jueves, 25 de diciembre de 2008

Ramoncito a la carga

Ramon Fernandez Larrea estrena columna en MSN latino. Les pongo un adelanto:

Cómo salir vivo de la Navidad
Por Ramón Fernández-Larrea

Me desperté esa mañana y era la Navidad.
Mientras me estiraba en la cama, buscando alargarme unos centímetros, vi la nieve a través de la ventana.
La Navidad. Suena bien. Engaña. Ahora escucho desde la cama algo que parecen villancicos. Es mi vecina quejándose porque el marido ha vuelto a beber. Hay gente que comienza muy temprano a celebrar. Qué falta de cerebro. Yo evitaré hacer lo mismo, eso me hace un "descelebrado".
Lo primero que levanté fue la vista. Recordé que se celebraba el nacimiento de Jesús en un pesebre. Las autoridades sanitarias no se han pronunciado sobre eso, pero estoy convencido que si naces en un pesebre, rodeado de animales, con pésimas condiciones higiénicas, será difícil que llegues vivo a los treinta y cuatro años.
Después de levantar la vista alcé mi cuerpo. Este apartamento parece un pesebre. Tal vez necesite unas ovejas. Con un burro en una esquina y un buey echado en el centro, el niño Jesús se sentiría aquí como en casa.
Entonces, viendo que el espíritu de la Navidad no lograba anidar en mí, y no se escuchaba llanto de niño alguno, me senté y comencé a anotar en un papel las cosas que deberían hacerme infeliz si celebrara esta noche. Cosas que me caen peor que una maceta que se desprende del alero del piso siete. He aquí mi resumen. Los que estén de acuerdo, levanten la mano:
- Debería asistir a una cena familiar. Con los mismos. Uno da gracias a Dios de que alguien muera o caiga preso. Cambiaría el panorama. Sería un tema distinto de conversación.
- Debería soportar las mismas conversaciones: el tío que siempre cuenta cómo se fue a bancarrota. El otro que siempre habla de lo que le pasó en el ejército. La viejita que amarga el brindis diciendo que esta es la última Navidad que pasa con nosotros. El abuelo que al borde de las doce comienza a recordar a quienes ya no están. La prima que siempre presenta a su nuevo novio como si fuera “El hombre del año”. A la prima le dicen Watergate. Siempre le entran los hombres de noche para hacer el trabajo sucio. Una señora gorda que uno no sabe de dónde salió.
- Debería aguantar las mismas situaciones: el borracho que se empeña en convencerte de cuánto te quiere. Los niños saltando, gritando, pasando peligrosamente junto al árbol de navidad, más cargado que un autobús en la India. La señora gorda que uno no sabe de dónde salió, y que se pone romántica mirándote con insistencia.
- La gente que espera a ese hombre gordo vestido de rojo. Pienso que en esa descripción cabe Hugo Chávez, pero no, es Santa Claus, el hombre que entra por las chimeneas. Y uno se pone a pensar que en esa casa no hay chimeneas.


[sigue]

3 comentarios:

Inesita Correcalle dijo...

Qué bueno!!! Al fin podremos disfrutar del humor y la jodedera de Ramón EN LETRAS, para releerlo cuando me dé la gana.
Sé que él tiene que ganarse la renta de Indian Creek y las facturas de Whole Food, pero para eso ya tiene el programa de Alexis. Para sus fieles seguidores, ya empezó lo que nos faltaba. No me perderé ni uno de sus desatinos. Era la pata que faltaba después o junto con el blog de Enrisco: lo mejor de la cubanería en la web.

Armando Tejuca dijo...

Se pudiera decir "que suerte tiene Alexis". Pero subamos la parada y digamos "que suerte tiene Microsoft(MSN)" por lo que ya en las calles de la habana la gente dira "que suerte que tiene Ramon, anda con Bilguey..."
Un abrazo Ramonete
el teju

BARBARITO dijo...

Da gusto ver que los buenos siguen en plena forma -Ramón Fernández-Larrea- ¡Enhorabuena por la Cultura cubana! ...y el HUMOR del bueno.