sábado, 27 de septiembre de 2008

El color de Obama


Para los cubanos “amarillo” es más que un color primario. Es una metáfora para la parálisis súbita que abre la puerta a la derrota cuando se pudo haber ganado con facilidad. “Amarillos” les gritan los fanáticos a los equipos que se desmoronan en los finales cuando parecían marchar sin contratiempos hacia la victoria. Los Industriales (mi equipo favorito) era, debo reconocerlo, un equipo típicamente amarillo como lo pueden ser los Mets en las grandes ligas o como lo fueron los Medias Rojas durante casi nueve décadas. El partido demócrata pongamos por caso, son los Mets, los amarillos de la política norteamericana. En el último medio siglo sólo han ganado elecciones presidenciales a hombros de políticos que se han alzado por encima de la amarilla medianía de su partido (Kennedy, Clinton) o han tenido la bendición de enfrentar a uno de los políticos menos atractivos de la historia norteamericana (Ford). Y no es que no me simpatice el ideario demócrata: los demócratas siempre me han resultado mucho más cercanos aunque sea sólo porque parecen hablar del mundo en el que vivimos y no de la utopía republicana estancada en una imaginaria década de los cincuenta del siglo pasado (eso es algo en lo que por cierto, coinciden los republicanos con su archienemigo Michael Moore aunque ambos sean incapaces de reconocerlo) utopía que de algún modo sigue pareciéndole más atractiva al norteamericano promedio que el paternalismo demócrata. Voté demócrata en las únicas elecciones presidenciales que se han presentado desde que recibí la ciudadanía norteamericana aunque, debo admitirlo, menos por la confianza que me inspiraba Kerry que por el rechazo a los continuos desastres provocados por el primer mandato de Bush. El problema es que la política no depende sólo de las ideas sino también del carácter con que estas se manifiesten y se pongan en práctica. Y el carácter se expresa en los actos empezando por la acción elemental de votar y en eso las estadísticas nos demuestran que no importa cuánto los demócratas sean capaces de debatir un asunto, usar camisetas y pins con mensajes políticos, el día de la votación están mucho menos dispuestos a ir al colegio electoral que los republicanos. Y mucho de ese espíritu suele condensarse en los candidatos del partido del burro derrotados una y otra vez por candidatos mucho más elementales y al parecer menos preparados para asumir tan complicado puesto de trabajo. Hace un par de meses me atreví a vaticinar que Obama ganaría las elecciones fácilmente a menos que cometiera un error garrafal. Y el asunto es que ha cometido el peor de los errores: ha terminado pareciéndose a su propio partido. Luego del entusiasmo inicial que despertara apelando a Norteamérica para enfrentar las necesidades y retos a los que habrá que responder en los próximos cuatro años ha caído en la parálisis de la probadamente ineficaz retórica de su partido. Su ascenso en las encuestas en los últimos días se debe más a la debacle de Wall Street que a alguna iniciativa suya. De esa parálisis debería salir de inmediato si quiere ganar las elecciones de noviembre y sobre todo demostrar su capacidad para dirigir este país en los próximos años pero nada parece indicar que esté dispuesto a hacerlo. Los demócratas, fieles a su tradición ya hablan de las elecciones en pasado, como si no tuvieran otra opción que la derrota y del juego sucio de Karl Rove o del color de Obama como responsables de ese resultado ante el cual amenazan con tomar la misma radical determinación que siempre toman en estos casos (para no cumplirla luego): mudarse a Canadá. Rove ha jugado sucio, por supuesto, pero hablar ahora del factor racial es sugerir que Obama se ha vuelto súbitamente negro cuando la realidad es que lo ha sido desde que nació. Si ha habido un desplazamiento cromático en el candidato demócrata, metafóricamente hablando, ha sido al amarillo, el color de la derrota anticipada, hecho que demuestra una preocupante inconsistencia de carácter. Y digo esto con preocupación más que con ánimo de escarnio. Lo mejor que le puede ocurrir a los Estados Unidos es que ambos candidatos asuman esta recta final de la campaña en la mejor de sus respectivas versiones que será la misma que deberán mantener frente a los durísimos retos que les esperan. Más allá de la retórica y el juego sucio el resultado de estas elecciones depende del carácter que puedan mostrar los candidatos. Y si el color en el caso de Obama puede ser determinante lo será en la medida en que se aleje del amarillo que, aceptémoslo, le sienta decididamente mal y se aleje de esos partidarios que ya andan buscando explicaciones de su futura derrota.

18 comentarios:

raúlciro("...dos ciclones, dos hermanos" dijo...

"Fidel Castro culpabiliza a gran parte del altruismo mundial en sus comunicados. Contesta como Gobierno a ofertas hechas al pueblo de Cuba, y ni siquiera le correspondería hablar como Gobierno desde que fue nombrado presidente su hermano."

Ernesto G. dijo...

Hablando de colores, Michael Savage dice que Obama va a perder no porque sea demasiado negro sino porque es demasiado verde (falto de experiencia).

enrisco dijo...

felicidades Raul por lo de la vieja. disfrutala mucho y damele un beso de mi parte.

Anónimo dijo...

Lo curioso no es que a Obama lo hayan dejado como lo que es: un imberbe inexperto que sólo podía repetir que McCain estaba en lo correcto mientras que le contestaban que no entendía nada en lo absoluto --y, lo peor, cuando propuso algo, no se le ocurrieron mejores cosas que proponer la derrota en Irak para ganar en Afganistán, romper relaciones con Pakistán para capturar a su tocayo Osama y reunirse en discusión infantil con el soberano de Irán--, sino como los lectores de este blog, que son los mismos de los otros, e inclusive el bloguista mismo, sienten una abierta afinidad por Obama: ¿será la añoranza de tiempos pasados necesariamente mejores o la ceguera de los primeros años del exilio?

Anónimo dijo...

Hace cuatro an~os esos papagayos de la MSM proclamaban una aplastante derrota de Bush, se degan~itaban citando encuestas y estatisticas, nada podia ser peor que otros 4 con Bush y aqui estamos todavia con Bush.

enrisco dijo...

anonimo, no se de que annoranza hablas. llevo en este pais 11 annos, los suficientes como para sentirme parte de el y que su destino me preocupe como mi propio destino. no soy democrata ni republicano porque como dice alguien por ahi eso seria buscar las respuestas antes de hacerse las preguntas. para mi una campanna presidencial es ni mas ni menos una entrevista de trabajo para el cargo mas complicado del mundo. creo en la competencia y me gustaria ver a ambos en su mejor version y lo cierto es que este Obama es un fantasma de si mismo. y le agradeceria a usted que no utilizara ese tono paternalista conmigo que estamos bastante creciditos.

Anónimo dijo...

No veo a McCain ni como Republicano ni como Democrata, lo veo concentrado en volar su A6 Intruder atraves de un barrage de SAMs, ojos en el objetivo, solo levanta la mirada para chequear air speed, N1 RPM, presion hydraulica concentrado en soltar sus bombas sobre la caterva de ladrones que ahora nos quieren ensalchichar este desfalco monumental, la misma elite bitonga inservible de todas esas universidades elitistas con sus Power Points y tonos condesendientes de parasitos con Masters en Administracion de Estafas y abogados lobistas saqueando el tesoro, en corto un chorro de Obamas.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 8:18. Sólo que esos bitongos con sus flamantes MBA's son la pura esencia Republicana. Los que piensan que los contrapesos intrínsecos a la economía de mercado bastan únicamente para que esta funcione impecablemente.

Y fíjate, se llevan hasta los clavos de la Cruz y al final el despreciable gobierno tiene que intervenir para evitar que la economía se desplome. Los que quebraron las asociaciones de ahorro (Federal Savings and Loans Asociations)en los 80's, ¿eran Obamas o no había un Bush y compinches envueltos? y el de Enron, ¿otro Obama o un socio de George W.?

Fíjese que desde la pos-Guerra hasta el sol de hoy, todas las debacles financieras en los EEUU han ocurrido bajo administraciones Republicanas, excepto le recesión iniciada bajo el gobierno de Jimmy Carter, producto de una decisión de política exterior bien intencionada, pero de nefasta repercusión ecconómica, cuando suspendió la venta de granos y cereales a los soviéticos por estos invadir a Afganistán.

Agustin Farinas dijo...

Enrisco,
Obama tiene amigos y colaboradores cercanos que lo ayudaron a lanzar su campaña con un pasado muy tenebroso y revolucionario.
McCain no sera la panacea que queremos, pero no tiene antecedentes socialistas ni izquierdistas, y ya sabemos a donde nos conduce esas tendencias. Son la razon por las que tu blogueas de USA y yo comento en tu blog desde otro pais.
Quizas quieras ver una muestra de sus amiguitos y colaboradores aqui:
http://www.breitbart.tv/?p=158353

Anónimo dijo...

Y me dices que "Obama es un fantasma de si mismo" en tu reacción a manera de réplica (casi como el títere que Mao hizo de Kruschev, te aprietan tu abultada panza y saltas) revela, y no de una forma muy oscura, la añoranza que temía: la existencia de un fantasma --que es sólo un contenido, es decir una especie de espíritu, que es a veces bueno, generalmente malo y además burlón, en la versión cubana-- siempre supone la existencia previa de un ser de naturaleza dual, un prohombre de contenido y forma --¿te recuerda algo?-- que por real pareces admirar. Lamento pues, decirte que sólo ha sido una imagen más entre las imágenes que de cuando en cuando produce la izquierda --"the wilderness of mirrors" les llamaba el poeta. Sólo una sombra algo oscura del joven barbudo.

cubasno dijo...

no salgo de mi asombro de la bobería de mis (ex)compatriotas. no es la primera vez que veo u oigo cubiches metiendo miedo conque Obama va a convertir a los eeuu en un estado comunista, que es "la sombra del otro barbudo", etc. qué poca memoria, qué rápido se nos olvida lo que es (o pretende ser, o dice que va a llegar a ser, o sueñan algunos conque sea) el comunismo. obama es un líder populista más, que ha conseguido algo alucinante hasta ahora y todo parece indicar que conseguirá algo mayor todavía en noviembre, por lo menos de acuerdo a las últimas encuestas. yo no soy obamista pero voy a votar por él nada más que por miedo de que al viejito mccain le dé un patatús y nos quedemos con una versión todavía más burra y más intensa de bush como presidenta. yo no sé si obama será el próximo carter, pero en todo caso el carter actual ya lo tenemos de presidente, y no es del partido del viejo sapingo jimmy. al cretino con ínfulas militares que ve a mccain en traje de superman a punto de meterle caña a no sé (ni sabe él) qué objetivo, tranquilo. los lobbyistas ladrones y bitongos harvardianos son, como duice el otro anónimo, del GOP, y han estado financiando al viejito a través del sistemita de hacer donaciones directas al partido cuando ya se han pasado de las que le pueden hacer al candidato. si no miren quién nos ha llevado a esta desgracia, o a la otra que ya va costando más de lo que va a costar ésta (por ahora) en irak -con lo que ha costado la guerra nos podíamos tirar dos bailouts y sobraba dinero para darle lechada a unas cuantas escuelas rurales...lo que dices enrique de que a estas alturas obama debería estar ganando amplio...está bastante amplio dadas las circunstancias, o es que alguien pensó que un negro, con poca experiencia y un record super liberal iba a arrasar alguna vez en unas elecciones en este país. la verdad, sin ser admirador ni estar muy esperanzado con el tipo, sigo creyendo que ha demostrado plausiblemente que es el mal menor, y que por lo menos tiene la inteligencia suficiente (toda la que le falta a palin, pa su escopeta)(y nunca mejor dicho) para preguntarle a los que saben más cuando no está seguro de algo.

cubasno dijo...

esto, por cierto, de una fuente tan "liberal" como el Christian Science Monitor:

http://news.yahoo.com/s/csm/20080929/ts_csm/akickoff;_ylt=AsDo9TQJyGYWZGMMJnuIuq5snwcF

Eduardo Frias Etayo dijo...

Enrisco, como tú ya sabes, yo dando el toque fuera de pico. Hablando de colores que ya la política me la trae un poco morada con tanto azul, rojo y blanco, y pasando directamente al amarillo los Mets en el espectro de colores estan justo detrás de ese que llaman canario o pollito, no?

enrisco dijo...

no me digas nada eduardo, que me he pasado el dia dandole cuero a los fans de los mets que hay por la universidad. ya ni se atreven a mirarme a la cara.

Anónimo dijo...

obama no es el primer negro en la
casa blanca,...,morgan freeman lo
fue mucho antes

Anónimo dijo...

enrisco te conoci hace mucho en el
teatro mella en aquellos festivales de humor,...,me alegro de todos
tus triunfos. ( cinco franjas)

Anónimo dijo...

el triunfo de obama no me sorprende,
en realidad muy poco me pudiera alarmar hoy dia,...,no me extraño si
me afirmaran que los adornos navideños los hacen los guerrilleros
colombianos,que raul castro abrira
una escuela de ballet (llamada mi
ultimo frente),..,o que armand hart
vuelve de ministro de cultura en
cuba

Anónimo dijo...

enrisco gracias por tu "bicicleta"
es un cuento muy bueno,lo leì y lo
vì representado en un skecht humoris-
tico en cuba,...,