jueves, 6 de diciembre de 2007

Lezama

Debo agradecer a Armando Tejuca el haber sido el primero en poner una grabación de Lezama Lima leyendo un poema suyo. Se trata de “Ah, que tú escapes” uno de los poemas más conocidos de Lezama.



Ah, Que Tú Escapes

Ah, que tú escapes en el instante
en el que ya habías alcanzado tu definición mejor.
Ah, mi amiga, que tú no querías creer
las preguntas de esa estrella recién cortada,
que va mojando sus puntas en otra estrella enemiga.
Ah, si pudiera ser cierto que a la hora del baño,
cuando en una misma agua discursiva
se bañan el inmóvil paisaje y los animales más finos:
antílopes, serpientes de pasos breves, de pasos evaporados,
parecen entre sueños, sin ansias levantar
los más extensos cabellos y el agua más recordada.
Ah, mi amiga, si en el puro mármol de los adioses
hubieras dejado la estatua que nos podía acompañar,
pues el viento, el viento gracioso,
se extiende como un gato para dejarse definir.

3 comentarios:

Maite dijo...

Gracias Tejuca, muy buena la caricatura, imaginamos a Lezama fumando, el aroma del tabaco en su decir "ahogado"

Anónimo dijo...

Así que ya caíste en la floja enredadera lezamiana: qué duda cabe, has encontrado la definición mejor de tu reverso...

enrisco dijo...

nimo, no soy Lezamiano, no se si se me nota. Pero si, disfruto escuchar los poemas leidos por el mismo. Ay de quien no pueda enfrentar y hasta disfrutar su reverso.