lunes, 21 de septiembre de 2009

Un comentario [de un lector]

Este es un comentario de un lector a un post anterior sobre el concierto de Juanes que me pareció demasiado simpático para que se perdiera así como así. Firma como Cubasno y dice:
...confieso que vi el concierto en fast forward después que se había acabado y el efecto es desvastador. me recordó aquella frase que alguien me contó de breton sobre un niño muy sucio que vio en casa de un amigo: como niño no es gran cosa, pero como asquerosidad es una maravilla. en ese sentido el concierto fue perfecto. no se ahorraron ningún efectico barato, comenzando por los palomones blancos del decorado, ninguna frasecita mierdera, ni el público se ahorró ningún entusiasmo ni brincoteo juventoso por cada ridiculez que le tiraron, como en una leonera famélica a la que tiran piltrafas. había que ver al pobre diablo de amaury perez haciendo gesticos de estrella a lo bono como los que debe ensayar frente al espejo, a los grotescoides de los orishas cantando, en cuba, aquello de "a lo cubano, chicas por doquier, fiesta en casa e guano", como si fueran proxenetas tratando de venderle dos mulatas (o tres mulatos) a un yuma; a X alfonso, que tiene bien puesto el nombre porque es la nada total, siendo tan trabajosamente insulso y nulo como siempre, acompañado por los puros que se han montado al tren de la nada pa comer, que hay que comer; a bosé haciendo gestos épicos que su barriguita y la musiquita de matraca que canta convertían en autoparodia; a yerbabuena con su cantante que es un símil inverosímil de xiomara; a olga cañón con su gordura sexy y los imitadores de stomp conque comenzó el show, que parecían salidos de un matutino de la lenin en los 80-aunque hay que reconocerle el único momento de involuntaria ironía al comenzar el concierto con aquello de "es mentiroso ese hombre, es mentiroso"; silvio con su voz que se aflauta, se pierde, se difumina, cantando profundeces como aquello de que si saber no es un derecho seguro será un izquierdo, con su mujer a la que se ve no le falta la jama, soplando a su lado mientras el combito convierte en insoportables, interminables traqueteos las ya lamentables escaramujadas. aute, más autista que nunca, varlos carela, mojannoti y danny ripiera están más allá del insulto. palabras, no puedo. lo único que sonaba normal, más o menos, eran los van van, que se tiraron con unos éxitos del ayer como reconociendo que el presente está de pinga pal perro, y todavía tuvimos que echarnos a bosé y a la nalgón bailando, y el final chanchánico (no tocaba la guantanamera, o hasta siempre comandante?) con todo el personal del "concierto del siglo" desafinando a coro, descojonando los versos sencillos cual segurosos a disidente, mientras al pobrecito público ya le cuesta horrores disimular su desesperación, o es la mía que ya comienza a manchar como un ácido verde la pantalla. pensé que si volvía a escuchar una vez más mano parriba cuba me iba a dar, y lo escuché. y me dio.
pero de todos modos, el momento cumbre del chancletismo universal no fue ninguno de los gallos que se les fueron a todos, sino un momento de relativo silencio. cuando los opichas presentaron a johns, el culombiano se tomó su tiempo para salir. él vio Nikita y sabe aquello de que hacerse esperar es hacerse desear. sobre todo cuando hay un recojonal de cubiches, con la barriga llena de soya molida y pan con pasta cárnica, bajo un solazo habanero y sin ni pinga que hacer que no sea esperar y desear. el pacificador no sale, se demora, la cámara sube, hay un ruidito de expectación, toma aérea, la gente aplaude, la gente canta, la gente grita juanes juanes juanes y johns se demora todavía un poquito, lo disfruta un poco más, el régimen se refocila mostrando lo amantes que son los cubiches de su salvador, lo obedientes que son, lo perritos de pavlov (perritos de pavo) que se han vuelto, y en eso aparece el desafine en persona, con una bandita nike en el antebrazo y una carita de comemierda útil, y los perripavlitos deliran. y yo miro desalentado y pienso, esto es más serio de lo que yo pensaba, nos jodimos, se jodieron.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Enrisco,no todo el mundo en El País es Mauricio Vicent..
http://www.elpais.com/articulo/cultura/montana/raton/elpepicul/20090921elpepicul_2/Tes
Un abrazo grande
Boris.

Anónimo dijo...

Un análisis somero,como a mi juicio se merece la cosa,de Diego Manrique
a ver si me deja poner el link entero esta cosa
http://www.elpais.com/articulo/cultura/montana/raton/elpepicul/20090921elpepicul_2/Tes

Anónimo dijo...

En fin,no sé por qué no me deja copiar el link...
aquí,entero...
La Montaña y el Ratón,por Diego Manrique:
Hace tiempo que Fidel Castro, vista la ruina económica, decretó que Cuba estaba en la "batalla por las ideas". Resulta evidente que el castrismo no temía al pensamiento débil que alentaba el famoso Concierto por la Paz de Juanes y compañía. "Paz" es palabra querida para los tiranos y, en el contexto cubano, tiene sabor a placebo.

Un concierto semejante puede ser un gesto poderoso en la frontera entre Colombia y Venezuela, países que cuentan con sociedad civil y opinión pública, capaces de frenar a líderes enfrentados. En Cuba, se trata de un brindis al sol. El único mensaje es que las estrellas del pop quieren al pueblo cubano y son capaces de actuar gratuitamente, ignorando los bramidos de Miami. Ese tipo de conciertos, debemos recordarlo, ocurren en la Isla Grande desde hace muchos años y son digeridos plácidamente por un régimen que controla los medios y silencia cualquier inconveniencia.

Ha sido, cierto, un evento multitudinario. También podrían puntualizar eso algunos visitantes musicales a Cuba, que tocaron ante públicos rígidos y apáticos: las entradas se repartieron entre militares y obreros ejemplares. Tal vez no haya habido necesidad de acarrear masas dóciles a la Plaza de la Revolución: los domingos pueden ser mortalmente aburridos en La Habana. Y allí existe verdadera hambre de música pop, aunque sea en sus formas más insípidas.

Ahora sí,un abrazo.
Boris

Anónimo dijo...

cojones, te molestaron las criticas cuando se trataba de la campañota de Jama y libertad, que parecia una promocuion de Larramendi y ahora te bajas con esta. Bien jodidos estamos, si anulamos cada paso que den los otros por la paz, en fin, haces prueba de envidia y de negativismo hacia los otros y de entusiasmo y desmedida creencia hacia lo tuyo. eso se cura, creo, con humanidad, aunque sean malos, se grito cubalibre y se pidio por la unidad de la familia, no?

Anónimo dijo...

?Es justo pedirle a los otros que hagan lo que no hicimos nosotros cuando estábamos adentro, porque tampoco tuvimos cojones para hacerlo?

Lalo Ka dijo...

y dale con los anonimos cobardes cojone!

Yupi dijo...

Chico, pero que amargado te has vuelto...

Miriela dijo...

Enrisco no conincido esta vez con tu análisis, a pesar de los gallos y de las muchas pesadeces hubo momentos emotivos pero no se podía pedir mucho más. Como leí por ahí, no habría cárceles suficientes para meter a un millon de personas y sin embargo no se aprovechó esa oportunidad y esa nos toca a los cubanos no a Juanes ni a los demás.Lo peor del concierto para mi fue el cinismo de los artistas cubanos que sí saben bien lo que hacen y se querían hacer los pacifistas por unos minutos de gloria en un concierto internacional. Saludos Miriela

Infortunato Liborio del Campo dijo...

En Risco, debieras cerrar este blog y abrir otro que pudieras intitular, Miss Bilis o algo por el estilo. Al menos déjanos el recuerdo de un escritor agudo y lleno de humor que nos divertía con lo que exponía en su bitácora cibernética. La seña de que tu estado de salud mental no es bueno es que no has encontrado nada, absolutamente nada bueno. Ninguna cosa es completamente mala, hasta la mierda sirve para abono. Se nota que tanto tiempo en el exilio te ha agriado el carácter y le ha quitado luces a tu pensamiento. Si este es el resultado de tu destierro, mejor te hubieras quedado allá, aunque sea trabajando en el cementerio. Es un trabajo menos lúgubre que el que haces ahora. Si algún día llego a ese estado te juro que me quito la vida.

Anónimo dijo...

Liborio de que hablas? Si tu debes de ir al gym para combatir las toxinas o algo asi. Te juro que si me vuelvo pinko me hago tu amiguito.

Anónimo dijo...

Bravo Liborio por las cuantas verdades al berrao

Enrique Del Risco dijo...

Una aclaracion: este texto no es mio. el mio esta mas abajo. es el comentario de un lector que me parecio muy simpatico y bien escrito y no queria que se perdiera en el farrago de los comentarios. Coincido con el en buena parte y en el resto no puedo opinar porque la paciencia no me dio para ver el concierto entero. agradezco a Liborio sus interpretaciones psicologicas sobre el efecto del exilio en mi pero se salto el pequeño detalle de que el texto no es mio. pero tiene razon en algo: aqui me he mal acostumbrado a elegir la musica que oigo y a cambiar de canal cuando algo no me gusta y seguramente eso ha causado algun daño irreparable.
anonimo 7:17: es verdad, no es justo.
miriela: estoy de acuerdo contigo excepto en la emocion. no les di tiempo a emocionarme. cuando llevaba unos quince minutos preguntandome que hacia yo malgastando asi una preciosa tarde de domingo me levante y luego solo pasaba por el televisor de cuando en cuando. impaciente que se pone uno con la edad.

Rodrigo dijo...

"Ninguna cosa es completamente mala." Como consuelo para un preso en Aschwitz puede servir.

Infortunato Liborio del Campo dijo...

Sorry, pensé que era tuyo. Pobre gente que llega a ese estado de ceguera, me alegra que ese no se tu caso. A mí tampoco me gustaba el espectáculo, excepto Calos Varela, pero un millón de cubanos fueron allí y los disfrutaron. Un millón de cubanos fueron a la plaza sin que Hoy mi Deber Fuera. Es que para muchos en el exilio pareciera que los 11 millones que están allá no cuentan y en realidad numéricamente cuentan mucho más que los que estamos fuera. Lo que vaya a ser Cuba en el futuro saldrá de allí inevitablemente y esos 11 millones de cubanos no van a soportar que los agreda ni los ofenda nadie de afuera, ni que les quieran poner condiciones. Ser un exiliado no es ningún mérito, ni ningún grado de superioridad moral sobre los que están en la isla.

J. Luisito B. dijo...

"Quienes dicen que el arte no debe propagar doctrinas suelen referirse a doctrinas contrarias a las suyas."

¿Qué bolá Liborio?

Miriela dijo...

Menos mal que el comentario no era suyo, no me parecía su estilo, de un humor más sutil. Saludos

Anónimo dijo...

Al que no le debe haber hecho mucha gracia es al cagalitroso en jefe. Ver llena de ese modo la plaza y que no sea para verlo a ÉL, o en su defecto para una "marcha del pueblo combatiente" no debe haberle sentado bien a su egomanía. Si a Salvador Blanco (el de "para bailar") lo metió preso por comentarle inocentemente que era más famoso que ÉL, me imagino las ganas que tendrá de darle su merecido a "los artistas de pacotilla esos" (como imagino que debe haber pensado de ellos).

Rodolfo dijo...

No paro de reirme desde ayer que lei el comentario en el post donde fue hecho originalmente...se lo comenté a mi esposo, incluso se lo leí entre carcajadas porque me encantó. A pesar de no estar de acuerdo en muchas cosas porque a mí si me gustó en general el concierto, se merecía que resaltaras ese comentario tan divertido. Saludos desde Nicaragua.

el yame cubano dijo...

El comentario Enrique (ya se que no es tuyo)es muy bueno ,gracioso y para mi muy acertado ,creo que del concierto no se salva ni el cartel jajajaja.Tremenda mierda jajaja ¿y la emoción? jajaja,como somos los cubanos jajaja .

Omar dijo...

Ademas de que muchisima gente en la Habana la paso bien, la otra buena noticia es que se reunieron un grupo de gente en Miami en la banda opuesta a los viejitos histericos. Eso es, sin exagerar, el equivalente real al que las Damas de Blanco marchen por la Habana reclamando la liberacion de sus presos (parte bravos, parte oportunistas, cubanos todos). La mejor manera de lograr abrir la sociedad cubana a la expresion publica de una mayor diversidad de opioniones, (la libertad es demasiado confusa para enarbolarle) pasa por quitarle hierro al exilio tradicional. Ese solo quiere cambio en sus terminos, que son bien rojos. La represion ha ayudado mucho menos a mantener el castrismo en el poder que lo que a ayudado el desmesurado y aberrado interes nacional yanqui a mantener con vigor la posicion extremista del exilio tradicional. Todo lo natural que hay en esta ultima alianza, que es mucho, es todo cuanto se le debe atenuar.

Anónimo dijo...

¡Pero qué comepinga somos los cubanos! Cuando el concierto de Habana Abierta en la Tropical, aún no me había ido de Cuba y si mal no recuerdo, el último tema con el que cerraron fue Chirrín Chirrán y tocando Samuel Formell la batería. Todos decían, incluido Boris, que esa orquesta es lo máximo y ahora le descargan pa' atrás. ¿No se dan cuenta que esta es la mejor oportunidad que Van Van ha tenido en su puta vida para que los conozcan en todo el mundo? Por eso sólo ya es un triunfo el concierto pues gana la música cubana.

EDUARDO JO dijo...

Esto esta tan bueno que lo lei tree times.

Rubén dijo...

El concierto fue una mierda...
aquel país es una mierda por culpa de la dictadura de fidel castro y el comunismo... eso no lo limpia ningún maratón de famosos en una tarima...
¿que la gente "disfrutó"?:
si el sábado que viene anuncian que "mañana domingo habrá concierto por la amistad en la plaza" pueden estar seguros que se llena otra vez... de un día pa' otro; en cuba puedes sonar una lata en la piragua y se repleta todo el malecón... eso lo sabemos todos toditos...
no creo que hubieran más de cinco personas entre toda esa muchedumbre pensando: "esto es un antecedente de la paz entre cubanos y la concordia", en último caso: "hace falta que Juanes consiga que Obama mande dinero pa'cá"...
Acerca de "actividades " así les dejo una frase que me han contado decía Pello el Afrocán, con aquella ronquera genial: "fidel y yo somos lo únicos que llenamos la plaza de la revolución, pero los míos no vienen obligaos"...

Enrisco, muy bien con lo de Juanes y con el blog.

Anónimo dijo...

aqnonimo 16:55
mas comepinga eres tu, metete a van van por donde te quepa
guataca