miércoles, 3 de diciembre de 2014

Rumba en Nueva York

Hace un par de noches, el pasado lunes 1ro de diciembre se ofreció, ante más de ciento cincuenta espectadores, el estreno del documental Rumba clave blen blen blen del realizador cubano Arístides Falcón Paradí en el marco del African Diaspora International Film Festival. Fruto de no menos de cuatro años de trabajo, múltiples pesquisas y sobre todo una continua devoción y complicidad hacia su objeto de estudio que es de la rumba género y complejo cultural en la ciudad de Nueva York y alrededores.

La discreta estructura de Rumba clave blen blen blen donde todo parecer pasar por la pantalla de una manera más o menos espontánea consigue la dificilísima tarea de entrelazar y dar sentido a las múltiples historias que aborda sin perder su frescura: la del género propiamente dicho; la de su relación con las religiones afrocubanas; la de su inserción en los Estados Unidos; la de la importancia de una ciudad como Nueva York en el desarrollo de la rumba; la de la comunidad emigrante en la que es practicado el género; la de la rumba como medio pero también como forma de vida; la de las diferentes oleadas migratorias con énfasis especial en el éxodo del Mariel; and last but not least las de las vidas de muchos de los principales apóstoles de la rumba en Nueva York con la presencia de muchos de ellos como entrevistados en el film. Tal es el caso de Cándido Camero, Orlando "Puntilla" Ríos, Pedrito Martínez, Pupy Insúa, Román Díaz, David Oquendo, Jerry González y Vicente Sánchez sin descuidar las esclarecedoras intervenciones de expertos como el profesor Robert Farris Thompson.

Rumba clave blen blen blen ha resultado ser –y no se busque en esta frase la dosis de condescendencia que usualmente se destina hacia las representaciones de la cultura popular sin importar su factura- un testimonio al mismo tiempo exhaustivo y conmovedor del transplante y arraigo de un género de feroz autoctonía en una de las más arduas y diversas metrópolis del planeta. Los aplausos emocionados y continuos del público que asistió a la proyección dieron fe de ello.

2 comentarios:

Blanca Arregoitia dijo...

Me encanta tu elocuencia!...Exactamente llo que hubiera dicho si tuviera tu elocuencia :)
Es cierto que el estilo es tan espontaneo como su creador...y como la rumba del parque...
Gracias Ary por hacernos parte de tu historia.

Blanca

Aristides dijo...

Gracias a ambos, por la buena nota y comentario. Son generosos mis amigos. A ustedes un abrazo,
Arístides