jueves, 9 de abril de 2009

Gente buena

Cito otros blogs menos de lo que quisiera pero esta vez no quiero dejar pasar la oportunidad de aludir un par de posts de Belascoaín y Neptuno. Uno que dedica a mi amigo de siempre, el músico Raúl Ciro y otro en el menciona el V Premio de Novela Corta de Rincón de la Victoria que ha ganado la escritora cubana Teresa Dovapage con su novela El difunto Fidel C. felicitación a la que me quiero sumar. Conozco poco a Teresa pero la impresión que me han dejado sus libros me es suficiente para alegrarme con y por ella. Algo similar me pasa con César Reynel Aguilera cuya prosa me da la mejor de las espinas sobre la persona y a cuya novela RUY le dedica un comentario Sosa en su finca. Y por último un cuento de hadas de Guicho: Blancanieves y los siete enanitos negros.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me dijeron que el nuevo apodo de enrisco es CABEZA DE PUERCOR(por favor no se lo digan a nadie)

bustrófedon dijo...

Gracias, bróder. Como sabes, gran parte de la música que tengo (o he podido recuperar) de esa generación que salió del distante parque de 13 y 8 me llega de ti. Por tanto, te agradezco nuevamente.

Por otra parte, comparto el comentario de Sosa y la admiración por libro y autor. ¡César, los que vamos a leer te saludamos!

Y he reído (como acostumbro) con “el testimonio” de Güicho.

Un abrazo,
AR

BARBARITO dijo...

Visito solo 2 ó 3 Blogs, casualmente en ellos se reune la gente buena.
Gracias por estar ahí. Sigan así.

Anónimo dijo...

Enrique,

Gracias por ponerme en tan buena compañía.

Abrazo

CRA

Anónimo dijo...

María Elena Cruz Varela acaba de colocar en su blog (en la sección "María") un texto tan valiente e inteligente como la propia autora. Lo copio a continuación... y como decían antes: a quien le sirva el sayo, que se lo ponga:

¿Ónde, ónde staba usté?

Ayer prometí un artículo sobre el Llamamiento al Diálogo Nacional hecho por disidentes y opositores a la dictadura castrista (second time) dentro de la Isla Imposible. No lo hice. No quise hacerlo y ofrezco disculpas. Revisé el archivo de mi memoria y encontré acumulados datos de anteriores solicitudes que fueron ignoradas, pisoteadas o reprimidas, para el caso es lo mismo. Entonces me dije: María, no pasa nada porque lo dejes para el amanecer, a lo mejor ha ocurrido un milagro y entonces estarás feliz de haber despertado, de que esta larga y vieja pesadilla toque a su fin. El caso es que al parecer no hubo milagro y me niego a abundar sobre lo mismo.

Sólo añado que firmé la petición de apoyo a mis compatriotas isleños. Firmé más allá de especulaciones de diálogo sí diálogo no; sin tener en cuenta la respuesta de los dictadores, a ésos es más sano ignorarlos y en mi caso, centrar la atención en quienes expresan una voluntad diferente. Firmé, porque el sólo hecho de unirse para reclamar, no mendigar, un Diálogo, hacerlo dentro de las fauces del león, de por sí merece todo mi respeto. Acabado el tema, por ahora, paso a…

La curiosidad que me inspiran ciertos ejemplares que, una vez atravesado el charco valiéndose de cualquier recurso, dedican su tiempo a inventarse un pasado nuevo, una biografía distinta y para ello, son capaces de arrasar con todo y con todos (por lo menos de intentarlo) los que le puedan recordar quiénes fueron y qué hicieron y se lanzan, furibundos y abanderados por sí mismos, por sus propios miedos, a administrar el bien y el mal en los nuevos territorios de conquista. Detrás de todo eso hay miedo, mucho miedo, inútil y autodestructivo.

Cuando las ordas caudinas atacaron mi casa, dentro estábamos tres personas; fuera, cientos de vociferantes pidiendo, literalmente, sangre: la mía. ¿Ónde staba usté? Veinte personas firmaron La Declaración de los Intelectuales, sus firmas ocupaban un solo folio; la Contra-Carta de la UNEAC con las firmas de quienes pedían nuestras cabezas necesitó varias ediciones impresas, a toda página, del Diario Gramma ¿Ónde staba usté? ¿Es que no haber firmado la abominable réplica del Partido Comunista tiene más mérito que haber firmado la Declaración de los Intelectuales?

Vaya con quienes aún no tienen clara su tabla de valores. Fueron muchos, muchísimos, demasiados para mi creencia en la bondad intrínseca del ser humano, los que estuvieron contra nosotros. Ahora bien, esto no es un ajuste de cuentas, es un mínimo ejercicio con aquellos puristas que se autodeclaran la unidad de medida de la corrección política y los voceros de una decencia que jamás han tenido. No soy reconrosa, tampoco siento lástima por nadie, ambos sentimientos son enfermedades del alma y sólo servirían para humillar, en primer lugar, al portador y en segundo, a todo lo que toque, mire y a todo lo que diga. A veces apelo a la razón, esa vocecita que te habla y te explica cosas y las ubica en tiempo y espacio, llevándote a la cordura. Si me pusiera a revisar la historia personal de todos y cada uno de mis compatriotas, incluyendo la mía, por si acaso, salvo raras excepciones, encontraría un apartado bajo el título de CUIDADO HAY CACA pero , ¿vale la pena? A no ser que pretenda convertirme en uno de esos locos que aspiran a sustituir a otros locos en la locura del poder, sin tener en cuenta el elevado precio que deberán pagar por ello, no, para mí no tiene sentido. Nunca lo tuvo. A la cárcel fui sola. Cada uno de los siete fue a la cárcel solo, cada cual responsable de sí mismo, de su miedo, de su angustia, Nadie más podía estar ahí, sustituyéndonos pero, ¿ónde staba usté? ¿Dejó de comer, de ver películas, de leer buenos libros, da darse viajecitos por el extranjero, de visitar a sus amigos, de acariciar a su amante o a sus hijos, de buscar para su vida la solución menos riesgosa? Ahora mismo, cuando el Dr. Biscet está entre rejas, ¿ónde está ustéd? Seamos sinceros, señores, amados míos. Estoy muy lejos del maltusianismo y más todavía del afán puritano que sirvió de base al hitlerismo, por eso, andarle preguntando a todo el mundo ¿ónde staba usté?, es para esta servidora una perdedera de tiempo. Me basta con saber ónde staba yo y los que staban conmigo. Los demás saben, aunque no quieran reconocerlo, que, “por mucho que vuele el aura, siempre el pitirre la pica”. Por hoy está bien así, para la próxima, trataré de hablar del verdadero significado del perdón para aquellos que se confunden y piensan que es irse de copas o dare besitos de lengua con el “enemigo” . Hasta la próxima, compatriotas, todos, los que estén o no de acuerdo tienen derecho a ser.

Texto en:
http://cruzvarela.wordpress.com/about/

Lazaro Gonzalez dijo...

Los enanitos negros de Guicho ni son enanitos ni son negros, son unos hp.