lunes, 21 de septiembre de 2015

El regalo

Si aquel crucifijo en forma de hoz y martillo que le regaló Evo Morales era el colmo del mal gusto el gesto de Raúl Castro de regalar al Papa una crucifixion sobre remos es sencillamente abominable habida cuenta la responsabilidad del castrismo en la muerte de tantos balseros a los que aluden esos remos en cruz. Por una vez mi repertorio de ironías se queda seco ante tanto cinismo, tanta desfachatez, tanta profanación del sufrimiento ajeno por parte de los mismos que lo han causado.



5 comentarios:

Esperanza E. Serrano dijo...

El autor de esa pieza es Kcho, padre de una biznieta de Raul Castro,
Para mi esa pieza tiene mas de una lectura, ademas de ser una burda burla al sufrimiento y al martirologio de tantos balseros cubanos,
Kcho es un gran oportunista, ademas de un gran hijo de puta( con perdon de su finada madre Marta Machado(

Enrisco dijo...

La pieza puede tener mas de una lectura. El regalo, una sola.

Esperanza E. Serrano dijo...



"La pieza puede tener mas de una lectura. El regalo, una sola."

Estoy totalmente de acuerdo.
saludos
Espe

Anónimo dijo...

El colmo de la desfachatez y la cara dura. Si tu que eres escritor no encuentras las palabras, menos yo, el asco que siento es el mismo..

Nausea dijo...

Bueno, estoy seguro que Su Santidad (es un decir) no tuvo problema alguno con este regalo, igual que no lo tuvo con el crucifijo marxista del atorrante Evo Morales. Por lo menos no dijo nada a favor del Che durante su visita, aunque por supuesto no tuvo reparo en dar su principal misa en Cuba bajo el enorme rostro de su compatriota, lo cual pudo haber evitado si le hubiera interesado. Nada, Don Francisco es un letrinamericano de pura cepa.