martes, 7 de octubre de 2014

Cuadernos negros

Es curioso el alboroto que se ha formado con la publicación de los cuadernos negros de Heidegger. Que si confirman el caracter filonazi de su filosofía. Que si demuestra la conexión entre "Ser y tiempo" y Auschwitz. Que si esta vez sí se le da un golpe de gracia a su estatus como filósofo esencial del siglo XX.
Propongo un ejercicio. Imaginarse que a causa de algún nuevo hallazgo se demuestre el filocomunismo de Karl Marx y la conexión entre el "Manifiesto comunista" y el Gulag. 
¿Habrá que renunciar entonces al marxismo? ¿O imaginar que los defensores de Heidegger digan que el problema es que el nazismo no se implementó de una manera correcta, que la teoría no era mala? ¿Que el problema fue de los que lo llevaron a la práctica, que lo tomaron de manera demasiado literal?

9 comentarios:

Jorge Brioso dijo...

Heidgger fue el mas grade filosofo del siglo XX y tambien fue un nazi. Marx junto con Nietzsche obligaron a que el siglo XX tuvira que pensarl todo de nuevo.y sin duda tiene que ver con el Gulag . La polis condeno a muerte al primero de los filosofos. La filosofia nunca se ha llevado bien con la polis. Tiene una vocacion de infinito que no se deja civilizar facilmente. La filosofia se hace contra las doxas y el consenso. Y sin doxas y consenso no hay demicracia. Lo unico que se puede decir a su favor es que lo mejor de sus excenticidades terminan creando futuros consensos que hacen que tener una vida en comun siga siendo deseable.. Abrazotes , yoyi

Enrisco dijo...

Brioso, me referia menos a la dimension filosofica que a la estrictamente politica que es la que en el fondo se discute. Y lo de Marx es lo de menos sino la diferencia del castigo: la complicidad publica de Heidegger con el nazismo no es nada comparada con la que durante decadas han guardado intelectuales de todo el mundo con regimenes totalitarios comunistas y con los que se tiene todo tipo de comprensiones. te propongo otra parejita: Ezra Pound y Miguel Barnet.

Nausea dijo...

A Ezra Pound le costó caro ponerse al servicio de Mussolini. A Jane Fonda no le costó nada ponerse al servicio de los Viet Cong. Cosas de la vida.

Enrisco dijo...

equelecuá Nausea!

Anónimo dijo...

Pero antes de lanzarnos en teorias conspiratorias habia que tener en cuenta que la guerra de Vietnam fue una guerra que dividio a este pais totalmente. Muchos sentian que los americanos no debian inmiscuirse en un conflicto que les resultaba extraordinariamente remoto. Mientras que la participacion de EUA en la segunda guerra mundial fue extraordinariamente popular. Eso puede explicar el diferente tratamiento en este caso

Miguel Iturralde dijo...

Contigo ano. 9:24.

Vietnam dividió totalmente a EE.UU. cuando de asesores militares pasaron a combatientes en un país gobernado por un "quítate-tú-para-ponerme-yo" de militares golpistas y corruptos -remenber Nguyen Cao Ki y su esposa, ambos enfundados en mamelucos de aviador designer en los eventos oficiales.

Otra cosa. En Vietnam, al contrario de Afganistán e Irak, los combatientes no eran casi exclusivamente blancos pobres, negros o hispanos que se alistaron en el ejército voluntario buscando primordialmente acceso una educación universitaria y/o preparación técnica, para labrarse un futuro. El ejército de Vietnam se nutría del servicio militar obligatorio. Por lo tanto combatían hombro con hombro un WASP de Connecticut, un negro de Watts, un redneck de Alabama, un chicano de California. Un espectro muy amplio de la sociedad, no solamente las minorías, se afectó por dicha guerra, así que cuando "Hanoi Jane" hizo sus arengas, ya casi más de la mitad de la nación pedía a gritos la salida del sudeste asiático. Esto no me lo contaron ni lo leí, viví ese época.

Ezra Pound y Jane Fonda... I don't think so.

Nausea dijo...

La Fonda pudo haber criticado esa guerra todo lo que le hubiera dado la gana, lo cual era su derecho y perfectamente legal, pero no hablamos de eso. Hablamos de que la tipa entró en contubernio directo con el enemigo en tiempo de guerra, lo cual califica de un acto de traición. No le pasó nada por ser una actriz famosa que había ganado un Oscar el año anterior y que era eminentemente "correcta" políticamente, y también porque el ambiente sociocultural estaba muy revuelto y los políticos (sobre todo en un año de elecciones presidenciales, 1972) no quisieron arriesgarse con "ponerse pesados" y buscarse problemas por cuenta de tal sujeto.

Por supuesto, si el ambiente hubiera sido el de la Segunda Guerra Mundial, le hubiera pasado lo que le pasó a Ezra Pound, que acabó en la cárcel, y de eso se trata el asunto.

Miguel Iturralde dijo...

Primero, en Vietnam nunca hubo una declaración de guerra. Fue un ¿military engagement authorized by Congress? apoyándose en la "Resolución del Golfo de Tonkin, del 7 de agosto de 1964".

Si a Jane Fonda no la enjuiciaron por traidora no fue por su Oscar ni por "political correctness", un término acuñado en los 90's por los sectores de derecha precisamente para calificar a gente como Fonda. Tú lo dijiste, Nausea, los políticos siendo lo que son, politicos, no hicieron nada. La criticaron y la echaron en el mismo saco con un Martin Luther King y un Benjamin Spock, notorios comunistas supongo, opositores a la guerra mucho antes que ella. La política y la ventajería, no había por qué "ponerse pesado" con un caso de traición que no hubiese llegado ni a la esquina.

Según Jane Fonda tenía su derecho a protestar, sus detractores también tenían derecho a denunciarla, y así lo hicieron. El propio Robert McNamara, Secretario de Defensa bajo JFK y Johnson, admitió años después que Vietnam había sido un gravísimo error y nadie lo califica de traidor o anti-americano.

Otros tiempos y otra guerra. No fue la Segunda Guerra Mundial ni fueron las mismas circunstancias históricas.

Saludos

Nausea dijo...

Criticar u oponerse a una guerra no es traición; colaborar directamente con el enemigo lo es, y no creo que nadie niegue que lo de Vietnam fur una guerra.

El McNamara era tremendo punto, y su tardía admisión se trata de lágrimas de cocodrilo: la guerra fue un notorio fracaso con el que él tuvo mucho que ver, y si iba a declararse al respecto cuando lo hizo, lo único que le conseguiría una reacción del todo positiva era admitir fallo.

Por supuesto que lo de la Fonda fue principalmente histrionismo y tremendos humos idos a su cabeza, pero había causa para condenarla legalmente y no se hizo.

"Hanoi Jane" aparte, lo que dijo Enrisco en su comentario sigue siendo algo tan cierto como despreciable: la complicidad pública de Heidegger con el nazismo no es nada comparada con la que durante décadas han guardado intelectuales de todo el mundo con regímenes totalitarios comunistas y con los que se tiene todo tipo de comprensiones.