martes, 14 de agosto de 2012

Resumen olímpico (II)


La segunda parte me va quedando un poco larga así que decidí convertirla en tres. La tercera la dejaré para mañana:


El olimpismo ya no es lo que era. Y no lo digo porque ahora los atletas no sean amateurs. Los de antes tampoco lo eran sólo que le pagaban en especie. Lo que se conocía como amateurismo no era más que el medioevo del deporte: los únicos a los que les estaba permitido ganar dinero era a los directivos del COI que por si fuera poco fue fundado por un Barón, el de Coubertin. Se entiende entonces que Robin Hood más que arquero aficionado se dedicara a asaltar caminos profesionalmente. Ni siquiera creo que ahora Robin optaría por la arquería un deporte que la gente no suele ir a ver ni aunque le paguen. Si se dedicara a algo sería al fútbol para así quitarle el dinero a los pobres y dárselo a los ricos.

No, el mayor y más lamentable cambio de los juegos olímpicos en las últimas décadas ha sido el fin de la Guerra Fría porque si algo se extraña es la presencia del antiguo bloque comunista. Los nazis también eran muy competitivos pero sólo les tocó la olimpiada del 36. (La del 40 la ganaron y ya en la del 44 estaban perdiendo pero como sólo se compitió en tiro al blanco con artillería y en carreras de tanques el COI no las ha querido homologar). ¡Qué tiempos aquellos en los que el comunismo y el capitalismo se jugaban su destino en una pista de atletismo o en una piscina! Y el comunismo solía ganar apabullantemente con lo que queda demostrado que el deporte no es un buen indicador de casi nada o que la Caída del Muro de Berlín es un mito como el de los unicornios o el de los policías mexicanos honestos.

En aquellos tiempos no había mujer que se atreviera a ganarle a aquellas atletas de la RDA con más testosterona que Pancho Villa y algo menos de bigote. O viceversa. Un partido de baloncesto o de hockey entre los Estados Unidos y la URSS era algo así como la Crisis de Octubre con pelotas o bastones en lugar de cohetes pero mucha más tensión y violencia. Y los equipos de gimnástica  femenina soviéticos y rumanos. Eran simplemente impecables, como el currículum vitae de la Madre de Teresa de Calcuta. Uno veía la cara de los entrenadores, sus gestos, su carnet del partido sobresaliendo del bolsillo y entendía las razones profundas por las que todo funcionaba tan bien. En aquellos días Nadia Comaneci se bajaba de las barras asimétricas y el entrenador la abofeteaba en nombre del camarada Ceausescu. Y eso era para felicitarla después de una puntuación perfecta. Hoy en cambio los entrenadores rusos y rumanos corren a abrazar y felicitar a sus pupilas incluso si cayeron sentadas en la mesa de los jueces.

De aquello quedan apenas recuerdos y los equipos de Cuba y Corea del Norte. Los cubanos de vez en cuando patean un árbitro sospechoso de complicidad con el enemigo o muerden a algún rival pero es más por inercia, por esos reflejos condicionados que se le van creando a uno cuando ha hecho muchas colas en su vida que por convicción ideológica. Los coreanos, bueno, son un caso aparte. Se comportan no como si el Muro de Berlín siguiese intacto sino, como si no se hubiesen enterado que la Guerra de Corea ya se acabó en empate. Seguro que los atletas se estarán preguntando por dónde anda la delegación de la Unión Soviética o la de la RDA con sus mujeres invencibles para pedirles consejo de cómo arreglarse el bigote.

Continuará

5 comentarios:

Armando Tejuca dijo...

Ah, pero hubo juegos olímpicos?. Pa’ la otra avisen.
Lo bueno de estos juegos es que sin haberlos visto me muero de la risa con tu articulo.

Anónimo dijo...

Y tengo que esperar a mañana pa´la parte III, Asere? Jorge S

David Prego dijo...

Hola Enrisco,

mira esto

http://www.youtube.com/watch?v=RJYEcvgCNJk&feature=related

y te empezarás a imaginar cuánto no se hizo y se hace con nuestros atletas de alto rendimiento de las EIDES, etc....No convirtieron a Maria Caridad Colón en un macho como al protagonista del video?
Un país pequeño, bloqueado, con más medallas de oro per cápita en el mundo, de qué color serán las pastillas que atesoran los archivos de Villa Marista?

Anónimo dijo...

Los juego solimpicos siguen siendo la gran fiesta del deporte...a pesar de que andan buscandose a si mismos en estos tiempos turbulentos. No hay otra fiesta ni habra otra fiesta y, en su conjunto, es un lindo evento aun si el boseo ha pasado a ser una verdader verguenza deportiva con sus almohadones y con esos referees que hacen politica (y tal vez dinero) con sus puntos. Y por otro lado, Enrisco, tu humor ha bajado su calidad. Yo lo atribuyo no a la falta de eso que te sobra, talento, sino a la falta de practica. No te dejes cohetear por esos criticones envidiosos que nunca dejaran de usar tu habilidad de escribir humor como un detrimento a tus otras habilidades en ensayo, ficcion, y teoria.

Ernesto Fuster dijo...

Deliciosos articulos, cargados de humor, de ensenanzas, de historia. Muy agradables leerlos.
Alguien sabe que paso con el blog de Octavo Cerco?