miércoles, 6 de mayo de 2009

Para opinar sobre el opinante

Acabo de recibir un email donde me informan de la apertura de un nuevo blog desde Cuba. En este caso se trata de exponer las Magnas Reflexiones con la posibilidad de dejar comentarios. Me parece buena idea: liberar al Comandante del monólogo que ha sostenido durante medio siglo con un poco de intercambio. Que por una vez la gente tenga un espacio para dar su opinión directamente sobre lo que dice. Ahí les pongo el mensaje:



Hola:

Me complace informar acerca de un nuevo blog.

La idea es no pedir más democracia, sino hacerla, construirla.

Es por eso que en el blog se irán publicando cada una de las reflexiones del compañerito comandante, y estará abierto a todos los comentarios.

Si el no da espacio a la tolerancia y a la libertad de expresión, igual lo tomaremos.
Basta ya de seguir esperando a que nos de permiso para todo.

Sin más, aquí dejo el link al blog:

http://reflexionesfidelcastro.blogspot.com


El problema no es quién se atreve a opinar sobre las reflexiones sino quién se atreve a leerlas. ¿Qué se podría decir, por ejemplo, de este párrafo?
En Estados Unidos, después de su fundación, millones de seres humanos continuaron trabajando como esclavos, a los cuales el creador no había concedido ningún derecho como estipulaba la Declaración de Philadelphia. Durante casi 100 años eran mercancías que se compraban y vendían en el mercado, y durante otros 100 años después de la guerra civil, sufrieron atroz discriminación y marginación. Hoy constituyen todavía, junto a los indios, y los latinoamericanos, los ciudadanos más pobres que pueblan las cárceles estadounidenses y realizan los trabajos más duros y peor remunerados.

¿Quénes son esos seres humanos que han vivido más de 300 años? ¿O es que se refiere a los afroamericanos en general (“personas de color” como se decía en sus tiempos)? ¿Qué clase de espías usted tiene en el norte que lo tienen tan mal informado? Revise la fecha del informe, y el país del remitente no vaya a ser que esos “ciudadanos más pobres que pueblan las cárceles” “y realizan los trabajos más duros y peor remunerados” sean los negros cubanos.

1 comentario:

Infortunato Liborio del Campo dijo...

En EEUU los negros sirven na má que pa dos cosas, pa pobres y pa presidentes.

En Cuba na má que pa pobres.