martes, 23 de febrero de 2010

Asesinato


La muerte, a veces, es buena amiga
y el no comer, cuando es preciso
para comer, el pan sumiso,
tiene belleza. El cielo abriga.


-Nicolás Guillén-

La muerte de Orlando Zapata va a la larga lista de asesinatos del castrismo. No lo dejaron morir de hambre. Lo mataron. La cronología de sus últimos maltratos no permite entretenernos con otras opciones:

-En octubre de 2009 los militares de la prisión provincial de Holguín golpearon a Zapata provocándole un hematoma interno en la cabeza que se vieron obligados a operar.

-El 3 de diciembre de 2009 Zapata comienza su huelga de hambre en la prisión de mayor severidad Kilo 8 de Camagüey reclamando “los mismos privilegios que Fulgencio Batista le dio a Fidel Castro cuando estuvo preso en el presidio Modelo”.

-Durante 18 días, el mayor Filiberto Hernández Luis, director de Kilo 8 le niega agua a Zapata, que era lo único que este ingiere. Esto le induce una falla renal.

-A mediados de enero es trasladado al hospital Amalia Simoni donde lo dejan casi desnudo con un fuerte aire acondicionado, provocándole una neumonía.

-A mediados de febrero Zapata agoniza tras más de setenta días de huelga de hambre: lo trasladan al hospital de la Prisión Combinado del Este en La Habana, donde no existen condiciones para tratarlo.

-La noche del lunes 22 de febrero es trasladado al Hospital Hermanos Amejeiras. Allí fallece al mediodía siguiente.

Lo empezaron a matar desde que lo encerraron por reclamar sus derechos y luego con los maltratos y las humillaciones lo empujaron a la desesperación y a ese suicidio lento que es una huelga de hambre hasta las últimas consecuencias. Se iba muriendo y todavía voceros del castrismo hacían mofa de su agonía:

Lo que sorprende en este caso, es que después de tantos días sin comer, el tipo demuestre una capacidad física fuera de lo común, en una persona supuestamente apaleada y mal alimentada, extremos éstos, sólo “confirmados” por su progenitora. Pese a tan sospechosos detalles, el Nuevo Herald ni se molesta en contrastar que la historia sobre el estado de salud del "agonizante" sea cierta.

Fue una muerte lenta y avisada. Hacía 7 años que la tiranía cubana no mataba públicamente. Los últimos fueron los tres jóvenes negros que trataron de secuestrar una lancha en el 2003, fusilados de inmediato aunque no habían causado lesiones a nadie. Se repite el color de la piel y la palabra “escarmiento” para justificar algo tan fuera de la lógica política. No acusaré de racista a un régimen que demuestra su desprecio por los derechos de todos los cubanos por igual. Pero a la hora de los escarmientos la raza negra siempre parece la más disponible. Es como si el régimen tuviese la certeza de que un negro menos no le va a importar a nadie.

Y parecen tener razón. Orlando ha muerto y las cancillerías europeas callan mientras presidentes elegidos democráticamente van a ofrecerle su respaldo a la dictadura. Por su lado los dolientes se buscan consuelos. “Su muerte no será en vano” repiten. “Morir por la patria es vivir” dice alguien recordando la canción con que dicen arrullaron el nacimiento de la libertad cubana. Pero Orlando no ha muerto por la patria. Ha muerto porque no encontraba una manera decente de vivir allí. Por proteger su dignidad que es lo único que le iba quedando. La patria se despertará hoy diciéndose que hay que estar loco para creer tanto en ella. Que la vida está muy complicada y hay que resolver. Sí, Orlando ha muerto en vano.
A menos que nosotros -la patria- decidamos lo contrario.

P.D.1: Declaraciones de la madre a Yoani:



P.D.2: Un video de Ciro Díaz entrevistando a activistas de derechos humanos y Damas de Blanco:

17 comentarios:

BARBARITO dijo...

En estos momentos de rabia, impotencia y dolor, sólo puedo gritar:
¡¡¡QUE ESTA MUERTE PESE EN LA CONCIENCIA DE LOS HERMANOS CASTRO Y SUS SECUACES EN LA CRUEL DICTADURA CUBANA!!!
¡¡CASTIGO A LOS CULPABLES!!

Raúl Dopico dijo...

No olvidaremos a los asesinos y como los judíos con los alemanes, los perseguiremos por todo el mundo. No habrá piedra en la que puedan esconderse

Anónimo dijo...

dolor, dolor y vergüenza.
Dolor por los que sufren, vergüenza por los que no.
Giselle

Alemania dijo...

Hola Enrisco,
tu artículo encierra todo lo que siento. No hay palabras de consuelo ni para la madre de Orlando, ni para el pueblo cubano.

Si bien es cierto que así surgen mártires, que doloroso es tener que tenerlos. Pero esa es la Cuba que nos tocó vivir. La Cuba de mártires, de falta de libertad, de opresión a quien disiente, donde los derechos elementales del ser humano son pisoteados impunemente por un régimen que no le importa en absoluto la vida de su pueblo.

Orlando ha pasado a ser ya parte de la historia cubana. Su muerte no será en balde y muchos cubanos lo recordarán como lo que fue, luchador inclaudicable de sus derechos, de nuestros derechos.

Abajo la dictadura de los Castros y sus lacayos.

Despierta pueblo cubano, que estan matando a tus mejores hijos.

JOSÁN CABALLERO dijo...

Enrisco, ojalá estos malos no duerman bien, y nosotros tampoco se la hagamos fácil, como ha ocurrido todo este tiempo. Hay que hacer mucho más de lo que se ha hecho, pero tenemos que lograr levantar la dignidad y la voluntad del pueblo, para conseguir la verdadera libertad de Cuba.

La Patria tiene un astro nuevo: ¡ORLANDO ZAPATA TAMAYO ha muerto, para vivir su propia libertad!
Debiera tener un astro nuevo,
cuando cae en la patria un hombre
que la defiende"
JOSÉ MARTÍ
Un hombre-astro, papalote dueño de su propia libertad
Todos los cubanos hemos podido corroborar hoy que la vida y los anhelos nacionalistas de Orlando Zapata Tamayo fueron siempre de una vocación patriótica y una valentía impresionante, tanto como los del personaje Martino, en el drama indio "Patria y Libertad" (1877), de nuestro José Martí:
Pues él, como el quetzal, al enjaularlo,
muere en la jaula, de dolor y pena.
Martino ansía la muerte una y mil veces
a esclavo ser, sin patria ni bandera.
De ese modo entregó su patriotismo Orlando Zapata Tamayo, en beneficio de la libertad de Cuba. Ni con la muerte pudieron doblegarlo los castristas, porque él prefirió morir como el quetzal, y entregar su alma a la vida eterna por la independencia de su isla, al igual que nuestro Martí, quien siempre consideró que "hay dos vidas, la que se arrastra, y la que se desea", por lo que, no cabe dudas de que Orlando Zapata deseó la única posible, para alcanzar la verdadera dignidad y expresión del ser humano, que es su libertad total. Remedando el mensaje de nuestro Apóstol, puedo decirles hoy que: Un hombre que cae por la patria nueva, como Orlando Zapata Tamayo, es un astro de su infinita libertad.

Banderas a media asta en nuestros corazones, por Orlando Zapata Tamayo, un héroe de la infinita libertad de Cuba.

José Antonio Gutiérrez Caballero
Miami, 23 de febrero del 2010.

Anónimo dijo...

No le he pedido permiso pero seguro que no se disgustará demasiado conmigo: he copiado su texto y lo he puesto en forma de Nota en mi página de Facebook.
Si usted considera que es una abuso, díagmelo, por favor, y la eliminaré inmediatamente.
Gracias por la reflexión. Me sumo a ella desde la primera hasta la última palabra.

Esperaré su respuesta acá, en estos mismos comentarios.

Abel dijo...

Hermano, algo debemos hacer para mostrar cuanto dolor y decoro habita en nuestros corazones. Anoche no podia dormir pensando en la desesperacion de sus familiares.

Luis Gomez dijo...

En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle.

Mahatma Ghandi

Evidencias dijo...

Amen!

Anónimo dijo...

A hacer algo por los vivos...queda Biscet.

Evidencias dijo...

Y Sigler, que también está muy mal.

Ma Acapulco dijo...

Dios mio mi señor, que lo tenga en la gloria. Que sea libre al fin.

Güicho dijo...

En su momento habrá que pasarle la cuenta directa a alguien concreto, por más que sean muchos los culpables. Filiberto Hernández Luis se ofreció de voluntario para encabezar la lista. (Siendo Cuba: juicio, difícilmente; hitman con chaveta, seguramente.)

Anónimo dijo...

Siguiendo con la idea de los expedientes de segurosos, serìa posible armar uno de los torturadores? El tal Filiberto director de la càrcel donde torturaron a Zapata Tamayo y le negaron agua, habrà una foto de ese hijo de puta?
Y del cabroncito que le dijo a su madre que la buena noticia era que lo habìan trasladado a terapia intensiva?

calabacita exiliada dijo...

Que horror!!! No tienen como pagar, no sé como vamos a hacer para lidiar con tanto dolor y salir de esta tragedia sin terminar envueltos en una espiral de violencia vengadora.

JOSÁN CABALLERO dijo...

Estimado Anónimo 0411, si a quien le escribes es a mí, simplemente aceptado, y sólo resta que me lo hagas saber y me escribas a mi correo abracalibropublishers@hotmail.com, si no quieres revelar tu información de quién eres. Y si no es a mi persona, pues igualmente, ya que el post de Enrisco está formidable. Gracias por ambas cosas y saludos, Josán Caballero.

enrisco dijo...

si se refieren al texto pueden usar lo que quieran. saludos.