lunes, 5 de marzo de 2012

Crónica social

Su Excelencia el señor Don Leonardo Padura y Gamboa escribe una Carta respuesta a un discípulo de Domingo del Monte. El discípulo de del Monte resulta ser Andrés Reynaldo cimarrón apalencado en Miami quien antes le había escrito una carta pública al Domingo Aldama de la literatura cubana. Se rumora que el Marqués de Mantilla en breve le enviará sus padrinos al cimarrón Reynaldo para acordar los pormenores del duelo pero dudamos que tan alta figura de la aristocracia literaria de la isla se rebaje a tanto con alguien en las antípodas de su condición. Ya bastante ha condescendido en escribirle en su señorial estilo: 
"Señor: No suelo responder a ciertos tipos de ataques. No está en mi ánimo ni personalidad. Pero esta vez me he sentido motivado a escribirle estas breves líneas. Seguramente usted, porque sí es su ánimo y propósito utilizar a otros para intentar sobresalir, responderá a esta con otra caterva de improperios y sandeces"
Es de agradecer que entre tanta bajeza cibernética Don Leonardo se ocupe de situar tan alto el listón de las buenas maneras con esos aires que nos remiten a la época de las contradanzas y los abanicos. Debo aclarar no obstante que el antedicho Marqués de Mantilla es el mismo que antes se había pronunciado sobre la necesidad de tender puentes y buscar un acercamiento con los esclavos fugados de la plantaciones de la Llave del Golfo y Antemural de las Indias. Estrecha y tortuosa resulta la guardarraya de la reconciliación rococó.

7 comentarios:

Laz Red dijo...

marques de mantilla!, 3 veces bueno.

PolO dijo...

Pobrecito Don Leonardo Padura de Heredia, Conde de Mantilla e Invitador a nombre de nuestras majestades.

Su graciosa Excelencia solo estaba ofreciendo oportunidades de rectificación y conciliación a esos profesionales del odio y discípulos del odiado Del Monte, traidores escritorzuelos por más señas.
Así no se asombren de que el hombrín se quitó la mascarita de dialoguero, y chancleta en mano se tiró pa' la calle (que "son de Fidel, no lo olvidemos).

Cheito dijo...

En primer lugar,el marques de mantilla no puede enviar a sus padrinos, sin previa autorizacion del capitan general de la isla y sus mayorales.
Y si los envia....piden asilo politico en el monte frio y cruel.
Su unica opcion es organizar un bembe' callejero, como es de costumbre en esos lares.

Anónimo dijo...

Muy acertado tu tono con tiempos de la colonia.
Pero parece que sigue la novela de epoca porque algo paso en la habana que unos años atras era impensable:
Una misa por la salud de Chavez.
Para que no digas que no te dan tela pa' cortar.
Peyo

Güicho dijo...

Cheito:
Que conste que si el marqués envía a sus padrinos será sólo para batirse a plumazos. De pavo real para ser exactos.

cubasno dijo...

Si lo coge un negro curro... en el tiempo e la Colonia esas cosas se arreglaban a machetazo limpio, pero ahora la verdad es que Reynaldo le ha puesto lo que le ha puesto en sus respuestas-machetazos cibernéticos. Por cierto, no sé si reírme o llorar de que Reynaldo, periodista y para nada "gran figura de la cultura necional", escriba diez veces mejor que el novelista ilustre. No sé si será el sol del batey, pero el marqués escribe como hablaba el representante de mi circunscripción, que era graduado en la URSS y se las daba de curto y apreparado.

Chacho dijo...

Se
Señores , no seamos pesimistas , si nuestra cultura nacional no ha naufragado a pesar de los panfletos musicales de Silvio y Osvaldo , los bodrios literarios de Padura y los esperpentos de Kcho , no creo que unos ripios del pelu pinareño hagan sucumbir en la ignominia la obra de Lecuona , Marti y Romañach , esto por solo poner unos ejemplos .