la cita y ponganle el de QUIENES USTEDES SABEN, y veran que esto mismo lo podra decir cualquier funcionario cubano, Abel Prieto por ejemplo, como justificacion de su actuar dentro del regimen despues que este caiga.

el fume dijo...

Bueno, Infortunato, allá tú con tu condena. Para mí es una cuestión de gastar energías en algo que valga la pena.
Uno de los ejemplos que mencionaba en mi primer comentario es el del líder del Partido de Izquierda sueco (Lars Ohly). El tipo se clasificó a sí mismo de comunista y allá le cayó toda la prensa a preguntarle por los crímenes de Stalin y todo lo que se le ocurría. El ñángara se defendía con tus argumentos, que él no, que él era de los buenos pero en eso se pasó toda la última campaña electoral y apenas pudo presentar su plataforma. (Y yo contento pues le voy a los contrarios).
Otro caso es el de los cabezas rapadas que tienen que justificarse cada tres pasos que ellos no son neonazis, que ellos son seguidores de los skin heads originales, jóvenes de la clase obrera inglesa que 30 años atrás oían una música con raíces en el Caribe y que no tenían nada de racismo, que son los neonazis los que le han copiado el estilo a ellos y ... bla bla bla. Y yo me digo, compadre, metéte a rastafari entonces!

Infortunato Liborio del Campo dijo...

Joder, perdí un post que había escrito. Dejen ver como los recompongo.
Recuerdo que le preguntaba a Jesuses a qué tipo de instituciones se refería y a que tipo de trastorno de la personalidad. Porque si re refiere a las instituciones burguesas "pensar es que el comunismo al ser el sistema que mejor funciona a la hora de aniquilar el papel fundamental de las instituciones" me parece otra exageración. La historia del capitalismo está llena de aniquiladores de las instituciones, no cabría aquí la lista de dictadores que han aniquilado las instituciones burguesas en los últimos 200 años desde su aparición en Europa luego de la Revolución Francesa. Por ejemplo la historia de America Latina desde Bolivar para acá ha sido la historia de los bochinches y los cuartelazos, donde las instituciones han malvivido entre unos y otros. Si miramos el resto del mundo, una gran parte de él, ha carecido y aún carece de tales instituciones.
En cuanto a los desequilibrios mentales de los diferentes déspotas que han gobernado el mundo hay una larga lista desde Calígula hasta Amín o Mugabe, para no remontarnos a los sápratas de la antigüedad, ni extendernos al oriente, sólo en este pedacito de mundo que se hace llamar occidental. Una frase de Martí para amenizar "Todo hombre es la semilla de un déspota; no bien le cae un átomo de poder, ya le parece que tiene al lado el águila de Júpiter, y que es suya la totalidad de los orbes."
En cuanto a una posible ley de la obediencia debida es muy probable que suceda y que algunos se acojan a sus efectos como se acogieron los militares argentinos. Quizás sea lo más sensato para evitar nuevas guerras y poder construir rápidamente una sociedad más justa y democrática como lo están haciendo en Chile en estos momentos. No es el caso del Duch al que se le acusa de crímenes de lesa humanidad, debe ser condenado como se lo fueron en su momento los acusados en el proceso de Nurenberg. En todo caso que la justicia y los pactos que se establezcan entre las diferentes fuerzas políticas dentro de la nación cubana determinen que hacer en cada caso, en arreglo a una Constitución y unas nuevas leyes que rijan en la el país.
Además señores no es tiempo de matanzas ni baños de sangre. El tiempo de construir una sociedad más justa donde como dijo Martí: La ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre. O la República tiene por base el carácter entero de cada uno de sus hijos, el hábito de trabajar con sus manos y pensar por sí propio, y el respeto, como de honor de familia, al ejercicio íntegro de los demás: la pasión, en fin, por el decoro del hombre, o la República no vale una lágrima de nuestras mujeres ni usa sola gota de sangre de nuestros bravos."

Nada que hoy me levanté medio martiano aparte de marxiano.

El fume, no me preocupan los nombres sino los conceptos. Además no pienso fundar ningún partido.

ele kobio dijo...

Info: Eso es lo que yo llamo "La Navaja del O'Fume". Yo que tu le hago caso..

Duanel Díaz Infante dijo...

Liborio, pensé que habías aprendido algo, pero veo que sigues en las mismas, je, je. cuántas veces habrá que decirte, compadre, que el fascismo y el nazismo se oponían de hecho al capitalismo liberal, casi tanto como el propio comunismo. decir a estas alturas que Stalin y Pol Pot no eran comunistas es no haber aprendido la lección del siglo: ese es el comunismo, y no el de los Manuscritos del 48. El problema no es si Castro fue comunista por convicción o por oportunismo (el mirar menos a las intenciones que a los efectos es, por cierto, una de las lecciones del marxismo), sino si lo que ha habido en Cuba ha sido comunismo o no. Y puesto que se ha eliminado la propiedad privada, sí ha sido. Más na. Enrique, I call you tomorrow.

Infortunato Liborio del Campo dijo...

El fascismo se oponía al capitalismo liberal como todos los capitalistas. El sueño de cualquier capitalista es no tener competencia. El liberalismo más que un pensamiento económico es un pensamiento político ningún capitalista es liberal per se, todo lo contrario. El que vende cebada no está deseoso de que hayan miles como él vendiendo cebada, más bien quisiera ser el único vendedor. Las guerras imperialistas se desataron para eliminar la competencia enemiga sobre los mercados y las materias primas. Por eso toda la burguesía alemana apoyó al Führer y todo el complejo militar-industrial se dispuso a la guerra. El sueño de los capitalistas alemanes se había cumplido, un hombre fuerte que amarrara corto a los obreros y sus partidos políticos. Lo primero que hizo Hitler fue acusar a los comunistas del incendio del Reichtag para sacarlos rápidamente del juego. Los primeros que fueron a campos de concentración fueron los comunistas y dirigentes obreros alemanes que fueron a Dachau y al mismo tiempo se eliminaba la competencia foránea.

Las potencias nacientes como Alemania y Japón se encontraron con que el mundo tenía dueño (Inglaterra, Francia y los EEUU) y querían un nuevo reparto del pastel. El autoritarismo Nazi viene del militarismo de la prusia del Kaiser y sus parientes austriacos de los Habsburgos y no tiene ninguna filiación marxista.

Chama aquí el que tiene que aprender eres tú. Cuando te estudies El Capital y la Ideología Alemana regresa para hacerte una pruebita. Mientras tanto entretente con la chambelona de Kukuyama y el fin de la historia, que no vas a aprobar ni el doctorado de Princenton. jejeje

cubanito dijo...

Infortunato Liborio,
tambien es verdad que los comunistas alemanes fueron entregados a la Gestapo por la GPU despues del famoso pacto Ribbentrop-Molotov. Pero como una ironia del destino, algunos de esos comunistas si que sobrevivieron a los campos nazis, mientra que muchos de estos mismos comunistas alemanes (y otros comunistas tambien de Europa) fueron de cabeza y terminaron aniquilados en el GULAG. Stalin le hizo un servicio excelente al Reich cuando les entrego descaradamente a estos comunistas alemanes y los nazis reciprocaron y les entregaron a los rusos que habian huido de Rusia durante la Revolucion de Octubre. Asi los alemanes comunistas terminaron en la RDA con Ulbricht y compañia, los comunistas de seguno plano, porque todos los lideres ya habian sido exterminados en el GULAG. Algunos tontos todavia ingenuamente se preguntaban dentro del GULAG si habia habido una contrarevolucion fascista, porque muchos de los que veian adentro con ellos eran comunistas tambien.

ele kobio dijo...

repito: hay que hacerle caso al Fume...Es infortunato que Liborio este dentro de ese 5% que tiene una(o mas) definiciones diferentes de que es en si el comunismo, pero es asi, esta bien, que le podemos hacer...Lo unico sensato que podemos decir es "que barbaridad". A ver, repitan conmigo "Info, que barbaridad, que barbaridad".

Anónimo dijo...

Y por qué Pol Busto no participa en esta discusión? Acaso le tiene miedo al Pot?

Duanel Díaz Infante dijo...

Libo, te voy a proponer para el Premio Nacional José Martí a los Comentaristas de Blogs en el Exilio, que incluye semana en Tarará y fin de semana en el Volodia. Acabo de hacer un recorrido por el patio y me sales hasta en la sopa. El liberalismo sí es una doctrina económica, que dice que todo intercambio libre es beneficioso para ambas partes, y que la libertad económica produce riqueza y prosperidad. Es muy posible que esto sea una utopía, pero no menos que la utopía comunista, que se ha revelado más siniestra en la historia. Mientras estudio El capital y La ideología alemana, tú léete El opio de los intelectuales, de Aron, para que veas la cantidad de falacias que contiene la famosa Biblia marxista. El gran teórico del fin de la historia no es el viejo neoliberal Fukuyama, sino el "joven hegeliano" Marx: superadas las contradiciones en el comunismo y recobrado, al término del camino del progreso, el origen que es la comunidad primitiva, ¿qué historia puede haber? En la concepción marxista, el comunismo realiza la historia de la misma manera que realiza la filosofía, porque, en el fondo, las identifica. El marxismo, tan antintelectualista, es un intelectualismo. Tan materialista, es idealismo. Y así...

Anónimo dijo...

Muy bien Duanel, por lo de "el fascismo y el nazismo se oponían de hecho al capitalismo liberal, casi tanto como el propio comunismo". Pero no te olvides que debes incluir a toda la vanguardia en esa cofradía. Desde el impresionismo hasta el surrealismo, desde Pissarro hasta Breton, todos se oponían al capitalismo liberal. Todos los intelectuales tocaban los tambores del totalitarismo en su eterna búsqueda de un mecenas y de una soga.

Anónimo dijo...

No viene al caso.

Pero no es una paleíta tampoco. En todo caso lo contrario.

Y valga la aclaración porque los blogs también pueden (y deben)servir para otra cosa.

Me ha sorprendido la coherencia de EL FUME pero más que todo su ortografía (¿no era con ´h´ esa palabrita?) y su cuidada gramática. Y pensar que el flaco anda por Suecia.

Fume: tenía más halagos (sigo con las dudas sobre la letra muda del castellano)para ti pero en moderador de este blog, seleccionó el mismo momento en que subía lo mío para actualizar un post suyo. Es el dueño y hay que entenderlo (y perdonarlo).

Duanel Díaz Infante dijo...

Sí, pero el hecho que la vanguardia se opusiera al orden burgués no significara que tocaran todos los tambores del totalitarismo. Es conocida la escisión del grupo surrealista, justo en torno a la cuestión comunista. Y es un hecho que los totalitarismos -tanto el nazismo como el estalinismo- rechazaron a la vanguardia y todo el arte moderno poniendole la etiqueta de "decadencia burguesa". Esto a pesar que Viaje al fondo de la noche era el libro favorito de Stalin.

enrisco dijo...

Info, una preguntica para enfocar el debate: Silvio es comunista?

Jesuses dijo...

Si Infortunato, en serio pues me interesa el debate. Que significa entonces ser comunista? Que atributos usted pondria para darle ese calificativo a una persona o ideologia. Se puede ser marxista sin ser comunista o viceversa? Si Fidel no lo es, entonces a quien le sirve ese vestido?.

Infortunato Liborio del Campo dijo...

Yo no he leído el Opio de los Intelectuales, pero leo con bastante frecuencia las páginas de Economía de los periódicos y los resultados de las bolsas, y no tengo la menor duda de la concentración y socialización cada vez más creciente del capital en la era de la globalización. Se comienzan a cumplir tímidamente aquellas premisas materiales de las que hablaba Marx en la Ideología Alemana. Una de las cuales es que el cúmulo de contradicciones dentro de la sociedad capitalista tenga un alcance global.
Para que entienda Jesuses. Lenin, en una posición completamente antimarxista, supuso que esta condición era innecesaria y que se podía construir el socialismo en un sólo país, lo cual es un error burdo si se es un materialista-dialéctico consecuente. La diferencia en ese aspecto con Stalin es que cuando Lenin pone en la práctica su teoría se da cuenta que es una mierda y comienza a reintroducir el capitalismo en Rusia con la NEP, para como dijo en muchos de sus discursos y escritos de la época alcanzar el desarrollo de Alemania, es decir crear las condiciones materiales para dar el salto al comunismo. De ahí viene la cosa de construir el comunismo. Trotski era partidario de la Revolución Permanente porque sabía que la Revolución no podría ser en un sólo país, mientra Stalin que quería mantenerse en el poder quería estar más tranquilo que tate quieto y era capaz de pactar hasta con Hitler con tal de que lo dejaran tranquilo en su madriguera de oso ruso.
No, Jesuses, el Comunismo no se puede construir, el comunismo surge del capitalismo, es el capitalismo el que crea las condiciones materiales del comunismo y cuando estas condiciones materiales estén creadas, es decir cuando la acumulación cuantitativa de fuerzas productivas llegue a cierto límite se producirá el cambio cualitativo del capitalismo al comunismo.
No Duanel no hay ningún idealismo en esto, así ha sucedido en el desarrollo de la humanidad siempre. (y para que hablarte de la naturaleza, basta con que cualquiera vaya al fogón y ponga a hervir un vaso de agua, puede coger un pedazo de hielo y darle candela, este se convertirá en agua, esa agua se calentará desde los 0 grados hasta los 99 grados y seguirá siendo agua, pero bastará un solo grado de diferencia entre los 99 y los 100 para que se convierta en vapor, es decir pasado cierto límite cuantitativo hay un límite cuantitativo)
Risqui que yo sepa Silvio es un compositor bastante bueno y un cantante bastante malo. Si es comunista o no, no lo sé. El mismo dice en una canción que nadie sabe que cosa es el comunismo y eso puede ser pasto de censura, nadie sabe que cosa es el comunismo y eso puede ser pasto de la locura.
Jesuses para mi comunista es aquel que tiene una concepción materialista-dialéctica del mundo, es por eso que no se puede ser cristiano y comunista como Eusebio Leal o como el Duch que encabeza este debate, que luego de haber matado a no se cuantas gente en nombre del comunismo se metió a cristiano. Para un materialista dialéctico Dios no existe, el mundo no tiene un origen divino sino que es producto de una evolución de la naturaleza, sin embargo una de las primeras medidas que tomo FC después de la caída del campo socialista fue permitir los creyentes dentro del Partido Comunista, que es como vestir a la Virgen de la Caridad con dos pistolas. FC no es un comunista, es un camaleón, que hace cualquier cosa para mantenerse en el poder, lo mismo es amigo de Tiro Fijo que del Papa Juan Pablo the Second.

Anónimo dijo...

Duanel ¿Por qué insistes en las equivocaciones? Si "es un hecho que los totalitarismos ...rechazaron a la vanguardia y todo el arte moderno poniéndole la etiqueta de "decadencia burguesa", por qué aceptó Mussolini a los futuristas y los vanguardistas estuvieron rondando la URSS de Stalin hasta el comienzo de la guerra ¿recuerdas a El Lissitzky? Por qué en la Alemania de Hitler expusieron Vlaminck y Derain y la Bahaus le ofreció hasta la escuela al canciller. Por qué más de un diseñador vanguardista alemán recibió grandes comisiones del régimen, ¿o te olvidas, por ejemplo, de las auto-bahn?
Debes romper con la superada caricatura de víctima que han querido imponer los historiadores del vanguardismo.

el fume dijo...

Eh!, anónimo (11 de febrero 18:23), gracias por los halagos.

Hasta me pongo un poco colorao!

Duanel Díaz Infante dijo...

Librio, lo tuyo no tiene remedio. Y al otro -que sto parece un deja vu- , eres tú el que insistes. Los ejemplos que ponen para nada representan la relación de las vanguardias con el estalinismo y los fascismos. Los futuristas italianos sí, claro, pero los vanguardistas rusos fueron reprimidos mucho antes del comienzo de la guerra. Para 1934, cuando el congreso, ya la vanguardia toda fue anatematizada como "formalista". la famosa anécdota de Sklovsky es muy elocuente. Una cosa es que unos artistas de vanguardia expongan en la Alemania de Hitler, y otra que haya comunidad entre el espíritu de la vanguardia y el de los totalitarismos. Se sabe que tanto Hitler como Mussolini promovieron un arte académico, y Stalin impuso el realismo socialista.

Anónimo dijo...

Sigues insistiendo en el mito del “Entartete Kunst”, de que el fascismo y el vanguardismo eran mutuamente excluyentes. Y en el proceso reiteras sin revisar el punto de vista de la vanguardia. Se trata de una convicción superficial pero la crees y repites como un dogma. Sin embargo, fuera del fascismo italiano, donde se destroza el mito de la represión (y no por falta de una alternativa: parte del movimiento intentó imponer el primitivismo como estética fascista, pero perdieron la batalla interna contra los futuristas, toda una victoria totalitaria de la vanguardia), una sección importante del aparato cultural del partido nazi promovió, apoyó y protegió entre otros a Ernst Barlach y a Emil Norde (que por cierto era miembro de la sección Schleswig del Partido Nacional Socialista Alemán). Y con la etapa más negra de Stalin no solo convivió el contructivismo utlitario de Vladimir Tatlin sino también el abstraccionismo abstracto de Rodchenko. Y de ninguna forma fueron los únicos. Un paso más, con la mención del “academicismo” (que pareces confundir con el “realismo”, sin darte cuenta que eran unos “idealistas” en cuestiones estéticas), pintas los regímenes totalitarios como anti-modernos, o retrógrados, cuando era todo lo contrario: tenían una obsesión enfermiza con la modernidad. Más allá de los autobahns, o del diseño revolucionario del Volkswagen, los nazis adoptaron el diseño y la técnica de construcción industrial de la Bauhaus, impulsados por el llamado de Hitler por una arquitectura “claramente funcional” (revisa la documentación que proporciona Barbara Lane en Architecture and Politics in Germany; y Mark Antliff en Avant Garde Fascism). Lo que se consideraba como represión fue el resultado parcial de guerras culturales internas entre diferentes fracciones de los sistemas totalitarios, y los vanguardistas fueron siempre un integrante activo de ellas. No por nada siempre les ha encantado la etiqueta de revolucionarios. Méteme un timbrazo.