sábado, 21 de marzo de 2009

Reguetón guajiro

Una muestra de un nuevo género de la siempre inventiva música cubana que me manda Tejuca: reguetón guajiro con órgano oriental.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

que fula... pero rica la mulatica.
men, que chea esa cosa! ...al machete! y viste la coreografía pingueríl? ja!

saludlauzan

Anónimo dijo...

man, de lo mejor que has puesto. Lauzan, a lo tuyo y al pisco que se ve que nunca le has entrado a la danza.

Anónimo dijo...

esto esta fuera de liga. hacia tiempo que no me reia tanto. esta semana me la mejoraste muchisimo con tu riflexion del otro dia y este videito.

Armando Tejuca dijo...

dejame aclarar que no lo envie por lo bueno que esta sino por lo cheo Ok. Por ahi va la musica popular cubana, inventando para hacer algo original, luchando, escapando. Una mezcla burla de la burla de la burla, rocambolesca y retorcida.

Armando Tejuca dijo...

si, para reir esta buenisimo

Anónimo dijo...

y para bailar tambien!!

pi dijo...

y todavia existen anti-patriotas que se atreven a calificar nuestra musica de provinciana!

Nacho dijo...

Acabo de regresar de Cuba y esa cancion junto a la de "quitame la sal de encima" son inescapables!

Infortunato Liborio del Campo dijo...

Bueno hombre, si se compara con sus homólogos boricuas, esto es Mozart. La intención humorística es evidente.
Con una broma como esta el Chikilicuatre llegó a Eurovisión. Recalco lo de Euro(pa). Hay menos degradación en la hitoria que va de Miguel Failde o el Trío Matamoros a este guaji-reguetón que desde Manuel de Falla al Chikilicuatre o desde Tchaikovsky hasta el ruso que ganó eurovisión el año pasado.
La música popular cubana no es esto sólo, es también Van Van, Manolito Simonet, La Charanga Habanera y hasta La Aragón. Me resultó divertido a diferencia de la repugnancia que me produce el reguetón que se ve por ahí.

Anónimo dijo...

no me cuadra responder a los ano-nimos pero igual:
mira, te reto a un duelo de break dance, di tú!
pisco?, no tomo esa mieda men, alcohol no more, MARIHUANA papa!

tremenda chealdá y bien!
lauzan