viernes, 30 de septiembre de 2011

¿Tiene sentido la disidencia en Cuba?

Owaldo Payá anda indignado –y con razón- al ver que los periodistas extranjeros luego de la revolución de los celulares, la revolución de las peluquerías y ahora la de los carros empiezan a cuestionarse qué sentido puede tener la disidencia en Cuba. Luego de ver en qué quedó la entrevista que le hizo la periodista Andrea Rodríguez de AP se ha sentido en la necesidad de publicar completas las respuestas que dio a las preguntas de la periodista como se puede comprobar en este video. Antes de dejarle la palabra a Payá con un fragmento de la entrevista quería hacer un apunte.

Tal parecería que Payá comparte la percepción de un amigo que desde Cuba me decía que la incipiente clase media cubana -aferrada a las ligeras ventajas ganadas en estos tiempos o a la mera esperanza de alcanzarlas- ha quedado, casi literalmente, fuera de combate. Los reclamos de la disidencia hoy se van pareciendo más a los de cualquier movimiento popular frente a una dictadura oligárquica, aunque –como señala Payá- en este caso ejerza un control mucho más estrecho que el que soñaron Batista o Pinochet. Un modo de anunciar que en Cuba más que una revolución democrática lo que se avecina es eso que los marxistas llamaban lucha de clases.

OSWALDO PAYA: Lo que me acabas de decir [asumo que la pregunta sería algo así como "Después de las reformas ¿Tiene sentido la disidencia en Cuba?"] es casi la descripción de la doctrina de descalificación de la disidencia por esos supuestos cambios, es como si en Sudáfrica ahora continuara el movimiento antiapartheid, parece que no tiene sentido

Pero para decir en qué momento se encuentra la disidencia, hay que decir es en qué momento se encuentra el pueblo de Cuba: Una mayoría pobre cada vez más pobre, una mayoría de trabajadores que son la mayoría del pueblo y la mayoría de los mas explotados, donde un mes de salario solo alcanza para tres comidas y no esta permitido que eso se supere,

Un ciudadano cubano que no puede entrar y salir del país, no puede expresarse libremente por las calles ¿Por qué usted me habla como si no hubiese comunismo, ya no hay CDR que vigila, ni seguridad el estado que hace fichas, ni sindicado, ni partido comunista en cada centro de trabajo y estudios para controlar y amenazar a las personas, ni discriminación para el acceso al poder por motivos políticos o ideológicos? ¿Ya el pueblo cubano puede elegir libremente a sus gobernantes en elecciones donde de verdad se eligen entre varios candidatos para diputado para el gobierno?

¿De qué estamos hablando? ¿Ya hay democracia en Cuba? De eso no se ha enterado el pueblo, ni yo tampoco.

¿Ya en Cuba se han producido cambios económicos? ¿Cuáles?

¿Poder vender discos, frituras y croquetas? Excepto los que tienen las grandes residencias, los herederos del régimen que tiene los restaurantes de lujos, los bellos paladares, eso no es de los pobres, eso es de una subclase generada alrededor de la oligarquía, un pueblo que ni siquiera tiene perspectivas.

Se habla de las perspectivas de la disidencias hablemos de las perspectivas del pueblo, el pueblo ni siquiera sabe lo que va a pasar, ni lo que va pasar con su petróleo, o con la franja de desarrollo del Mariel.

Y la angustia crece, las vibraciones crecen en el pueblo porque nadie puede hacer un proyecto de vida.
Por lo tanto, la disidencia, aunque silenciada, aunque victima de muchas maniobras en las que participan muchos sectores para silenciarla y para decir “ya, ustedes no valen, no sirven”.

En Cuba hay presos políticos, el Movimiento Cristiano Liberación (MCL) tiene al hijo de una militante cumpliendo doce años de prisión solo por ser hijo de una miembro del MCL. Se llama Yosvany Melchor, y fue condenado artificialmente en Santiago de Cuba el 30 de Noviembre de 2010, cruelmente, por la amenaza que le hizo la Seguridad del Estado a su madre por no querer cooperar en contra de nosotros.

Por lo tanto: se mantiene la cultura del miedo, se mantiene el orden de no derechos civiles y políticos ¿cuál es el cambo? la promesa pues hasta ahora es solo promesa de poder comprar y vender automóviles ¿quienes los van a comprar y vender? Los que están en los estratos superiores, no la mayoría del pueblo.

Pero es que ni siquiera eso, están construyendo un escenario virtual y vendiéndolo como un cambio real y eso es un fraude.

Me indigno cuando me hablan de la posibilidad de comprar y vender autos.

En tiempos de Pinochet, en tiempos de Batista se podían comprar y vender autos quizás también en Suráfrica (en tiempo del apartheid también)

¿Qué quieren decir?, ¿Que “para ustedes los cubanitos” está bien la promesa, no el hecho, de que algún día podrán comprar y vender autos, vender frituras en las calles o llenar de discos las calles?

Mire, eso está acumulando más tensiones, eso es una tomadura de pelo, un mega fraude para el pueblo de Cuba, del que hemos dicho: los cubanos tenemos derecho a los derechos. Nuestro movimiento junto con muchos disidentes lanzamos “El Camino del pueblo”, donde decimos, cambios son derechos y no maniobras. Y derechos significa cambios en la ley que garanticen la libertad de expresión, el derecho a viajar, a tener empresas, a expresarse libremente y el ACCESO a los medios de difusión, esos derechos por los que en cualquier país del mundo están clamando los pueblos y las nuevas generaciones y el derecho a elecciones libres.

¿Por qué no elecciones libres?

¿Qué nos quieren decir?

¿Que este pueblo nació para ser gobernado 52 años por Fidel Castro y ahora 50 años más por Raúl Castro, la nueva oligarquía y su descendencia?

Esa es la fuente de la desigualdad, de la pobreza de la mayoría, de la separación de las familias, de la angustia y el miedo con el que vive el pueblo de Cuba.

El pueblo tiene derecho a vivir con dignidad y a construir su propio proyecto
¿Qué nos van a decir ahora? ¿Para qué la disidencia?

Para esto, para esto: contemplen a Cuba (sometida a una dictadura por 52 años) y díganme si no es necesaria la disidencia. Por eso la quieren silenciar, (a la oposición), porque somos los únicos que radicalmente estamos exigiendo derechos, libertad y elecciones libres, dentro de un paisaje donde todo está cuadrado. Y cuadrado para repartir a Cuba como un pastel, (repartirla o subastarla) alrededor de la nueva oligarquía con doctrinas que dice que hay que dale un voto de confianza a Raúl Castro y nosotros decimos lo que hay que hacer es darle el voto al pueblo de Cuba.

Nunca habíamos estado frente a tanto peligro, ante tanto ultraje y tanta humillación y por eso tiene sentido la disidencia.

3 comentarios:

el fume dijo...

Este es el tipo de falta de respeto a la que los cubanos están acostumbrados.¿A qué periodista cuerdo se le ocurriría preguntarle a un político de la oposición en Suecia, España o cualquier otro país democrático, qué sentido tiene hacer oposición?
En Cuba la oposición pacífica se llama disidencia pues en más de cincuenta años no se le ha permitido organizarse legalmente y porque se distancia de la ideología que los gobernantes intentan imponer como única. Esto (con supuestas reformas o sin ellas) no la hacen menos necesaria, más bien todo lo contrario.

Melkay dijo...

Evidentemente, la srta. Rodríguez fue a la entrevista con una historia ya formada en su cabeza, e ignoró cuanto hizo falta ignorar de las respuestas para terminar escribiendo la historia que quiso.

Payá fue demasiado suave con ella. Qué lástima que la disidencia cubana todavía dependa de prensa extranjera tan irresponsable como esta.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/user/oswaldopaya#p/u/7/N6wl9e9pwgI