viernes, 8 de agosto de 2008

Olímpico [actualizado]

La última vez que estuve realmente interesado en unos Juegos Olímpicos tenía doce años, edad todavía propicia para el entusiasmo deportivo. Eran los Juegos del osito Misha (ese por el que Carlos Varela todavía siente una inconsolable nostalgia), en tiempos en que una campeona cubana se podía llamar María de la Caridad y que la ausencia de los Estados Unidos (junto a otros países) se hacía más inexplicable de lo que ahora se me hace la nostalgia de Varela. Protestaban por la invasión soviética a Afganistán un hecho que según nuestra aguerrida prensa, nunca había existido. En lo adelante Cuba se daría a la tarea de no perderse ninguno de los siguientes boicots olímpicos. El primero –a los Juegos de Los Ángeles- en compañía de todo el campo socialista europeo y el segundo –a los de Seúl con la no tan numerosa pero no menos digna compañía de Corea del Norte, Etiopía y Nicaragua. Cuba no sólo no asistió sino que para la prensa cubana esos Juegos fueron tan inexistentes como la invasión de Afganistán o la llegada del hombre a la Luna. (La única noticia publicada de los Juegos de Seúl fue la descalificación del corredor Ben Johnson por consumo de esteroides.) Cuando los Juegos regresaron a la prensa y la televisión cubanas trasmitidos desde Barcelona ya las olimpiadas me dejaban bastante frío. No sólo había dejado atrás la reconfortante ilusión de que el lugar que ocupara Cuba en el cuadro de medallas era un signo del estado de salud nacional o al menos un contrapeso a nuestras carencias. También estaba el hecho de que las competencias olímpicas que más podían interesarme, a excepción de unas cuantas disciplinas (sobre todo el atletismo) no reunían a los mejores deportistas del planeta. Si hay que asumir el tonto principio de que del lugar en el medallero es síntoma del estado de la nación habrá que aceptar que Cuba nunca estuvo mejor que en 1904, recién estrenada la república, cuando alcanzó el tercer lugar en el medallero gracias al equipo de esgrima encabezado por Ramón Fonst (acompañado de los norteamericanos Charles T. Tatham y Albertson Van Zo Post y del cubano Manuel Díaz) con cuatro medallas de oro, dos de plata y tres de bronce. Extraña época en que atletas extranjeros optaban por representar a Cuba y no a la inversa. (El Granma, al que siempre se le hace difícil lidiar con datos como éste calificó hace poco la posición alcanzada por Cuba en aquellas olimpiadas como un “sui géneris tercer lugar”; de la misma manera ha evitado reconocer que Fonst ha sido el mayor medallista olímpico cubano y latinoamericano de todos los tiempos.) Sigo sin creer que el medallero olímpico sea indicio de mucho y para confirmarlo está la sospecha de que este año el equipo cubano quedará bastante por debajo de los resultados de Barcelona y Atlanta, cuando el país andaba sumergido en lo más profundo del período especial. Con los equipos de béisbol y el voleibol femenino menos dominantes que en la pasada década, el boxeo reponiéndose de una hemorragia de deserciones de sus mayores talentos las mayores esperanzas de Cuba recaen en otros deportes de combate y en el atletismo. Aventuro que Cuba alcanzará un máximo de 8 medallas de oro aunque todo apunta a que alcance seis o menos. Y la verdad es que no me importa mucho. Si a alguien trataré de seguir es al corredor de 110 metros con vallas Dayron Robles, un muchacho de 21 años que ya es recordista mundial. Para mí no es el favorito: es demasiado joven y su principal rival es el ídolo chino Liu Xiang, actual campeón olímpico y mundial. Sólo vencerá si gana antes la batalla de los nervios y lo veo difícil con todo el público en contra. Aún así no puedo evitar hacer mis apuestas emocionales a favor del cubano de la misma manera en que cuando se trata del equipo de béisbol prefiero que pierdan hasta con Aruba si es posible. Y luego no me digan que la política no tiene nada que ver con el deporte porque de otra manera no se entiende el empeño del gobierno chino en celebrar estos juegos.
P.D.: Lo único destacable que se puede decir del equipo cubano con respecto a otras citas es que tendrá menos desertores que nunca. Y que ha sido, con diferencia, la delegación peor vestida en la ceremonia inaugural.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente comentario Enrisco; agudo y directo al pecho. Ignoraba esos datos del equipo cubano de esgrima de 1904. A propósito, ¿sacaste esa información de algún sitio Web en particular?, ¿hay alguna página que documente, desde que comenzó a participar, el desempeño de Cuba en juegos olímpicos? Gracias.

luisc dijo...

Pensé que yo era el único "antiolímpico" por aqui.... pero ya veo que, al menos, somos dos (será tema generacional?)
Nunca le fui a Cuba en nada. Pero cdo un deportista cubano rompía sus cadenas, intentaba al menos saber cuál era su suerte.
Abrazos desde aqui abajo....
L

enrisco dijo...

gracias anonimo pero si buscas en google "Cuba" y "juegos olimpicos" te salen un monton de sitios. el problema es que tienen muchos errores y contradiciones entre ellos. en uno de ellos te ponen como maximo ganador entre los cubanos a Ramon Fonst con tres de oro cuando en realidad deben ser cuatro: una en Paris y tres en St. Louis. no he encontrado ningun sitio que me convenza del todo la onformacion asi que hay que ir escarbando hasta dar con la informacion. saludos casaca. un abrazo.

Anónimo dijo...

Yo prefiero ver el Discovery Channel, comienza la semana del tiburón....
Eso de las Olimpiadas es un cuento chino...
Saludos

Anónimo dijo...

Tienes razon con lo de la pinta.....

Anónimo dijo...

oyeme pero viste la ceremonia inaugural? connnnyyyyo!

Milena dijo...

Me gusto mucho este post, Enrico.
Me fastidia cuando la gente justifica la dictadura de 50 anos por el hecho de tener el primer lugar en el medallero a nivel america latina. Asi que ese dato que das sobre 1904, me parece buenisimo.

bustrófedon dijo...

Las esperanzas, en los saltadores.
La negación de visa, a la italiana
y a los que intenten huirle a La Habana
unos grilletes y unos asesores

que les recordarán cada minuto
que en el equipo revolucionario
el sacrificio es bueno y es diario
y el desertor, peor que el escorbuto.

En busca de medallas, a La China,
va la delegación de los rehenes.
¡A conquistar la gloria del deporte!

Con sus preseas de oro (y calamina)
comprarán leche en polvo, trigo, trenes...
¡y aliviarán el hambre y el transporte!

APENAO dijo...

No es facil salir de Cuba para pedir asilo en China . Primero yo pienso que los chinos lo(s) mandarian para Cuba usando "mecanismos capitalistas" (como UPS overnight). Segundo, se pueden prever agunas dificultades con el idioma. Jamas he visto un cubano hablando chino....

raúlciro dijo...

Oh, imperdonable, ya es 13.08.08, otra vez se nos escapa la ocasión.
Un abrazo, Deportistas.
Yo lo estuve celebrando a mi manera, nadie hacía caso a lo que gritaba... por las calles de Granada justo a las doce de la noche del 12. Bueno, y curiosamente en el reproductor de música "del carro" sonaba Quicksand del David Bowie. ¡Oh, cuánto doble sentido!
Lo siento, no tengo "madera de héroe", ellos casi siempre terminan en el mural de turno.
Yo lo he celebrado a mi modo, hasta le hice, días atrás, un tema al funeral arrebatado... Nada, Tricolor, hermanos, tricolor... "hay que creer".
Otro abrazo pa los que no estén sudaos.

superávit(arenasmovedizas) dijo...

13.08.08. Un buen día para recordar este tema de 1994; un buen concierto en la salita pequeña del Museo Nacional "Bellas Artes". Manuel Orza "el pocho", bajo; Eduardo Espasande, batería; Pedro Pablo Pedroso (PPP), violín; y los "hermanitos falsete" en voces y guitarras acústicas. Es una grabación de Victor Bencomo y Abelito "Spinetta" entonces.
El tema es una versión del original "Quicksand" de David Bowie. ¡Ay, cuánto doble sentido, qué poco valientes!!!
Un respeto, coño, ¡Firmes, cojones!!! La verdad danza.

enrisco dijo...

gracias raul pero cuando trate de descargar la cancion solo estaban los primeros acordes. como puedo hacer para tener la cancion completa? por que ademas de mandarmela no la cuelgas en youtube con las imagenes que quieras ponerle? y gracias por lo de Batista. Me has dado un monton de ideas que luego te comento. abrazotes.

Anónimo dijo...

Enrisco un placer de entrar el tu Blog.

Yo soy el te tengo propuesto como Jefe de Redaccion de EER.

Hasta la fecha no se si me han hecho caso pero persistire.