domingo, 3 de junio de 2012

La crisis y Cuba


Juan Antoni Guerrero Vall del blog Punt de Vista me hace un par de preguntas sobre el efecto de la actual crisis (¿sólo económica?) mundial sobre la posibilidad de una transición democrática en Cuba. Abajo les pongo mi primera respuesta. El resto de la entrevista aquí.



¿Consideras que la crisis de las democracias liberales dificulta o debilita la defensa de la democracia para Cuba? ¿Por qué?
En primer lugar pienso que la crisis de las democracias liberales empieza por afectar la idea de la democracia en general y eso ya es bastante terrible. No está de más recordar que la otra gran crisis de las democracias liberales que empezó con la Primera Guerra Mundial y se agudizó con el crack de 1929 propició el ascenso del comunismo y del fascismo. No creo que esa sea la situación de ahora, al menos no de momento, pero no se pueden descartar rebrotes de esos fundamentalismos aunque usen nombres distintos. Y por supuesto afecta la defensa de una democracia en Cuba en la misma medida en que Occidente siente debilitada su confianza en el sistema democrático. El castrismo por su parte, que sabe aprovechar muy bien todo lo va en su favor e incluso muchas cosas que le son aparentemente contrarias, ya lo usa en su propaganda mientras que a los cubanos la crisis le sirve como consuelo (más o menos como lo que se decía en la caricatura de los años 30 que te adjunto). Pero por otro lado los cubanos ven cómo en todo el mundo la gente protesta por situaciones que -sin tomarlas a la ligera- son menos insoportables que la suya y eso puede llevarlos a hacerse más de una pregunta y la primera de todas es: ¿por qué ellos sí y yo no?


3 comentarios:

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dices.

Realidad dijo...

¿Por qué los cubanos no? Varias razones, entre ellas tener opciones, posibilidades o esperanzas que otros no tienen: largarse de Cuba, recibir todo tipo de ayuda material de afuera, poder visitar a familiares en el extranjero (hasta por meses) y regresar bien apertrechados (y poder repetir ese proceso), etc. Los que pueden "pasar" tolerablemente bien no van a arriesgarse mucho, y riesgo hay.

Güicho dijo...

La mayoría de los occidentales no se ha dado cuenta, pero la democracia liberal ya cedió su lugar a la socialdemocracia. Y no volverá, porque no es posible quitarle el derecho al voto ni a los miserables ni a los imbéciles.

Al final no habrá otra cosa que socialismo en cualquiera de sus versiones: comunista, socialdemócrata o teocrática.