lunes, 13 de abril de 2009

¡Viva Cuba!


Este fin de semana en Canadá. Uno de los efectos secundarios del viaje fue comprobar la obsesión cubana de algunos (para mí demasiados) canadienses. Y es curioso porque es una obsesión no correspondida. No hay obsesión canadiense entre los cubanos y si la hay siempre se resuelve de manera radical que incluye una mudanza con todas las de la ley. Nada de amores platónicos, todo muy carnal. (Tenía un compañero en el preuniversario que en el cuello de la camisa usaba una banderita canadiense en honor a Rush, su grupo favorito, y no paró hasta anclar en Toronto, la ciudad natal de la banda: un tipo consecuente sin dudas). La obsesión canadiense es más tibia, que no se vive casi todo el año bajo cero por gusto. Casi nunca se toma el paso dramático del cambio de domicilio. Se quedan en el veraneo, la compra de artesanías o discos y el cortejo persistente de funcionarios o artistas reales o fingidos. Los casos extremos se resuelven con una boda pero a nadie le pasa por la cabeza tomarse la obsesión al pie de la letra. El “¡Viva Cuba!” nunca pasará a convertirse en “¡Viva en Cuba!” Porque Cuba nunca será un sitio real sino una palabra que evoca el buen clima y una gastada versión de la epopeya de David contra Goliat. La manera más segura de reparar los descosidos del nacionalismo que puedan atribuirse a los Estados Unidos. “¡Viva Cuba!” es una manera de lamer viejas heridas, reales o imaginarias. Los canadienses y esa vecindad que los inhibe; los mexicanos y su llorada pérdida; los españoles y aquél desastre de zarzuela; los franceses y esas deudas que les resultan tan ofensivas; los italianos… ¿quién entiende a los italianos? A todos les sirve ese “¡Viva Cuba!” que es el único modo que han encontrado de que ciertos rencores adopten una forma positiva, que se parezcan, en suma, al amor.

Arriba: un anuncio publicitario en una parada de autobús.
Abajo: vistas del interior de una misma casa.




12 comentarios:

Anónimo dijo...

Ja ja ja, salio la jaba de la curda. LCBO es donde venden la bebida en Ontario.

Hay muchos Canadiesnes que adoran Cuba sobretodo entre Noviembre y Abril.

Pero no estoy de acuerdo es un amor casi correspondido nosotros los Cubanos de aca amamos esta tierra el año entero.

O Canada!!

:)

enrisco dijo...

ahi esta la diferencia entre el amor y la obsesion. ahora lo arregle para que quede mas claro.

chiquitacubana dijo...

tuve que leerlo y ver las imagenes varias veces, no lo podia creer. jajja

Anónimo dijo...

viva cuba es otra manera de gritar abajo los yumas, pero una que lo hace a uno sentirse bien, amigo de los pobres de la tierra con los que no quiere su suerte echar, y sin tener que reconocer la envidia o el complejo de inferioridad que denuncia el primer grito. tienes a los progres kalimaos, los retrataste en 3D.

Anónimo dijo...

...kolimaos, el glenfiddish no perdona.

Anónimo dijo...

vendo enanitos verdes

Anónimo dijo...

Eh, ¿y tú qué hacías ahí?

Anónimo dijo...

Enrisco:
Vivo en Canada hace 7 anos, y tengo que sobrevivir comerciales turisticos cubanos bastante a menudo. Pero despues de tanto tiempo aqui, entiendo que para los canadienses cuba no es un pais. Cuba es un universo paralelo donde cultura, historia y realidad no existen. Es solo una isla vacia con una playa y calor, accesible en el invierno. Yo creo que la mayoria de los canadiense ni se dan por enterados que existe un dictadura, o poblacion fuera de varadero. Es algo triste pero es real, y creo que es necesario entenderlo, porque no es lo mismo apoyar por nostalgia, por afiliacion politica o por pura ignorancia (caso canadiense). Espero que algun alguien tenga el dinero, y el tiempo y las ganas, para poner un tipo de comercial diferente sobre cuba en la tv.
Alina

Anónimo dijo...

el "canedian"

conhoo compadre, estuviste en el barrio y no me visitaste :)

mira que pa subir pa'ca hay que esperar a que llegue mayo al menos, te felicito por el coraje.

si supieras las chivetas que cogia yo con la gente de NS-Cuba cuando vivia en Halifax y la cantidad de veces que fui a presentaciones de musicos cubanos o de peliculas y documentales y al final se improvisaban debates....coincido completamente que para esta gente no somos un pais sino un lugar adonde ir a calentarse un poco.

imposible hacerles llegar la idea de que gobierno y pueblo estan divorciados alla en la isla.

y lo peor, en el fondo una cierta alegria que, canadienses al fin evitan mostrar por no ofender, por el hecho de que puedan disfrutar de todo en cuba sin tener que encontrarse con los americanos...ya se los he dicho a unos cuantos: apurense!!!

a mi ese complejo de ellos con los americanos me recuerda al complejo de los pinarenhos con los habaneros. tengo familia en ambas provincias y naci y vivi mi juventud en la habana pero mi ninez transcurrio en pinar y la forma de "ver" a los habaneros se parece mucho a la forma en que se percibe a los americanos por aca.

de cualquier modo pa la otra avisa a ver si te sacamos a pasear :)

Anónimo dijo...

Y hablando de Cuba. Me gustaría que hicieras un comentario sobre las nuevas posibilidades de viajar a Cuba, expresamente del hecho de tener que sacar pasaporte cubano y pagar (¡bien caro!)por la entrada y otras yerbas aromáticas, aún siendo ciudadano americano.
Eso no lo sabe el mundo. Todos están muy contentos de que los americanos nos dan permiso y no saben lo que nos imponen del lado de allá.

apenao dijo...

Enrisco:
Tienes que mandar la direccion de casa de esa gente al servicio de la Cruz Roja mas cercano a tu domicilio lo mas rapido posible.
Esa gente esta loca y deben ser tratados de immediato my con mucha urgencia.
En cualquier momento salen con un arma disparando por el medio de la calle y tu vas a el responsable indirecto de la matanza.
Ayudalos chico!

Chez Isabella dijo...

Enrisco, ¡los calaste bien! Vivo en Montréal hace seis años y lamento decirte que aquí la cosa es mucho peor por la mítica amistad entre Trudeau y Castro y también porque ellos han incorporado muchas cosas del socialismo. Claro, ¡ya quisiera Cuba que el socialismo por allá hubiese sido parecido!

La cosa tiene una explicación mucho más larga, según creo. Pero bueno, es extensa para dejarla en un comentario. Me has inspirado un post. Te aviso en cuanto lo publique.

Otra cosa, totalmente de acuerdo con el primero. Cuando los cubanos nos instalamos aquí adoramos este país, muy apesar del frío y las capas de nieve que te hielan (además de todo el cuerpo) el alma. La explicación es simple: si te esfuerzas un poquito, se puede llegar a vivir con dignidad, algo que no nos permitieron nunca en "casa". En lo personal, no me cansaré de decirlo, le debo más a este país que al que me vio nacer. Saludos desde Montréal.