lunes, 29 de agosto de 2011

Estar institucionalizado

En la película The Shawshank Redemption (Cadena perpetua en español) hay una escena que sirve para entender muy bien cierta inercia que rige la vida de muchos cubanos, incluso una vez que salen de Cuba. Los presos discuten la –para muchos incomprensible- violenta resistencia del bibliotecario Brooks a ser puesto en libertad tras pasar medio siglo en prisión. Es entonces que Red (Morgan Freeman) define su concepto de estar “institucionalizado”, un concepto muy útil para explicar cualquier sistema diseñado para quebrar la voluntad de las personas.

No hay nada malo con Brooks. Solo está institucionalizado, eso es todo. […] El hombre ha estado aquí cincuenta años Heywwod ¡Cincuenta años! Este lugar es todo lo que conoce. Aquí, él es un hombre importante, un hombre educado. Un bibliotecario. Afuera no es más que un viejo desgastado con artritis en ambas manos. No podría siquiera conseguir un carnet de biblioteca si lo intentara. […] Estos muros son curiosos. Al principio uno los odia, luego se acostumbra a ellos. Entonces el tiempo pasa y terminas dependiendo de ellos. Eso es estar "institucionalizado". […] Ellos te envían aquí de por vida y eso es justo lo que toman de ti. En cualquier caso la parte que cuenta [de la vida].
Si eso ocurre con una cárcel imagínense cuando los muros no son muros sino playas a las que hemos aprendido a llamarle "la patria".

11 comentarios:

Armando Tejuca dijo...

Ya sé, entonces aquello del "año de la institucionalización"… ya, haberlo dicho

Anónimo dijo...

Y ahi mismo salio y se suicido...

Garrincha dijo...

coño, teju... ¡aaaaaaaaaagh!

Alexis Cundejo: dijo...

Por ahi van los tiros, estar institucionalizado es mas o menos como haber recibido un lavado, almidonado y plachado de cerebro.

Alejandro Fernandez dijo...

Desde que vi la pelicula en la Habana siempre le encontre paralelos a lo que estabamos viviendo. La verdad que nos sentiamos como presos. Siempre supe que de esa isla prision me largaria.

Eliezer J Soler dijo...

Una forma muy clara y precisa de definir la sicología de muchos cubanos nacidos bajo la dictadura que aun aquí no cortan el cordón umbilical del adoctrinamiento. Por suerte hay muchos mas que escapan a esta definición y son los que nos hacen sentirnos orgullosos de ser cubanos .

Inesita Correcalle dijo...

¿ Y dónde dejamos el Síndrome de Estoeselcolmo, adquirido por muchos cubanos poquito a poco durante décadas????

Anónimo dijo...

por cuarenta años pedí permiso para orinar, no puedo hacerlo sin avisar

Anónimo dijo...

La patria.. O la Universidad!..
Saludos!, Buen post :)

Javier Nueda dijo...

Yo soy uno más que esta institucionalizado, no soy cubano, pero si que e conocido y sufrido en mis carnes Cómo esos muros de una prisión me han marcado de por vida incluso estando ya en libertad

Javier Nueda dijo...

Yo a pesar de no ser cubano se bien lo que es estar institucionalizado y sufrido en mis carnes lo que los muros han hecho conmigo y realmente no se podría haber explicado mejor con la escena de la película de cadena perpetua . En mi caso e llegado a pensar en la misma solución xq es la más sencilla, pero realmente la condena la estoy pagando ahora en la calle xq los muros se volvieron conocidos y prácticamente es como si se hubieran venido conmigo.