sábado, 3 de enero de 2009

Correo equivocado

De cuando en cuando me llega un correo por equivocación. En este caso se trata de alguien que envía el comentario y las letras del último disco de Silvio. En el primero insiste con metáforas castrenses y esa falta de gracia que lo hace tan especial. En las segundas simplemente insiste. Después de su “Canción en harapos” vienen sus canciones en ripios (como estos): "Profundícese el surco de la huella; reverdézcanse sol, luna y estrellas"; "El nuevo trovador antiguo/se acerca a la procesión./Le dice adiós al mundo ambiguo/y pone pie en el caracol". Reverdecer un sol, bella imagen. Así también se podría reverdecer un viejo y obtener un viejo verde. Incluso el nuevo trovador de sesenta años se las da de audaz como en esa discreta alusión a la Ofensiva Revolucionaria del 68: "Quisiera ir al punto naciente/de aquella ofensiva/que hundió con un cuño/ impotente/ tanta iniciativa". Y lo dice así, como si el viaje fuera tan largo y tan imposible y no siguiera teniendo delante de las narices los mismos cuños con mayores impotencias. Como si no les hubiera cantado una y otra vez. Como si no les siguiera cantando. Sirva esto en todo caso como confirmación a lo que dije antes del Subcomandante Marcos: el kitsch –el engreído y feroz, no aquél pueril y tierno de nuestros abuelos- es el arma más poderosa de una Revolución (después de las armas propiamente dichas, claro está).


Del nuevo Disco de Silvio Rodriguez

(por él mismo)


Tropa y civiles:

Hoy tuve que parar el trabajo. De nuevo hay líos con un micrófono y hasta enero no llegan los recambios (que antes de aterrizar en mi país deberán dar algunas vueltas de despiste). Pero no crean que estoy alicaído. He trabajado mucho últimamente. Al fin estoy grabando un disco con base de trío acústico, casi cuarteto, porque por ahí también cuelo alguna guitarrita. Al piano está Roberto Carcassés, al contrabajo Feliciano Arango y en la batería Oliver Valdés. Ocasionalmente aparecen algunos otros músicos jóvenes, invariablemente graduados o por graduar en las Escuelas de Arte. Graba la ingeniera Olimpia Calderón. Juan Mario y Enzo a mano, para lo necesario. La escuadra de Ojalá garantizando la retaguardia, como siempre.

Hay un tema que parece un cuento de Pushkin, dedicado a García Márquez. Él una vez me regaló un argumento parecido para una canción. Era sobre una novia abandonada. Nunca lo usé y años después lo vi infiltrado en una de sus novelas. La canción se llama San Petersburgo y tiene un bello contrapunto de clarinete que escribió Roberto para Niurka. Esta es una canción bastante rusa, pero en el resto del disco se asoma un poquito de rock, además de baladas, sones y danzones. Demasiado es un bolero que le dedico a César Portillo de la Luz, gran autor de todos los tiempos, a quien Odilio Urfé llamaba "el filósofo del bolero". Hay un hermoso texto de Víctor Heredia que pude musicarle, llamado Lo cierto. Hay una Carta a Violeta Parra en la que le cuento algunas impresiones y les beso a sus hijos, que han sido mis amigos.

Casi todas las canciones fueron compuestas entre el año pasado y este 2008 que se está yendo. El trabajo creo que se llamará Segunda cita, que también es una canción, en este caso sobre el ángel postizo que a veces llevamos dentro.

Aquí les van algunas letras, a modo de anticipo.

Felices fiestas y, como dice un amigo parisino, que en todo les vaya antambalé.

Siempre queriéndoles,
aprendiz.


23 de diciembre de 2008, 22:00

SEA SEÑORA

Sea señora la que fue doncella.
Hágase libre lo que fue deber.
Profundícese el surco de la huella;
reverdézcanse sol, luna y estrellas
en esta tierra que me vio nacer.

A desencanto, opóngase deseo.
Superen la erre de revolución.
Restauren lo decrépito que veo,
pero déjenme el brazo de Maceo
y, para conducirlo, su razón.

Seguimos aspirantes de lo mismo
que todo niño quiere atesorar:
una mano apretada en el abismo,
la vida como único extremismo
y una pequeña luz para soñar.

Las fronteras son ansias sin coraje.
Quiero que conste de una vez aquí.
Cuando las alas se vuelven herrajes,
es hora de volver a hacer el viaje
a la semilla de José Martí.

EL GIGANTE

Un gigante,
cuando era infante,
lanzaba pedos
que daban miedo.
Y aquel bellaco
a un gran saco
fue traspuesto,
por molesto.

El gigante,
porque era infante,
gritó tan duro
que hasta el futuro
llegó su queja,
cierta y vieja
como un viento
descontento.

No se sabe si al fin la grey
supo tratar gigantes
poco elegantes,
pero de ley.

Dale a tu niño besos,
pues para eso
nos llora el rey.

SAN PETERSBURGO
A Gabriel García Márquez

Sobre algún puente del delta del Neva,
la noche blanca cautiva y revela
cada suspiro de Elena.

Canta una troika con voz de abedules
y el as de espadas se bate entre nubes
para sus ojos azules.

San Petersburgo
juega al absurdo
con falsa claridad.
Y a quien no duerme
se le disuelve
la frágil realidad.

Sobre algún puente Elena soñaba,
y en el oscuro temblor de las aguas
una cigüeña volaba.

¿Qué hacen las aves
cuando no saben
la dirección del sur?
Buscando estío
surcan el frío
en alas del albur.

Sobre algún puente bordado de historias,
abandonada, lloraba la novia
su blanca noche sin gloria.

DEMASIADO

Demasiado tiempo,
demasiada sed
para conformarnos
con un breve sorbo
la única vez.
Demasiada sombra,
demasiado sol
para encadenarnos
a una sola forma
y una sola voz.

Demasiadas bocas,
demasiada piel
para enamorarnos
de un mal gigantesco
y un ínfimo bien.
Demasiado espacio,
demasiado azul
para que lo inmenso
quepa en un destello
solo de la luz.

Demasiado polvo,
demasiada sal
para que la vida
no busque consuelo
en el más allá.
Demasiado nunca,
demasiado no
para tantas almas,
para tantos sueños,
para tanto amor.

TONADA DEL ALBEDRÍO

Dijo Guevara el hermoso,
viendo al África llorar:
en el imperio mañoso
nunca se debe confiar.

Y dijo el Che legendario,
como sembrando una flor:
al buen revolucionario
sólo lo mueve el amor.

Dijo Guevara el humano
que ningún intelectual
debe ser asalariado
del pensamiento oficial.

Debe dar tristeza y frío
ser un hombre artificial,
cabeza sin albedrío,
corazón condicional.

Mínimamente soy mío,
ay, pedacito mortal.

SEGUNDA CITA

Quisiera enmendar los comienzos
de todas las brumas.
Quisiera empezar cada lienzo
con mejor fortuna.

Quisiera pegarme unas alas
y en una cornisa
soplar una dulce balada
que esparza la brisa.

Quisiera viajar al pasado
de cierta muchacha
que andaba de noche El Vedado,
liviana y borracha.

Quisiera posarme en su vida
para convencerla,
para que con menos heridas
hoy pudiera verla.

El dolor que no curen los ángeles
ojalá que no pueda volver.
La canción que no canten los ángeles
sólo el viento la puede saber.

Quisiera ir al punto naciente
de aquella ofensiva
que hundió con un cuño impotente
tanta iniciativa.

Quisiera ir allí con las cruces
del tiempo perdido
y hacer un camino de luces,
sin odio ni olvido.

El dolor que no curen los ángeles
ojalá que no pueda volver.
La canción que no canten los ángeles
sólo el viento la puede saber.

Quisiera dar vuelta a la rueda
que para en lo mismo:
un simple mortal que se juega
abismo y abismo.

Y, antes de darle al perchero
mis alas de atrezo,
quisiera dejar como fuero
certeza y progreso.

El dolor que no curen los ángeles
ojalá que no pueda volver.
La canción que no canten los ángeles
sólo el viento la puede saber.

TROVADOR ANTIGUO

Sin brillantes conclusiones
ni versículos de fuego;
sin palabras que hagan juego
con grandes decoraciones;
sin humos o presunciones,
más bien con talante exiguo
me declaro trovador antiguo.

Soy de donde los patriotas
daban nombres a las calles.
Soy de un río, soy de un valle
y de una familia rota.
Soy de un pueblo en bancarrota,
de un San Antonio fiestero
donde hoy sólo el viento sopla entero.

El nuevo trovador antiguo
se acerca a la procesión.
Le dice adiós al mundo ambiguo
y pone pie en el caracol.
Escena sucedida tanto,
anónimo el compositor.
El horizonte es el espanto;
la miniatura, el amor.

También nací en Centrohabana,
rumba de supervivencia,
son de perdida inocencia
en clamor de pena urbana;
venerable afrocubana
de existencia fabulosa,
hembra sobrenatural y diosa.

Recorriendo sus esquinas
vuelvo a sentir la fragancia
de una calle de mi infancia
barrial y capitalina:
San Miguel, ángel en ruinas
de inmaculada bandera,
luz vitral de mi canción primera.

El nuevo trovador antiguo
se alinea con la procesión.
Le dice adiós al mundo ambiguo
y pone pie en el caracol.
Escena sucedida tanto,
anónimo el compositor.
El horizonte es el espanto;
la miniatura, el amor.

Ahora soy de la memoria,
ahora pertenezco al viento;
otro dirá en su momento
si fui más pena que gloria.
Lo que fue nuevo es historia
y lo que nace alza vuelo
con el sueño de tocar el cielo.

Partero fui de un futuro
escurridizo, inasible,
seguramente posible
si no le ponemos muros.
El amor es el más puro
néctar contra la tristeza.
Bienvenida su naturaleza.

El nuevo trovador antiguo
se alinea con la procesión.
Le dice adiós al mundo ambiguo
y pone pie en el caracol.
Escena sucedida tanto,
anónimo el compositor.
El horizonte es el espanto;
la miniatura, el amor.

12 comentarios:

Güicho dijo...

Enrisco es un brillante analista de la obra de Silvio R. El mejor que conozco. Incluso coloquialmente fulminante. Recuerdo algo que dijo el día que nos conocimos en casa de María Antonia... no, perdón, fue en casa de Gumersindo.

Silvio R. citado por Manuel Sosa:
"Trota sobre la espuma,
seguido por un mar
de negros en machete
y sin encadenar..."


Enrique del Risco:
Eso suena a pesadilla carcelaria.

[Risas]

enrisco dijo...

no lo recordaba guicho, gracias. uno suena siempre mejor en la memoria de los socios. la cosa es menos contra silvio que contra mi propia adolescencia en la que en vez de aprenderme poemas de Quevedo o Vallejo (para hablar solod e poetas en español) me llegue a aprender hasta un centenar de canciones del susodicho. tiene un poco de exorcismo y de lavado de estomago y ademas algo tenia que hacer con todo eso. ya sabes, si la vida te da limones... ahora para mi no hay mejor poesia en las canciones (dicho sea de paso, un sitio funesto para la poesia) que versos tales como "y el que no haga como yo/ que se fuña" como declaraba Miguelito Cuni a grito pelao.

Anónimo dijo...

Francamente malas. Saludos.

tato dijo...

...solo un saludo..no pude leerme las letras esas..no estoy pa perder el tiempo con el caraguante ese...de el me cuadran solo 3 o4 titulos..los demas dale candela......por el parecido yo creo que es primo de randy alonso...una pregunta es verdad que se fue a vivir a chile?...

Manuel Sosa dijo...

Ya no tiene nada que decir. Solo da grima a estas alturas. No falta mucho para que las tripas se le enreden y revienten y haya que vestirlo de Adidas y ponerlo a caminar como un robot. Enrisco, hace unos meses dedique un post al SubMarcos tambien. Tipo tan ridiculo, da para una enciclopedia sobre lo cursi y el kitsch. Muy afinado todo lo que dices en los ultimos posts. Wicho, lo propio. Hay que repetir la experiencia.

bustrófedon dijo...

No pude con las letras, pero sí leí el “comunicado” del traidor de los aplausos. Ahí creo haber encontrado su definición mayor. Silvio: el ángel postizo.

Anónimo dijo...

de verdad esta cheo. confirmamos que el mismo se comio su africana... y que el daño es irreversible.
ya me puse al dia.
besos,
vero

Néstor dijo...

Bueno eso de la novia abandonada en San Petersburgo, me suena mas a Dostoievski (Noches Blancas) que a Garcia Marquez. Entonces dudo que la idea fuese de este ultimo.

Anónimo dijo...

Una vez le preguntaron a silvio que que creia el de la opinion de Garcia MArquez de que las canciones de Manzanero eran verdaderos poemas. Silvio dijo "eso prueba que se puede ser un premio novel de literatura pero no del buen gusto". quien diria...

Anónimo dijo...

Ahora Silvio pía bajo Pushkin y el Gabo. Ese es el problema de Granma y Juventud Rebelde, los personeros del régimen llegan a creerse que esos tabloides son la memoria colectiva de los cubanos. Que hemos olvidado, que tenemos que olvidar, por ejemplo, aquella vez que Silvio dijo, con toda la prepotencia que caracteriza a los castristas, que el Gabo era premio nobel de literatura pero no del buen gusto. Fue a raíz de unas declaraciones en las que García Márquez defendía la posibilidad de que las “telenovelas” llegaran convertirse en un arte mayor (el tiempo le está dando la razón, por cierto).
En fin, lo dicho, prefiero una bala de Papito a un verso de Silvio.

Saludos

CRA

Anónimo dijo...

Ay! si pasara algo y lo borraran de pronto...

Pre de la Víbora dijo...

Silvio, como siempre con sus enrevezadas letras que se prestan a todo tipo de interpretación.
"Dijo Guevara el humano
que ningún intelectual
debe ser asalariado
del pensamiento oficial."
Y que ha sido Silvio toda su vida, sobre todo después del viajecito del Playa Girón?
Una amiga que trabajaba en el Teatro Guiñol me dijo una vez que Silvio era simplemente "un homosexual mental", yo diría que más bién ha sido una prostituta que ha sabido vivir del régimen y ahora en el ocaso del tirano suelta esta retahila de estrofas para cubrirse con una cortina de humo.
Lo interesante es cuando el tal Carlso Tena en su segundo párrafo le dice "Feliz Re-Evolución, hermano.".
Se refiere Tena a la vuelta de Silvio a su etapa, de Resumen de Noticias cuando era un incipiente rebelde, o a la de Verguenza y Mi testamento cuando intercalaba una de cal y una de arena en sus canciones para a la misma vez constribuir su leyenda y poder pasar el filtro de sus censores con frases como "a un proyectil que debió esperrme en una selva"?
Creo que Tena, está igual que Silvio, hablando entre líneas, por si acaso, para cuando se cumpla el deseo de Ojalá!