sábado, 16 de abril de 2011

El dilema de Bambi


La semana pasada no encontré mucho que celebrar en la absolución de Luis Posada Carriles. Si acaso que el juicio fuera una evidencia más de cómo en democracia una jueza puede llegar a conclusiones muy distintas de las de su gobierno y encima hacerlas valer. (Me recordaba un amigo que para ese gobierno que lamentó la decisión de la jueza había trabajado el acusado durante décadas en trabajos sucios lo cual da una idea del sentido de la gratitud del empleador). Lo inquietante no es que esté en la calle un señor que tendrá que pensárselo dos veces antes de emprender actividades tan arriesgadas a su edad como levantarse de su asiento. Lo que me preocupa es el coro creciente que aclama a Posada Carriles como héroe del exilio.

Uno entiende a aquellos que se consideran sus hermanos de lucha porque al fin y al cabo en familia uno trata de pasar cualquier cosa por buena. Pero de ahí a que aceptemos a Posada Carriles como ser admirable y ejemplar –que es al cabo lo que define a un héroe- va un trecho que hay recorrer con los ojos vendados. Porque si Posada es el responsable de la voladura del avión de Barbados –el más conocido “hecho de armas” que le atribuyen enemigos y algunos amigos- le cabría setenta y tres veces la definición de terrorista y asesino que le endilga Fidel Castro, un criminal mucho más vasto y eficaz desde cualquier punto de vista. Le atribuyen además las bombas que estallaron en hoteles cubanos en 1997, proyecto que se saldó con un turista muerto (y el renovado brío de la campaña del gobierno para tachar al exilio y los opositores de terroristas) algo que el propio Posada se atribuye o niega según ande su ánimo.

Todo lo demás –al menos en o que atañe al ámbito cubano- son proyectos fallidos y una documentada actividad como informante del FBI. Encima, no siendo un gran conversador siempre ha sido difícil hacerse una idea de cuáles son sus objetivos racionales excepto encabezar de vez en cuando los titulares de ciertos periódicos. Y eso debería ser terrible para Posada si es como lo pintan sus más fieles admiradores: como un luchador valiente y desinteresado como ninguno que ha consagrado toda su vida a liberar a su país de la tiranía más larga de la historia de Occidente. Porque lo que es inobjetable es que si Fidel Castro lo ha escogido como su enemigo predilecto no es sólo porque comparten la ideología común de imponerse a sangre y fuego sino porque nadie ha suministrado al aparato propagandístico del castrismo tanto material como Bambi.

Los que defienden su condición de héroe –o sea, de ser excepcional y ejemplar- tienen el problema de sus hazañas –esas que niegan en voz alta y justifican susurrando. Sólo se puede defender su condición excepcional si se acepta que Posada hizo lo que sus abogados niegan. Pero entonces quedaríamos ante la dificultad de convencer al mundo de qué tiene de ejemplar en matar a 74 personas culpables de estar en el avión o el hotel equivocado o convencernos a nosotros mismos cómo nos acerca a la libertad y la democracia la muerte de adolescentes expertos en esgrima. Tal como lo veo la única manera que Posada tiene de convertirse en héroe -al menos secreto- y de hacerle el mayor daño al castrismo sin levantarse de la silla es si declara que en realidad él ha ejecutado todas las acciones que se le atribuyen como agente de la contrainteligencia cubana. No conseguirá que la patria lo contemple orgullosa pero al menos le haria las cosas más claras.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

...si declara que en realidad él ha ejecutado todas las acciones que se le atribuyen como agente de la contrainteligencia cubana" Me encanta esta opciòn!
Tu post es genial x la idea q da...saludos

Anónimo dijo...

Magistral.
Lisset

Oscar dijo...

Ud lo ha docho mejor que yo.

El Pequeño Hermano dijo...

Me alegra encontrar este post: me dice que no soy el único que piensa de esta forma... o por lo menos, que no tiene miedo decirlo. Te invito, Enrisco, a que aportes tu visión en mi blog, donde hay una polémica de tirios y troyanos en torno a este mismo tema. Saludos, y felicitaciones por tu texto.

Ernesto Morales Licea.

BARBARITO dijo...

Muy bien dicho Enrique.
Como siempre, las cosas claras.

Anónimo dijo...

Para redondear la equacion Fidel seria agente de CIA por lo que se justificaria porque los americanos no lo han "tumbado" y la mala leche que se tien
en estos dos personajes que son caras diferente de una misma moneda, moneda en la que muy pocos creen y como el peso cubano totalmente devaluada y a punto de extingirse

luvicallejas dijo...

Palabras iluminadoras. Gracias, Enrique.

Pensé por un momento en el film Carlos del francés Oliver Assayas, una intensa desconstrucción del mito del terrorista "estrella". Quizás el público también se merece una descontrucción del mito Bambi.

Emilio dijo...

Excelente

Armando Tejuca dijo...

Y para colmo exonerarle comparándole con su rival, es muy común ver alegar en su defensa que “el otro” también fue un terrorista cuando ponía bombas en cines y bares habaneros, lo cual es tremendamente cierto pero no hay que ir matando jóvenes que se divierten, esgrimistas o turistas para acabar con el tirano de turno. Nunca había estado mas de acuerdo con un articulo vuestro. A veces se trata para bien de la nación que los de la isla entiendan que el exilio no es una organización pluripartido, que el exilio es tremendamente diverso con un punto en común, hemos dicho no a la opción que nos proponen los gobernantes de nuestro país, hemos dicho no a ese reinado eterno de hombres necios, y por esta vía deberíamos estar hoy preponderando, premiando a los lucidos y escogiendo mejores héroes. El hecho de que escribas algo asi alivia un tanto esta atmosfera de exilio. Felicidades.

Alexis Cundejo: dijo...

Posada libre solo beneficia a dos bandos: el suyo y el de Fidel. El cubano de a pie es único que perdió en este juicio. A partir de ahora van a tener doble dosis de cantaleta.

MatheusII dijo...

Muy de acuerdo, un terrorista es un terrorista en cualquier bando y la idolatria que no pocos le profesan no ayuda para nada en exclarecer las politicas del exilio y si le brinda mucha municion a los castristas.

Anónimo dijo...

Al fin un post sensato sobre la absolucion de Posada Carriles

Anónimo dijo...

Y el terrorista que le trapaso la cara a Posada con un plomo? vamos hablen de eso tambien hipocritas...