martes, 19 de junio de 2012

Dialéctica del silencio


Durante meses sólo hemos escuchado a los muñecos del ventrílocuo: al Cardenal y al Historiador promoviendo inversiones, a la Hija en Jefe proponiendo el canje de espías por un infeliz, al otrora dictador recomendando a sus compatriotas que se alimenten de su último arrebato: un arbusto exótico que proporciona carne, leche y huevos, todo lo que la Revolucion no ha dado de sí en décadas. Mientras tanto el poder real calla. Apenas deja saber sus intenciones a través de sus órganos represivos por lo cual debemos colegir que su salud es óptima: las exposiciones siguen clausurándose, los periodistas son detenidos cuando intentan pasar la raya invisible que se les traza, los disidentes son reprimidos con la puntualidad y el entusiasmo de siempre. Sólo quiero hacer notar el silencio y los golpes. Todo lo demás es distracción.

4 comentarios:

Laz Red dijo...

yeap, you're right

BARBARITO dijo...

Así son las cosas.
¡Que pena más grande!
Gracias Enrique.

Cucovich dijo...

Mucha razon.

Cortinas de humo para distraer a la opinion publica.
Recien acaban de darle otra tunda a las damas, despues de la novela con Ortega.

Náusea dijo...

Hablando de periodismo, una cadena de noticias extranjera ha decidido largarse de Cuba por estar harta de no poder funcionar si no le hace el juego al castrismo. Para la considerable vergüenza de los medios occidentales, esa agencia es Al Jazeera.