viernes, 20 de mayo de 2011

Pedro Pablo Oliva: la inocencia culpable

La más llamativa de las noticias que viene hoy de ese país sin noticias que es Cuba es el cierre del taller del pintor Pedro Pablo Oliva y su expulsión de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Pinar del Río en la que era delegado. Por reunirse con disidentes dicen, por pedir el multipartidismo dicen. Ante la tentación de inventarse un disidente convencido es mejor acercarse a los hechos. El pintor quería sentirse libre de reunirse con todo el mundo, incluso si son disidentes de los que salen por televisión con cartelito de disidentes. O si el compañero destacado en Miami, Edmundo García, le hace una entrevista hace unos cuantos meses decir, además de que le debe su condición de pintor a la Revolución o que Fidel Castro le merece ternura, que cree necesario que en Cuba haya más de un partido. Es bueno tenerlo claro. Oliva no es disidente ni nada que se le parezca. Es como cualquier cubano -o incluso mira la Revolución con más simpatía que la mayoría de ellos- solo que piensa que puede de vez en cuando reunirse con quien le parezca o decir lo que piensa, incluso si puede resultar incómodo. Y parece que eso todavía no entra en el ámbito de lo permisible.
Les dejo el fragmento de la discordia en el que el compañero Edmundo puja con él sobre si es posible y necesaria la existencia de más de un partido en Cuba:


Pedro Pablo Oliva: […] Yo soy partidario de la creación, de la formación, de otro partido político en el país. Es un atrevimiento, cuando alguien lo oiga va a decir “éste está loco”, pero…


Edmundo García: Como ésta es una conversación entre tú y yo, ¿nunca has pensado que en Cuba otro partido político sería, automáticamente, el partido de los norteamericanos?


PPO: No necesariamente, ¿por qué?


EG: Por la financiación que, en forma de ingerencia, emite el gobierno de Estados Unidos, que no lo hace en el resto del mundo.


PPO: Yo lo sé, pero te estoy hablando de un partido con un determinado pensamiento y una determinada línea de trabajo.


EG: A ver…


PPO: Yo te entiendo.


EG: No, no me tienes que entender. Lo que hace Estados Unidos aún sin haber aquí dos partidos, tres partidos, en cuanto a financiación de eso, a financiación de partidos…


PPO: No necesariamente tiene que ser un partido que acepte financiación de Estados Unidos, ¿por qué?, ¿por qué tiene que ser así? No necesariamente, hay cubanos aquí que no necesitan eso, que tienen su pensamiento, su lucidez, su manera de ver del mundo y no necesariamente hay que tener un apoyo de Estados Unidos, ¿por qué?


EG: Bueno, yo comparto esa opinión tuya, ahora desde el punto de vista de que nunca debía haber injerencia, pero la realidad demuestra, desde la segunda carta de Jefferson hasta nuestros días la permanente injerencia de los Estados Unidos en los asuntos internos de Cuba, buscando el derrocamiento de la Revolución y el gobierno, primero el apoyo a los gobiernos anteriores, que eran afines, segundo los asesinatos políticos, invasiones militares, subversión, dinero, partidas millonarias, grupos de oposición, todo eso es una realidad que está publicada ya por los Estados Unidos.


PPO: Pero Edmundo, vamos a ver una cosa, ¿tu no piensas que las personas tienen derecho a unirse a un grupo que tenga puntos comunes? Todo el mundo tiene el derecho de hacerlo, entonces ¿por qué no?

8 comentarios:

Anónimo dijo...

pobre hombre... es cierto que la pintura intoxica...

Anónimo dijo...

Enrisco:

Leo siempre y con fruición tu blog. Pero hoy no puedo terminar el post. Leo la frase "en Cuba otro partido político sería, automáticamente, el partido de los norteamericanos" y me es imposible seguir. No conozco al señor que la dijo. Después de leerla, no me interesa conocerlo. El cuento inmoral e imbécil de que en Cuba disentir o pensar es sinónimo de ayudar a la invasión de Estados Unidos, que se lo hagan a otro. Y que lo lea otro. (Y discúlpame esta descarga que no es para ti.) Un abrazo,

TD

Lazaro Gonzalez dijo...

es un crimen a un maestro y a un hombre bueno. es un crimen cometido contra todos nosotros.

Güicho dijo...

Título alternativo: Obligado chupar y prohibido tocar pelotas.

Anónimo dijo...

es el mismo argumento del régimen de la habana, repetido por edmundo, lopez-levy, el crápula de ricardo alarcón y todos los que creen que disentir presupone un acercamiento a la política de los eeuu... pero si de acercamiento se trata, qué coño hacen lopez-levy, edmundo y tanto otros que nos llaman plattistas en los eeuu.... me cago en ellos, todos.

Anónimo dijo...

Yo tú me cuidaría de defender a este personaje que tiene historia detrás, y bastante sucia.

Enrisco dijo...

no se la historia anterior de ese señor y de cara a este asunto tampoco me interesa. cuando se trata de defender los derechos de alguien esa historia anterior no importa porque esos derechos que se defienden en su caso son los mismos que les pisotean a todos los demas. no descarto que como otras tantas veces luego de que se arme un poco de escandalo lo llamen, le pasen la mano y el propio pintor denuncie la sucia campaña mediatica del exterior y reactive su compromiso con la revolucion. ha pasado muchisimas veces y sin embargo el deber de todos es seguir defendiendo cada vez que a alguien le nieguen un derecho como si fuera la primera vez.

Inesita Correcalle dijo...

Edmundo y su mala leche dan deseos de vomitar. Creo que él asume esa actitud pro fidelista o pro revolucionaria por llamar la atención, ya que profesionalmente es un mediocre en comparación con otros periodistas (que él no lo es) y comunicadores cubanos de aquí y de Cuba. Serruchador de pisos suma cum laude tiene bien merecido el sobrebombre con el que le conocen popularmente: Inmundicia.