lunes, 7 de septiembre de 2009

Sobre las firmas

Tomado de Jama y Libertad

Nos ha llevado una semana, pero ahora sí estamos listos para recibir las firmas de todos, absolutamente todos los que quieran dar su apoyo a la libertad de Pánfilo y a la libertad de expresión todos los cubanos.

El autor intelectual de la forma es el matemático y programador cubano Julián Pérez. Juro que ése es su nombre y cualquier coincidencia es merecido desquite. A partir de ahora todas las firmas pueden entrarse directamente aquí. Serán revisadas antes de aceptarse para evitar el trabajo abnegado de los trolls y desocupados virtuales. Pero ahora podremos actualizar las firmas a diario, o en cuestión de pocas horas luego de recibirlas.

Les rogamos a todos usar la forma online, no el email, para hacernos llegar su firma. También le pedimos enviar este enlace (http://www.firmasjamaylibertad.com/Firmas.php) a todos aquellos que comparten los valores y objetivos de esta campaña. Familiares, amigos, conocidos virtuales… Y escritores, periodistas, políticos, artistas y personalidades públicas de influencia. A todos.

Si ya enviaste tu nombre y no la encuentras en la lista, por favor firma aquí. Si estás a punto de enviarla, por favor firma aquí. No dejes de firmar por la libertad de Pánfilo, por la libertad de expresión de todos los cubanos. Aquí.


La carta a firmar es esta:

«¡Hace falta comida que hay tremenda hambre…! Te lo está diciendo Pánfilo en Cuba: ¡Comida!». Por pronunciar estas palabras en una calle de La Habana, el ciudadano cubano Juan Carlos González Marcos, Pánfilo, cumple hoy dos años de cárcel en una prisión de la isla.

«¡Jama!», su insistente reclamo en un video amateur que ya es célebre en YouTube, no fue un llamado político ni es Juan Carlos González un disidente, opositor o activista de derechos humanos. Se trata de un hombre humilde, sin mayor instrucción, posición ni pretensiones, quien, en un exceso de tragos, se paró frente a una cámara para gritar su verdad. No abogó por cambios sociales, libertades civiles ni derechos humanos; se atrevió a ejercer uno de ellos.

El ensañamiento y abuso del gobierno cubano contra Juan Carlos González, a quien se le han aplicado las más serveras "medidas de seguridad predelictivas" que contempla el aberrante Título XI del código penal cubano, la llamada «ley de peligrosidad», fue también una advertencia para recordarnos a todos, con buenas dosis de miedo, que «la calle» sigue siendo de «los revolucionarios»; o más bien de aquellos hombres que llegaron al poder hace ya medio siglo y que todavía hoy siguen aferrados a él.

Pero el miedo no ha podido ni podrá resolver los problemas de Cuba. Ni la falta de «jama», ni la falta de futuro. La solución de los problemas de Cuba pasa por el respeto a la libertades básicas de todos sus ciudadanos.

Respondiendo al abuso con solidaridad, a la intimidación colectiva con el ejercicio pleno de nuestros derechos, nos pronunciamos aquí por la libertad de Pánfilo, por la libertad de expresión de todos los cubanos.

3 comentarios:

Armienne dijo...

Ya firmé hace unos días. ¿Debo hacerlo de nuevo?

Armienne dijo...

No, no tengo que volver a firmar. Me encontré en la lista.

joaquin calderon dijo...

no he firmado pero lo haré, fui cro. trabajo de Julian Perez, me llamo Joaquin Calderon, quisiera ponerme en contacto con él, tendrían la amabilidad de hacerlo posible, gracias