martes, 14 de febrero de 2012

El viaje del ministro Luna [ampliado]

Doce años es menos que nada, es un suspiro en marcha atrás. Eso lo confirma el ministro Abel Prieto que, sin darnos tiempo a recuperarnos de El vuelo del gato (1999) -porque no alcanza tiempo en esta vida, y eso incluye a la de Esteban Montejo o la de Matusalén, para sobreponerse a un libro así- da a la imprenta Los viajes de Miguel Luna, su temida nueva novela. Si hay dos cosas a las que Abel Prieto ha dedicado sus desvelos durante los últimos veinte años es a convencernos de que en Cuba no se discrimina a ningún artista por pensar diferente y de que debajo de la melena del ministro se esconde un escritor. Puestos a comparar lo primero es casi más creíble que lo segundo. Y eso hace que su reincidencia y alevosía sea más inexplicable. Lo único que se me ocurre es que Prieto trata de justificar como escritor su autoridad como ministro. Si su misión durante tres lustros de ministerio* ha sido decidir qué es cultura cubana y qué es bazofia desechable con su escritura trata de convencernos que su trabajo de catalogación y eliminación de desechos no es obra de un funcionario sino de un colega más que sabe lo que está haciendo. Y en ese aspecto es convincente: si de experiencia productiva se trata poca gente le puede disputar al ministro su autoridad en determinar qué no es literatura. O la honestidad de además de ofrecer buenos ejemplos de mala literatura (para instruir a las nuevas generaciones por supuesto) tiene el valor de estamparle su firma.


Pero dejemos al autor y ocupémonos por un instante de la obra. Según Prensa Latina este nuevo reto a nuestro concepto de verosimilitud narra un viaje “desde la occidental provincia de Pinar del Río a La Habana y de allí a la imaginaria República Socialista Popular Democrática Obrero-Agrícola-Pastoril de Mulgavia" aunque en la nota no se aclara quién firmó el permiso de viaje. "Memorable", "casi un milagro literario", “de notable efecto" por su "desmesura pantagruélica", "eficaz”, "magistral", "excepcional", "hilarante", "de inventiva y cromatismo” son los comentarios que le han dedicado sus subalternos al ministro que aprueba sus nóminas y firma sus permisos de viaje. Es lo que en cualquier otro lugar del mundo le llamarían conflicto de intereses pero ya se sabe que en Cuba los conflictos se resuelven a favor de los intereses de los ministros o de su inmediato superior.

Por si pareciera poco se anuncia que Prieto contó con un equipo de asesores para escribir la novela compuesto nada menos que por Amaury Pérez, Ambrosio Fornet y Marilyn Bobes. ¿Qué no sería capaz de hacer el ministro con el respaldo de un cantautor, un escritor en ciernes de ochenta años y una compañera de oficina? Porque todo parece poco para un libro que viene acompañado con 52 dibujos del ministro -posiblemente elaborados durantes sus frecuentes reuniones- y que en la presentación contó con el acompañamiento al piano de Frank Fernández. Con todo un ministerio a su disposición esperamos que en su gira mundial de promoción el novelista por partida doble cuente con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica Nacional, el Ballet Nacional de Cuba y el Circo Nacional o en su defecto el Consejo Nacional de la UNEAC. Ya se sabe que con tal de promover la cultura el ministerio que preside no escatima recursos. Si hay que ahorrar algo que sea talento pues ya se sabe lo peligrosos que se han puesto los ladrones de cerebros y Prieto siempre ha tratado de evitar que codicien el suyo.

Todo apunta a que la publicación de este libro se convertirá en un campeonato del adjetivo elogioso y desvergonzado, en un torneo de guataqueo -como no lo vio la ANAP en sus mejores tiempos- que rivalice con el que ya provocó su anterior novela. Y como dijo el también crítico literario Mario Moreno ahí está el detalle. Porque si según sus críticos El vuelo del gato dejaba chiquita a la Ilíada que comparen a esta con Los viajes de Gulliver da para sospechar que todavía es peor que la primera. Si a mí, uno de los cuatro lectores que ha tenido El vuelo del gato no vinculado laboral o espiritualmente al Ministerio de Cultura, la lectura de la primogénita del ministro me había hecho abominar cada uno de los minutos que pasé siguiendo las incidencias de Freddy Mamoncillo y Marco Aurelio ¿qué puedo esperar de los viajes de este Miguel Gulliver? Si quieren saber la impresión que me causó la primera novela y la opinión resultante que me mereció Prieto (opinión injusta y sobre todo parcial: seguramente es mucho mejor Ministro y hasta cederista que escritor) pueden leer este viejo artículo, Retrato del ministro adolescente.
 
*El lema del Ministerio de Cultura es "La cultura cubana es una sola y nosotros decidimos cuál es"

8 comentarios:

Laz Red dijo...

"Estoy seguro que por mucho tiempo su firma en los permisos de salida seguirá siendo un bestseller".

Matheus dijo...

Enrisco, este comentario tuyo sobre la ultima entrega del Ministro de cultura ha sido desgarradoramente cruel, pero voy a copiar el titulo no vaya ser que me equivoque algun dia y termine ojeandolo por casualidad. Recuerdo hace casi dos decadas cuando el Sr. irrumpio como ministro que algunos amigos vinculados con la UNEAC lo veian como alguien que traeria nuevos aires a la organizacion e incluso a la politica cultural del pais, fue un optimismo que nunca se hizo realidad. Que pena, un mediocre mas entre tantos. Las dictaduras no son muy proclives a la creacion.

Manuel Vázquez Portal dijo...

Estimado Enrisco
Me uno a tu opiníon en toda su largura. Ya somo dos los que tememos por la nueva NOVERLA de Abel Prieto, y dos lo que opinamano más o menos parecido de la anterior.

Aquí te pongo el link de un breve comentario que escribí desde la prensa independiente cubana y publiqué el 18 de abril de 2001.

http://www.cubanet.org/CNews/y01/apr01/19a7.htm

Miguel Iturralde dijo...

Genial el "Retrato...", me reí de lo lindo. Compadre, usted es un humorista de primera. Saludos.

Anónimo dijo...

http://www.aeinstein.org/organizations/org/DelaDict.pdf

Anónimo dijo...

Y por la foto, parece que esta vez el ladrillo tiene como mil páginas. Así que prepárate!

loca del blog dijo...

Voy a estar atenta, pero espero no suceda como con EL VUELO DEL GATO que invadieron las bibliotecas del mundo con ejemplares enviados a diestra y siniestra.Aquí en Montreal se hacían ola, pero como nadie los leía creo que ya quedan uno o dos en una de las bibliotecas que tienen colección en español

cubasno dijo...

Desde aquí te emplazo y reto con guante de constructor tirado al ruedo y todo para que te espantes la lunada excreción en tus muchos ratos de asueto y luego nos la comentes a los que no tenemos tu paciencia ni tu inclinación al martirio nacional. Ya que te sacrificaste con el gato volador ahora te toca esta por la libreta. Dale, que con la otra hiciste alquimia del verbo, sacaste oro de la mierda. Quién nos iba a decir que así también se hace patria.