martes, 9 de septiembre de 2008

Repetimos (antes que cierre la recogida de firmas)

La Carta abierta a los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos que sigue a continuación es una iniciativa destinada a facilitar la acción coordinada del exilio cubano y los afectados por el huracán Gustav que asoló en días pasados el Occidente de Cuba con el conocido saldo de destrucción.

La carta está abierta a las firmas de cuantos ciudadanos o entidades concuerden con esta iniciativa y deseen apoyarla. En los próximos días será remitida, con las firmas recabadas, a los gobiernos de EE.UU. y Cuba, al Congreso de los EE.UU. y la Asamblea Nacional del Poder popular de Cuba, así como a las embajadas y consulados de los EE.UU. y Cuba en los principales países de Europa y América, organismos internacionales e instituciones religiosas y de derechos humanos.

Ruego a los lectores que se identifiquen con la iniciativa que ayuden a la más amplia difusión de la Carta.

Las firmas han de ser remitidas a la dirección electrónica: salcedomaspons@gmail.com

Se ruega incluyan nombre, apellidos y lugar de residencia. Opcionalmente, se puede anotar la profesión.

Levanten las restricciones a la ayuda humanitaria

Carta abierta a los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos por las víctimas del huracán Gustav

Honorable George W. Bush, Presidente de los Estados Unidos de América

General de Ejército Raúl Castro, Presidente de la República de Cuba

Distinguidos Mandatarios:

Con carácter urgente, les pedimos considerar la siguiente iniciativa que reivindica el derecho de todos los cubanos a ayudar a nuestros familiares y compatriotas en un caso de crisis humanitaria, así como el derecho de las víctimas a recibir nuestra ayuda.

El huracán Gustav causó graves daños materiales en Cuba, sobre todo en la provincia de Pinar del Río y en el municipio especial Isla de la Juventud. Las imágenes y reportajes de la prensa nacional e internacional y los testimonios personales de los habitantes de las zonas más afectadas, dan cuenta también de una situación de extrema gravedad, que pudiera deteriorarse aún más con el impacto del huracán Ike.

Considerando estas circunstancias, pedimos:

que el gobierno estadounidense suspenda por 90 días las restricciones al envío de remesas, las visitas y los envíos de ayuda humanitaria hacia Cuba de los ciudadanos y residentes de origen cubano en los Estados Unidos, tengan o no familiares directos en la Isla;
que el gobierno cubano suspenda por 90 días los impuestos y recargos sobre las remesas y envíos de ayuda humanitaria proveniente de los nacionales cubanos en el exterior (no sólo en EE.UU.) y que implemente el otorgamiento de visas humanitarias para que todos aquellos que deseen visitar Cuba con tal fin durante este periodo puedan hacerlo con sus actuales documentos de viaje, sin discriminación por motivos políticos u otros;
que los gobiernos de Cuba y los EE.UU. designen de manera inmediata una comisión de trabajo bilateral encargada de la implementación logística, diplomática y legal de esta iniciativa desde EE.UU., garantizando que la ayuda humanitaria de los cubanos en el exterior llegue efectiva e íntegramente a sus destinatarios en la Isla.
Los abajo firmantes, nos comprometemos a mantener el espíritu humanitario de esta iniciativa y a enfocarnos exclusivamente en la misión de evitar mayores sufrimientos a las víctimas del huracán Gustav, poniendo a un lado nuestras diferencias políticas, rechazando cualquier ánimo de lucro comercial, partidista o ideológico. Sólo pedimos a los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos que levanten inmediatamente las restricciones a la solidaridad de los cubanos en el exterior con sus familiares y compatriotas en la isla.

Firma [Clickear aqui para entrar a firmar en Salcedo diario]

En ingles:

Remove Restrictions on Humanitarian Aid to Cuba
Open letter to the governments of Cuba and the United States on behalf of the victims of Hurricane Gustav
The Honorable George W. Bush, President of the United States
General Raúl Castro, President of the Republic of Cuba
Distinguished Leaders:
We ask that you urgently consider the following initiative asserting the right of all Cubans to help our relatives and countrymen in case of a humanitarian crisis, as well as the right of the victims to receive our aid.
Hurricane Gustav caused serious damages in Cuba, principally in Pinar del Río province and on the Isle of Youth. Images and reports in the press, both national and international, as well as personal testimonies of inhabitants of the areas most affected, attest to the extreme gravity of the situation, which could further deteriorate with the impact of Hurricane Ike.
Considering these circumstances, we ask:

That the US government suspends for 90 days the restrictions on remittances, visits and humanitarian aid sent to Cuba by US citizens and residents of Cuban origin, whether or not they have immediate family on the island.
That the Cuban government suspends for 90 days the taxes and tariffs on remittances and humanitarian aid coming from Cuban nationals abroad (not only in the US) and that they authorize humanitarian visits for all who wish to visit Cuba for this reason during the stipulated time period and that they be allowed to do so with their current travel documents, without discrimination for political or other reasons.
That the governments of Cuba and the United States immediately create a bilateral working commission to oversee the logistic, diplomatic and legal aspects of this initiative, guaranteeing that the humanitarian aid of US citizens and US residents of Cuban origin is delivered in its entirety to those for whom it is intended.
The below signatories are committed to maintaining the humanitarian spirit of this initiative and focusing exclusively on the mission of avoiding greater suffering for the victims of Hurricane Gustav, putting aside our political differences and rejecting any commercial, party or ideological impulses. We only ask that the governments of Cuba and the United States immediately lift the restrictions Cubans abroad face in helping their relatives and countrymen on the island.

9 comentarios:

raúlciro(nacional electrónica) dijo...

Es curioso, por lo menos en España, hasta donde he mirado, ningún medio ha reseñado esta convocatoria. Yo he informado a funcionarios y trabajadores de “Canal 21 TV” (Periódico “La Opinión”), “Canal Sur Radio TV”, “Localia TV” (Periódico “Granada Hoy”, e intentaré dejar el dato a alguien del periódico Ideal (televisión incluida), quizás hasta “LaCope”. Pero claro, ya sabemos que son medios locales, además siempre prima el "interés general". Yo de momento, ahora mismo, tengo claro porqué algunas personas piensan que “Pelvis está vivo”, eso sí es noticia. Venga, todos a mover…
Susana ha informado a artistas locales, así si ellos se manifiestan, ya tenemos el detonante local de noticia y la justificación para el seguimiento. Qué bonito…

Anónimo dijo...

Enrisco, creo sería necesario revisar la carta y actualizarla, ya son el Gustav y el Ike.

BARBARITO dijo...

...bueno, al menos yo he llevado la carta a "Desconexión Cubana" y a "El Solar cubano".
Desde aquí (Barcelona, España) poco más puedo hacer...

Anónimo dijo...

¿Hay que haber nacido en Cuba para firmar la carta?
Agradeceré la información.

Anónimo dijo...

"Sólo pedimos a los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos que levanten inmediatamente las restricciones [...}"

Un hermoso paralelismo moral. Pero no me asombra de los firmantes; están todos locos por ir de visita a la isla.

Si las casas se caen, si la gente no tiene nada para comer, ni inclusive de beber, no es por las mínimas restricciones que les tiene impuesto EE.UU a Castro.

Y bastante pocas restricciones que quedan, desde que le permitieron, después de otro desastre similar, que comprara lo que le viniera en gana.

Está bueno ya de vivezas, que los gringos no son idiotas.

enrisco dijo...

No, no hay que haber nacido en Cuba. Basta con haber nacido. Eso si, con el tema de los fetos somos bastante estrictos. Y tampoco hay que ser artista o escritor. Con que sepan firmar es suficiente.

Anónimo dijo...

Y una preguntita antes de firmar: y entre las casas que se cayeron con estos furibundos huracanes, ¿está la casa de Almeida? ¿y la de Ramiro? ¿y la de Hart? Y acaso, ¡se le cayó el techo a la escuela Lenin?

Si la respuesta es no, entonces sólo se caen los techos de las casas de los pisoteados. ¿Cómo aseguran que al sacar las restricciones la ayuda va a dirigirse a ellos y no a seguir manteniendo las casas de los de arriba?

Dejen de seguir haciéndole el juego al huracán (categoría 17!!!) que ha destruido la isla.

El embargo ayer, hoy y hasta que se vaya.

Anónimo dijo...

Gracias por la información.
Y no se preocupe, de feto nada de nada. Entrada en edad (y carnes) y currante, pura y dura. Ni poetisa ni escritora ni pintora. Del 'mero vulgo'.
Ahorita mismo le doy a la firma.
Un saludo, Enrisco.

raulciro(FIP. Granada) dijo...

Muchas personas que hemos contactado se han sumado. Hasta donde puedo contrastar, aun no hay cobertura sobre el tema en los medios locales. Pero si se pincha sobre mi nombre, se podrá ver como estos amigos han incluido en su cabecera la convocatoria.

Yo creo que solicitar, pedir formalmente que cesen las manipulaciones en todo orden sobre el flujo de las ayudas en situación extrema de catástrofe, es un digno comienzo tratándose de Cuba. Noventa días son suficientes para que no haya vuelta atrás, eso lo tengo claro. Tenemos mucho más que exigir.

Cuando se dice en la carta, se solicita que:

"que los gobiernos de Cuba y los EE.UU. designen de manera inmediata una comisión de trabajo bilateral encargada de la implementación logística, diplomática y legal de esta iniciativa desde EE.UU., garantizando que la ayuda humanitaria de los cubanos en el exterior llegue efectiva e íntegramente a sus destinatarios en la Isla."

Sólo me gustaría agregar que estaría bien que la ONU mediara en este tema asegurando que se cumplan los acuerdos. En caso de no cumplirse, sencillamente habría que documentar todo procedimiento inadecuado y en un futuro poner una denuncia de condena a estos actos en los foros pertinentes.
Todo esfuerzo inteligente, de seguro nos salvará, lo demás, hace daño evidente. ¿No son suficientes cincuenta años para que nos decantemos por un método serio, efectivo ya? Yo creo que sí. Pero es más, a estas alturas lo que cuenta seriamente es ser identificable más allá de lo creas. Esta carta puede encausar un salto muy importante en nuestras vidas, en el futuro de nuestra nación. Somos libres, nacimos libres, pero ya nunca más nadie nos privará de serlo...

(Un recuerdo sentido para todos los fallecidos hace unos años este día)