miércoles, 31 de diciembre de 2014

Se abre el debate

Con el "affaire Bruguera" en pleno apogeo Lázaro Saavedra, último Premio Nacional de Artes Plásticas expone su siempre respetable opinión a través de su conocida Galería I-Meil. Sin tiempo a entrar en el debate de momento -ahora me entero que Bruguera ha vuelto a ser detenida- solo adelanto mi desacuerdo con lo que se anuncia desde el título. Con provocaciones como las de Tania Bruguera ganan los derechos civiles de todos. Los derechos elementales como el de la libertad de expresión están diseñados justamente para que provocaciones como las de Tania Bruguera tengan sentido. Sin más los dejo con el texto de Saavedra.

Tania gana, los derechos civiles continúan perdiendo

“El arte es una prenda a la que, a veces, hay que darle de comer violaciones a los derechos civiles” Tata Watashi

Tania ha aprovechado una situación específica para plantear un problema mediante un intento de acción “aRtivista”. Sabe perfectamente de antemano que tiene únicamente dos respuestas a su propuesta: “sí” o “no”. No importa, cualquiera de las dos vendrá bien, sea  positiva o negativa, será otro aporte a su currículo artístico,  más que  algún logro en cuanto a materia de derechos civiles. Ella conoce el juego y lo activa, los demás no tienen otra opción que ser parte del juego. En ambos casos, desde un principio, no tenía nada que perder en el plano profesional, todo lo tenía a su favor, ya fuera ante la posibilidad de realizar su performance (acción aRtivista) o en el caso contrario: la censura, la cual conlleva a que “El susurro de Tatlin” se convierta en La Bulla de Tania, con todo los personajes implicados interpretando su papeles según el guion previamente establecido para estos casos: propuesta de plataforma, redes sociales, coberturas mediáticas, apoyos, alertas, diálogos, negociaciones, represiones, detenciones, solidaridad, liberación, etc. A pesar de los pesares, permitan o censuren, en ambos casos habrá performance. Tania y sus seguidores, se encargarán de fundamentar y teorizar todo a posteriori. En este sentido y en esta oportunidad, “#Yo también exijo” fue una estrategia bien pensada (o intuida). Su “acto creativo” radica en buscar, encontrar, aprovechar y plantear un problema que incluye dos posibles “respuestas” previamente “programadas”, (la añeja fórmula conductista estimulo-respuesta), cualquiera de las cuales, mediante un golpe mediático, anotaría un tanto a su carrera profesional. Si en Cuba, cualquier ciudadano de a pie que resida en el territorio se implica en acciones  disidentes o de oposición abierta contra el gobierno, las repercusiones negativas de dichos actos sobre su vida cotidiana no se harán esperar, sobre todo si es un desamparado don nadie. Para un artista cubano (amparado don alguien) que pase la mayor parte del tiempo fuera de Cuba y utilice la lucha por los derechos civiles como un medio de aRtivismo circunstancial en el territorio cubano, cualquier enfrentamiento con el gobierno no tendrá una repercusión negativa real en su vida cotidiana porque está fuera del radio de acción de este, todo lo contrario, venir a Cuba es una vía para acumular “méritos laborales” para el “circuito internacional” del arte “global” a partir de una confrontación directa contra un gobierno autoritario. Cuba continúa siendo un lugar donde ocurren cosas interesantes, hace unos meses por ejemplo, el Estado visible de la República Independiente de la Habana puede exhibir una exposición de Pedro Pablo Oliva que el Estado invisible de la República Independiente de Pinar del Rio se negó a exhibir.

¿Puede alguien concebir un performance, en nombre de los derechos civiles, sabiendo de antemano que se lo van a prohibir y aprovechar la censura a su favor? La respuesta es positiva y Tania lo acaba de demostrar. Hace mucho tiempo leyó a Foucault y conoce que quien controla el espacio controla la conducta humana. Lo anterior es aplicable a cualquier tipo de espacio, ya sea el de una institución “pública” del sistema del arte o un espacio público fuera del sistema del arte. Yo no sé si el “Estado” ha leído a Foucault, pero lo aplica muy bien. En Cuba, el espacio público lo controla el Estado, las movilizaciones espontáneas no son bienvenidas. La violencia institucional, especialmente en el interior del país, contra cualquier manifestación callejera considerada como disidencia u oposición hacia el sistema dan fe de ello. Únicamente en el verano del año 1994, durante el “maleconazo”, fue que el Estado perdió brevemente el control del espacio público en una parte de la capital. Otro ejemplo entre tantos: desde los 90, Oscar Elias Biscet en nombre de los derechos humanos  intentó actuar en el espacio público capitalino, y en el de provincia, para operar sobre la conducta del ciudadano de a pie mediante métodos de desobediencia civil y  la reacción del gobierno fue dura contra su persona. La calle es del Estado, llámese este Fidel o Raúl, recuérdese la consigna: “¡Esta calle es de Fidel!”. Tania sabía perfectamente que no le iban a permitir realizar la obra, de lo contrario es ingenua, o está padeciendo amnesia por estar más tiempo fuera que en Cuba, y olvidó como se mueve esto aquí dentro ¿es que no recuerda como le “impidieron” continuar con la publicación independiente de “Memoria de la posguerra” a principio de los 90? ¿Olvidó lo que sucedió en la X Bienal de la Habana en el 2009 con “El susurro de Tatlin # 6”? ¿Acaso pensó que las cosas cambiaron de un día para otro por un toque mágico el 17 de diciembre de 2014? ¿Creyó que le iban a decir: “bienvenida, la plaza es del pueblo, abramos todos los micrófonos y que se escuchen todas las voces, la policía está para proteger a cualquier ciudadano que exprese libremente lo que piensa”? No lo creo.

Dentro de la cultura, y en este caso las artes visuales, los desbalances entre las relaciones arte-política siempre se van a caracterizar porque todo arte político comienza pensándose ilusoriamente más como política que como arte para al final terminar como siempre, siendo más arte que política y con todo el sistema del arte soñando que fue más política que arte. Un ejemplo clásico: siendo consecuente con  el concepto artístico de “escultura social” creado por Joseph Beuys, que para él era la manera en que somos capaces de modelar o dar forma  a la sociedad en que vivimos (una especie de empoderamiento civil),  el artista germano se nos queda como un aprendiz de escultor ante “escultores sociales” como José Martí, Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Lenin, Lutero, etc.

Comparto al 100 % las razones de la carta de Tania del 18 de diciembre de 2014 desde el Vaticano, razones que sobrepasan y anteceden su carta, pero obras son amores y no buenas razones. En este país hay muchas personas que llevan años luchando por los derechos civiles, pienso que ellos hubieran, de alguna manera, amado a Tania si en los momentos de cualquier forma de hostigamiento ella hubiera estado cerca, haciendo arte útil al menos. Para ellos la lucha por los derechos civiles comenzó  hace bastante tiempo, no el día 30 de diciembre del 2014 a las 3:00 de la tarde en la Plaza Cívica (de la Revolución). Desde el Vaticano, el penúltimo párrafo de su carta, cito: “Hoy me gustaría proponerle al cubano donde quiera que esté que salga a las calles el próximo 30 de diciembre a celebrar, no el fin de un bloqueo/embargo, sino el principio de sus derechos civiles.” De todas maneras, ¡Bienvenida!

Como sucedió con “El susurro de Tatlin # 6” (El Susurro del Lam) en el 2009, Tania se irá de Cuba con otro “gol” para su currículo artístico, con miles de anécdotas, será criticada y también celebrada por su osadía y valentía en redes sociales reales y digitales, algún que otro crítico o curador la incluirá oportunamente en textos sobre arte contemporáneo, curadurías, etc. En este país quedaran miles de cubanos luchando por los derechos civiles, y como siempre desde fuera habrán cientos o miles empujándolos: el que empuja no se da golpe. Y no se confunda lo anterior con un verdadero apoyo exterior. Pero también quedaran personas pensando que “#Yo también exijo” fue una acción infantil al estilo de “oe caballero, vamo’ pa’ llá pa´armar bulla”. Y si nos arrestan, mejor todavía, cada maltrato, será un mérito.

Si en un lado de la balanza ponemos algún modesto aporte de  “#Yo también exijo” a la lucha de los derechos civiles en Cuba y del otro a “#Yo también exijo”  en sí, tenemos más de  provocación con “#Yo también exijo” de Tania Bruguera que algún logro o avance en materia de derechos civiles que no sea el hecho archiconocido, confirmado y repetido una y otra vez: el gobierno no acepta abrir todos los micrófonos y que se escuchen todas las voces. Estamos cansados de escucharlo y padecerlo. Eso lo sabe todo el mundo incluido el gobierno, lo que sucede es que a este no le gusta que se lo recuerden o lo hagan visible, como se ha confirmado en parte con “#Yo también exijo”. Y está bien repetirlo hasta que un día se abran. Si Cuba hubiera sido un país donde los micrófonos hubieran estado abiertos para todas las voces, nunca hubiera existido “#Yo también exijo”, como han existido tantas otras cosas de las que nadie se ha enterado.

Realmente  lo interesante (y por supuesto lo menos fácil), para ser consecuente con los objetivos, hubiera sido haber creado a través del arte, o el aRtivismo, una estrategia efectiva y real de “abrir los micrófonos” para que se escucharan “todas las voces”. Es decir, Tania debió haber encontrado una vía inteligente, evadiendo la censura o estructuras formales de control social, buscando, creando (para eso es una creadora) una zona temporalmente autónoma (TAZ) donde se hiciera posible “abrir los micrófonos” para que se escucharan “todas las voces”. Pero fracasó en su intento, las voces siguen esperando ser escuchadas. Considero que cualquier ciudadano de este país, incluyendo toda forma de disidencia y oposición tienen derecho y deben tener oportunidad de ser escuchados públicamente por todos, al igual que la tiene el Estado. El reto sigue en pie…. Igualmente problemas tan añejos como: ¿Son los derechos civiles uno de los tantos medios para hacer arte o es el arte un medio para luchar por los derechos civiles? ¿Es el arte, o el aRtivismo, un medio realmente efectivo para luchar por los derechos civiles? ¿Cuál es la idea de nación que estamos construyendo? Tania finaliza su carta desde el Vaticano, cito: “Asegurémonos que sea el pueblo quien se beneficie de este nuevo momento histórico. Patria es lo que nos duele.” Pero todos sabemos que a cualquier artista lo que más le duele es no poder  vivir de su arte y el umbral del dolor de algunos artistas con respecto a la Patria es bastante raro y caprichoso. Lo que si le duele a cualquiera es que le pisen un callo.

Lázaro A. Saavedra González
30-12-2014

30 comentarios:

Teresa dijo...

Desde la República Independiente de MICASA en West New York, NJ pregunto: ¿Las reales y no probadas intenciones de Bruguera justifican la reacción de las ¿?autoridades?


Teresa Cruz

Néstor Díaz de Villegas dijo...

Bueno, Lázaro Saavedra "desenmascara" a Tania, y se erige en supercrítico de arte, cita a Lenin, Martí y Beuys como escultores sociales, repite ochenta veces que La Brugera se anotará mil puntos en el currículo (si no lo habíamos entendido, Saavedra se encarga de repetirlo una vez más, y otra más), que la prensa extranjera es el verdadero público de Tania, con lo que parece haber entendido y no haber entendido ni papa. Es que cuando se trata de criticar por criticar hay que andar con pie de plomo, de lo contrario un Premio Nacional de Whatever puede sonar como un simple Saavedra (el de Miami), el ataque es más inexplicable que lo atacado, porque ni somos bobos ni se nos escapa que se trata de "otra cosa" (duh!), que hay algo más que una simple convocatoria a una acción derrotada de antemano, y sin embargo ahí está, Tania Bruguera logró alborotar el gallinero y sacar a Saavedra de su cátedra de Premio Nacional, lo único que le ha faltado es dejar de referirse a la disidencia en tercera persona, porque al parecer no se entera de que él mismo es un disidente (o por lo menos así lo vemos desde afuera, donde se anotó diez mil puntos durante la Guerrita de los I-Meils, tanto así que su galería virtual adopta el nombre de esa guerra en la región utópica), porque lo verdaderamente extraño es una disidencia premiada con Premios Nacionales y alabada tanto en Cubaencuentro como en La Jiribilla. Acto supremo de malabarismo saavedrino, escultor de la opinión pública que no se da cuenta de que si salió de la Galería es porque Sandra le (nos, les) buscó la lengua.

cubasno dijo...

La verdad es que me parece una reacción mierderamente cínica de Saavedra que suena más a pataleta envidiosa que a verdadero análisis de lo que está pasando. Por supuesto que Tania es una artista, hace lo que sabe, no es Martí ni Gandhi, y me parece cobarde echarle en cara que lo haga desde fuera, como si la protesta fuera un patrimonio exclusivo de los de adentro, como quisieran los castros y Abel Prieto. Por otro lado, ella ya protestaba cuando vivía en Cuba y no era famosa, el mismo Saavedra menciona Memorias... y otras acciones que pudieron meterla en candela y lo hicieron más de una vez. Que no es una mártir, claro que no, ni tiene que serlo, tampoco lo es Saavedra ni ninguno de los artistas críticos que viven en Cuba o afuera. Si Saavedra piensa que Tania debía haberlo hecho de otra misteriosa manera y "hacer escuchar las voces", pues adelante, que lo haga él, que nombre y poder de convocatoria le sobran. El mismo cainismo ibérico pasado por pasta de oca de toda la vida, en lugar de apoyar y sumar ponerse a buscarle las cinco patas al gato para al final justificar la inacción. Saavedra es demasiado inteligente para no darse cuenta de que le está haciendo el juego al sistema mucho más de lo que supuestamente, según él, se lo ha hecho Tania. Por qué lo hace, él lo sabrá, pero esta Respuesta tan Rápida huele feo, y a mí que siempre me han gustado las cositas de Saavedra...
En resumen, creo que las cosas son mucho más simples de lo que las quiere hacer, como tú lo resumes claramente. Tania hizo algo para cagarles el desfile triunfal a los inocentones verdaderos y a los descaraos que se hacen los bobos, y para que se discuta de nuevo lo que todo el mundo le concede al Estado cubiche sin pensarlo siquiera. Está haciendo lo que un artista político decente tiene que hacer: intervenir en el espacio público y en el discurso público y sacar a relucir lo que el Estado y sus Kchos de yegua y hasta sus cínicos saavedras quieren sacar de circulación. Pedirle más a Tania es no sólo hacerse el bizco frente a lo que ella quiere discutir, sino pecar de santurrones y contribuir a que las cosas sigan como están.

Armando Chaguaceda dijo...

Creo que las cosas valiosas que dice Lazaro (un tipazo cuya obra muchos disfrutamos y agradecemos) se eclipsan por los yerros que comete (en varios puntos) justo bajo la grave coyuntura...ya lo sabemos: Tania se queda encerrada en la isla, bajo riesgos que no creo le dejen pensar mucho en su CV como menciona el pintor

Anónimo dijo...

Siempre va a pasar lo mismo. Cuando alguien hace algo qe destaque la represión que hay en la Isla de Cuba, siempre va a haber alguien que busque un motivo oportunista para darle poca importancia al hecho en si. Por que no pueden pensar que lo hizo para demostrar una vez mas que los dueños del país (los Castro) no piensan ceder ni un apice a una aperture democratica y lo que deseaban era la liberacion de los cinco asesinos como una jugada politica para seguir manipulando a los cubanos de la isla y a todos los incautos de otros paises.

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Copio lo que acabo de escribir en facebook.
Puede ser que en la intervención de Tania exista mucho de oportunismo, de comportamiento egótico y de esfuerzo por lanzar su carrera, pero Lázaro no dice que Tania también se arriesga (y lidiar con las autoridades y servicios de inteligencia cubanos no es cosa de juego). Su intento por lanzar su CV fácilmente podría costarle una temporada en el Combinado del Este. Por otra parte, la obra de Tania está teniendo una incidencia, y no tan discreta, tanto dentro como fuera de Cuba. En su escrito Lázaro parece estar conforme con las reglas de juego establecidas por las instituciones cubanas. Unas reglas que toleran la existencia de un arte socialmente crítico a cambio de que no tenga ninguna resonancia social en la isla. Esas reglas de juego son las que Tania se propuso transgredir. Y esta es una de las funciones del arte.

Ernesto Menéndez-Conde dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Tocorororo dijo...

Resumiendo, Savedra quería "cagar" a Tania y con su escrito, la limpió y salió cagado él. Si la envidia fuera tiña...

Anónimo dijo...



Estimado Lázaro,

Nos conocimos hace un año, cuando pude apreciar directamente tu obra y tus ideas, por las cuales guardo admiración y respeto. Ahora leo tus reflexiones en torno a la acción de Tania ante las cuales me parece vital responder.

Antes que nada, creo que tenemos que aclarar ciertas premisas de las que parte tu texto. Estas incluyen la idea que hay cosas que prohíbe el estado de las que no podemos hablar, y que el hacerlo nos lleva sólo a la mediatización y espectacularización innecesaria. Otra es una especie de crítica indirecta a la conjunción de activismo y arte, con el nombre de “artivismo.” Y otra más es el decir que un artista como Bruguera que reside fuera de Cuba, “cualquier enfrentamiento con el gobierno no tendrá una repercusión negativa real en su vida cotidiana porque está fuera del radio de acción de este.”

Comenzando por lo obvio: en la segunda década del siglo veintiuno, es imposible pensar en una acción artística relevante que no sea en algún momento mediatizada o, mejor dicho, en la que el proceso de mediatización no sea parte de la obra en sí. La obra de Tania es justo aquello— una campaña, y todo lo que ocurra o no ocurra dentro de ella es parte de la obra. No es de sorprender por ello que el estado haya caído dentro de #yotambienexijo como se cae dentro de un hoyo negro.

Cuba es un país que apenas despierta al poder aplastante de las redes sociales y la mediatización. De manera que el día del performance, cuando se le arrestó a Tania, imagino que las autoridades se han de haber sorprendido de la desnudez con que sus acciones fueron expuestas: el editorial del New York Times, los constantes “updates” de miles de seguidores y el comienzo de la presión colectiva por liberarla. El performance, de hecho, no fue aquello que no ocurrió en la Plaza de la Revolución, sino el episodio de histeria y prepotencia de las autoridades cubanas de llevarse a la artista dos veces para interrogarla, hacerle firmar testimonios autoinculpatorios o dar información de un “movimiento antirrevolucionario” que no era más que una campaña de twitter hecha por dos o tres personas.

Esto es a mi ver donde radica la importancia de esta acción, que invalida totalmente cualquier crítica provinciana o burocrática hacia la persona de la artista y su supuesto interés en mejorar su currículo. Aunque así fuera, el hecho es que Cuba vive en la histeria de la manipulación de mensaje, y cualquier persona – artista o no— que llegue a romper ese equilibrio será por supuesto visto de forma negativa.

Lo que no se puede nunca olvidar es que en Cuba está prohibida la libertad de expresión; que un acto tan sencillo y básico como poner un micrófono en una plaza es justificación suficiente para ser encarcelado. Este es examen que el estado ha reprobado, y la acción ha puesto en evidencia, más claro que nunca, que Cuba no está lista para la apertura democrática— lo que, según yo, era lo que la acción de Tania buscaba señalar. No es posible tener una sociedad en la que haya prohibiciones de esta naturaleza, o en la que no exista posibilidad alguna de los ciudadanos de cuestionar abiertamente a su gobierno.

Finalmente, cualquier crítica que se le haga a un artista por tratar de borrar la línea entre activismo y arte: el arte por definición es una expresión de libertad — aquello que en teoría al menos debe liberarnos. El tratar de encerrar una obra dentro de un espacio, un contexto mental, o lo que sea, es el pretender que el arte no debe formar parte de la vida, es ponerle una camisa de fuerza ideológica. Pero el arte define la vida, y cuando es necesario, debe de convertirse en vida. Es realmente irrelevante si “El Susurro de Tatlin” es una obra de arte o una acción subversiva— probablemente es ambas cosas, pero es su alineación con la álgida situación de represión de voces en Cuba lo que de inmediato obliga al régimen a invalidarla. Esto es lo que no podemos permitir, independientemente de quien haya concebido esta acción.


Pablo Helguera, Chicago, 1 de enero , 2015

Anónimo dijo...

POR QUE ? Cada vez que alguien toma una postura de confrotracion cotra el régimen, es calificado de oportunista, protagonista, si es disidente entonces es de la extrema republicana. No se si consciente, o inconscientemente pero estas haciendo lo mismo que el régimen tratando de descalificar a todo quien decide hacer algo por si mismo, o por Cuba en busca de la libertad. Mira, OJALA que el pueblo de Cuba un dia se llenara de protagonismo y decidiera poner fin con su agonía. Estoy seguro que si el apóstol Jose Marti estuviera en vida, no vacilarían en tildarlo y acusarlo de protagonista y egocentrico. El hecho esta es que te molesta quien haga algo contra el régimen y sutilmente siempre brota un pero de tu boca? A demás no hay nada malo con ser protagonista y mucho menos si se tratase la liberta de tu patria, no se acomplejen y se dejen enredar por las palabras. Toda la atención ha de estar enfocada en un solo tema, la liberta de Cuba.

Anónimo dijo...

Pobre tipo, no dudo que daria su Premio Nacional por que su obra se venda, solo le queda hablar mal de los artistas que tienen exito internacional.

Anónimo dijo...

El texto de Lazaro no es mas que una pataleta de envidia. NO SE CANSO EN SU TEXTO DE LLAMAR A TANIA COMO "OPORTUNISTA" el oportunista en este caso es el, debe de estar bien agradecido por el premio otorgado. Por la edad que tiene Lazaro no creo que su vuelo llegue mas alto. Tania es grande, el no; solo dejo saber que es un envidioso, oportunista y sin valores. No dejo pasar por alto esta oportunidad para desacreditar a una talentosa colega suya y a la vez anotarse un punto con las instituciones. Cuando llegue una beca al Consejo de las Artes Plástica será para Lázaro. Tania no necesita de esas becas caneras, ella si es una artista Internacional querido viejo, envidioso, oportunista Lazaro.

Anónimo dijo...

El argumento principal de Lázaro Saavedra es que la acción de Tania bruguera se hizo con el propósito de progresar en su carrera y que no beneficia el respeto a los derechos civiles de los cubanos. El argumento es débil porque Saavedra no pudo demostrar ni lo primero ni lo segundo.

El hecho de que cualquier final que tuviera la obra beneficiaría la carrera de la autora no implica que ese fue su motivo; eso es una falacia lógica. Eso solo implica que la obra está bien diseñada.

El hecho de que todos saben que en Cuba no la libertad de expresión y de que el espacio está controlado por el estado no implica que los derechos civiles “continúan perdiendo”; eso es otra falacia lógica. Que algo se sepa no es razón para no volverlo a decir. Saavedra reconoce “que el gobierno no acepta abrir todos los micrófonos y que se escuchen todas las voces” y concuerda en que “está bien repetirlo hasta que un día se abran”. Así que él mismo respondió a su segundo punto.

Saavedra es un magnífico artista que ha hecho arte igualmente arriesgado y ha sido censurado en el pasado. Pero cuando el artista afirma que “Tania gana”, en el sentido material y egoísta, el autor comete una bajeza moral. Es bajo criticar moralmente a una mujer sin mostrar prueba y cuando se encuentra acosada por fuerzas muy superiores. Es bajo también porque el método que usa, el asesinato de personalidad o argumento ad hominem, es el mismo que utiliza el gobierno para destruir socialmente y luego física y psicológicamente a las personas.

De hecho, cualquiera podría utilizar el argumento del beneficio personal para acusar a Saavedra de escribir la pieza. Pero no hay razón para pensar que Bruguera necesite ir a la cárcel para mejorar su currículum, ni tampoco para pensar que Saavedra necesite escribir la nota para mejorar el suyo.

Creo que la escribió porque la actuación de Bruguera ha producido disonancia cognoscitiva entre los artistas progresistas, en particular los amigos que no acompañaron. Cuando un evento, objeto o sujeto pone en contradicción lo que pensamos con lo que hacemos ese malestar se resuelve cambiando nuestra conducta, justificando la contradicción con una narrativa o destruyendo lo que causa la molestia. Los que no se atreven a actuar como Bruguera deben justificar su inacción criticando la actuación.

Gustavo Buntinx dijo...

LA PARANOIA ES REACCIONARIA

El de Lázaro Saavedra es uno de los textos más tristes de nuestra tristérrima era. Pero tiene al menos la virtud de evidenciar cómo, aún para la "socialista" Cuba, en la escena plástica los celos y recelos artísticos pueden primar sobre la consideración del bien social. Incluso entre algunos de quienes dicen compartir los ideales democráticos por los que el artífice "rival" está asumiendo riesgos evidentes.

Descalificar la integridad de una acción como "El susurro de Tatlin" por las imaginadas intenciones de sus protagonistas (todos encarcelados) es un inaceptable acto de cinismo. En esa línea alguno podría denigrar también a José Martí insinuando que arremetió contra el ejército español motivado sólo por el ansia egocéntrica de ingresar heroicamente a la historia. Acabemos con estos delirios: la paranoia es reaccionaria.

En toda lucha por la libertad una de las batallas fundamentales es la que se libra contra los sofismas que pretenden relativizar los hechos y sentidos más fundamentales. No perdamos nunca de vista que el enemigo es la tiranía. No el colega que nos incomoda por el brillo de sus logros y su demasiada cercanía.

¿Dónde el Hombre Nuevo?

Gustavo Buntinx

Anónimo dijo...

Tania ha aprovechado una situación específica para plantear un problema mediante un intento de acción “aRtivista”
« Ha aprovechado », qué quiere decir ? que Tania es una aprovechada ? O que Tania ha elegido una oportunidad, porque no es lo mismo.
Podía haber sido más factual, por ejemplo : Tania ha organizado, porque pragmaticamente fue lo que hizo. El provecho o el aprovechamiento usted lo avanza, lo imagina.

En todo lo que tiene que ver con la comunicación, las empresas y el arte, que también es un producto, un objeto-mercancía cuando se pretende vivir de él, las tres O son importantes : osadía, oportunidad y organización. Esta acción si está hecha para abrir espacios a las libertades, confío en que ese ha sido su objetivo, si no lo ha sido y lo logra pues cuál es el motivo de la queja, porque no es una crítica, es una queja. Qué es lo importante. Lo que pueda reportarle después. Lo del CV, ni se me había ocurrido. Qué escolar ! O académico.

La «situación específica», Situaciones específicas son todas en la vida de todos los días y en una dictadura cualquier «situación específica» es propicia para protestar. También leo un resentimiento contra los artistas que se implican en la lucha por los derechos civiles -en libertad- para exigir sus derechos de manera individual o actuando desde plataformas. Por qué le molesta, porque no puede o no quiere hacerlo ? Parece que Saavedra no es un hombre libre.

Define a la dictadura como un gobierno autoritario. Cuba está administrada por una dictadura militar donde todos los sectores importantes están militarizados. No existe libertad política, tampoco económica, la oposición es ilegal y es perseguida y reprimida. Autoritario ? Es recomendable leer a Hannah Arendt.

Enrisco el comentario lo he dividido.

Maite.

Anónimo dijo...

¿Puede alguien concebir un performance, en nombre de los derechos civiles, sabiendo de antemano que se lo van a prohibir y aprovechar la censura a su favor?

Es una estrategia posible.

Tania Bruguera como ciudadana tiene el derecho a exigir sus derechos y a elegir la forma, el formato en que crea pertinente hacerlo. Es una libertad sujeta a reglas en todos los países civilizados. Claro que la censura no es una regla de convivencia y de respeto, la censura es un mecanismo de un sistema de control que no permite la crítica o que utiliza la supuesta crítica, desarticulada de la realidad para sus fines de propaganda.

Las Damas de Blanco hacen performances, desde hace años, todos los domingos en el centro de la ciudad y sin pedir permiso. La responsabilidad individual de cada una de ellas es suficiente. Los disidentes que han hablado libremente en sus barrios no han necesitado de espacios ni de que ningún académico o artista los legitime, y están presos.

Entonces, Tania ha organizado una acción política y algunos ciudadanos decidieron acompañarla, es simple. Tuvo la osadía, eligió la oportunidad y lo hizo. Cuál es el problema. La responsabilidad ?, la acción la organizó con personas adultas que pueden elegir participar o no ejerciendo su libertad individual. Casi siempre las respuestas cuando es necesario pedir permiso son binarias: sí o no. Y esto, no quiere decir que el problema no sea complejo.

El Sexto que creo es el menos «ingenuo» se acogió a la desobediencia civil y está preso y sin CV, no debe tener un ranking envidiable El Sexto, no cotiza, parece que los derechos civiles cotizan en bolsa, esto es un problema de mercado. El Sexto organizó con osadía su oportunidad pero no lo dejaron llegar y lo han acusado con una figura que parece de una corte marcial: «desacato», al Sexto no lo menciona. Yo espero que lo liberen y en última instancia le pongan una multa si creó algún problema con los dos cerditos. Es peso mosca y no juega en la misma liga. Entonces en qué quedamos el problema son los derechos civiles o el mercado y el CV que es como el código de barras y hay que meterle líneas al CV.

Maite.

Maite dijo...

En este país quedaran miles de cubanos luchando por los derechos civiles, y como siempre desde fuera habrán cientos o miles empujándolos: el que empuja no se da golpe.

El infantilismo es consustancial a las dictaduras, lo genera el paternalismo, como genera también irresponsablidad política, servilismo, arribismo, miedo, mezquindad, miseria, mirar para otro lado cuando tenemos algo que perder, es humano, pero por ello no deja de ser miserable.

Los que estamos fuera también tenemos derechos y somos víctimas de los desmanes de la dictadura, de su corrupción, de sus arbitrariedades y leyes absurdas. Quien en Cuba ha decidido ponerse de pie, no es porque nadie desde fuera lo empuje, es porque su situación personal, la indignidad de su vida le ha llevado a la protesta, a la rebeldía y a la denuncia. Gracias a que hay gente fuera la dictadura ya no puede hacer y deshacer a su antojo.

Albert Camus es recomendable para no convertirse en un cínico, para comprender el valor de la protesta, el valor de la justicia, el arte y la ética. Toda la primera parte de este texto es una diatriba mitigada contra Bruguera por mezquindades profesionales, quizás me equivoco. La acción de Tania Bruguera es importante dentro de Cuba, para el medio artístico e intelectual de allí, como resulta evidente en este texto.

Ninguna acción artística será tan fuerte, tan desgarradora y radical como la muerte de Zapata y de Payá, o el encarcelamiento masivo en marzo del 2003 y la liberación en el 2010 de los prisioneros políticos, periodistas en su mayoría, o las imágenes de las golpizas a las Damas de Blanco y Laura Pollán peleando en la puerta de su casa con las fieras de la policía y las brigadas de respuesta rápida.

En Europa hace mucho tiempo que la dictadura viaja sin máscara y nadie es tan ingenuo como para pensar que porque Obama ofrezca el fin de las hostilidades y Raúl Castro lo acepte llegarán las libertades a Cuba. Es un problema de cultura política.

Esta reflexión tan larga no ha llegado al núcleo del problema, no lo nombra, parece que a veces el marxismo del ISA no es suficiente.

Feliz Año.

Maite Díaz González

Néstor Díaz de Villegas dijo...

Bravo Maite Díaz! Muy bien dicho. Pero falta repetir que eso de "el que empuja desde afuera nos se da golpe", es un argumento demasiado zocato que nunca ha sido sometido a crítica. Porque estar afuera es ya "haberse dado un tremendo golpe", haber caído, haberse reventado la crisma, porque es el EXILIO, el destierro, y no un paseo en un crucero. Además, hay grandes ventajas en quedarse adentro de la manera en que se han quedado algunos que tienen penthouses, entradas fijas, y no les conviene dejar la Patria adonde vienen los dealers y compradores americanos entusiastas y dan valor a su arte. Estar afuera para muchos es comerse un cable y padecer todas las desgracias de no tener patria, ni idioma, ni una comunidad. Es estar eternamente jodido. El que no lo entiende así, no ha entendido el castrismo ni su infinita capacidad de dividir, desterrar y destruir a los cubanos echándolos de tu tierra. Esa es una de las mayores tonterías que dice Saavedra y está sacada directamente del librito de insultos castrista. "Ustedes se fueron, no se metan en nuestros asuntos..." Como si, precisamente, la falta de derechos de los que estamos afuera no fuese cuestionable, no fuese un crimen.

castalon dijo...

La obra en si, es demostrar que no hay libertad de expresion (justamente lo que esta pasando) y que hay incoherencias todavia con relacion a lo anunciado el 17 de diciembre...yo me pregunto: sera posible que un cubano, (entiendase aqui cubano, como todo aquel que ha vivido el proceso revolucionario hasta su mayoria de edad, no aquellos desconectados del contexto porque se fueron del pais hace siglos)sea tan ingenuo y pueda pensar que la mentalidad de cincuenta y pico de años cambia en 13 dias? El cambio de ideologia o matices de una ideologia rigida no se ve hasta que no ocurran cambios economicos. Acaso nuestra Tania se ha desconectado de nuestro contexto y creyo que encontraria el paraiso anarquista? No creo...La policia no es mas que un medio ejecutor, ellos reproducen ordenes, ellos no estan para pensar. Creo que Tania ha encontrado la primera serie o edicion de su obra, El Susurro, ha sido solo el susurro de la obra lo que ha ocasionado todo esto. Luego vendra la otra parte, si es que se puede llegar a materializar la utopica tribuna inclusiva. Muy coherente el texto de Lazaro, al fin una voz legitimadora.

Armando Tejuca dijo...

Don’t drink and write!

Anónimo dijo...

Perfecto!

Anónimo dijo...

Han pisado unos cuantos callos

Anónimo dijo...

La crítica ambivalente de Lazaro Saavedra, que partió de un "susurro del Lam" para meterse en "la bulla de Tania", es tal vez fruto de una reflexión prematura, consintamos, o por el contrario, de un oportunismo profesional directamente proporcional al que le adjudica a Tania Bruguera. En cualquier caso, algo inesperado. Al tiempo que celebramos su Premio y su curriculum, decepciona que, con la resonancia que hoy tiene su palabra, haya tratado de descalificar a Tania y no solo a su estrategia. Esa es mi lectura. Amén del enfoque crítico de la motivaciones, procederes y consecuencias del performance mediático de Tania, debió subscribir explícitamente el repudio a los actos represivos contra la artista, y no justificarlos implícitamente. Así como el gobierno perdió una oportunidad ante el mundo de mostrar cierta apertura en materia de derechos civiles, Lázaro perdió una oportunidad de reconocer que se puede, y se debe, ir más allá de las "reglas del juego" que imponen las autoridades políticas y culturales.

Joel Rojas dijo...

No he firmado la carta que circula de apoyo a Tania Brugueras porque no firmo peticiones a los Castro. Si quiero decir algunas cosas y lo primero es que soy solidario con Tania y con su familia, con Deborah, amiga querida de quien recibí el último abrazo en el aeropuerto cuando salí al exilio. No quiero demorarme mucho con el hecho de que un artista, Lázaro Saavedra, haya escrito su crítica con términos tan peyorativos y comparaciones tremendísimas entre próceres tan variopintos, artistas inquietos, y disidentes. Solo la extrañeza de no comprender ya mucho que es lo que circula como aceptable para un artista cubano que acepta un “Premio Nacional” del gobierno y después sale y se da un baño de disidencia critica. Para mi es triste ver a artistas relativamente jóvenes, Lázaro no es el primero, aceptando el manto negro de esos premios con los que la dictadura los arropa y disuelve en un regodeo del ego que llega a ser macabro por venir de las arcas de tanto dolor. Nada de lo que pueda aumentar el currículo de Tania está mal, es lo que sucede siempre en el mundo de un artista, incluso el deseo de aumentarlo no invalida el hecho, cohabita con él y está bien que así sea. El peo puritanista no sirve para nada, sobre todo viniendo de otro artista que mueve los mismos resortes para su “carrera”.
El exilio es duro, casi desaparecemos como artistas, hay que resistir mucho, ver como aun hasta los que quieren radicalmente cambiar las cosas en Cuba miran a los artistas y la legitimación de estos por el gobierno como un valor, los que no lo fueron o no lo son, no existen, no existimos . Creo que al final para Tania debe haber sido una experiencia liberadora, lo digo sin saber exactamente cómo piensa sobre muchos temas, pero sé que ella ha tenido momentos en los que también ha seguido el camino de aceptar la institucionalidad que ha creado la dictadura, institucionalidad que le sale al paso ahora y que para lo único que sirve es para controlar a los artistas y someter el pensamiento. Yo le doy la bienvenida a esa liberación, si para eso únicamente sirvió su performance, para hacerla aunque sea a ella misma mas libre, pues valió la pena.

Maite dijo...

Néstor, saludos y feliz Año.

Lo que más me sorprendió fue lo rápido que preparó el texto Saavedra, el 30 mismo ya tenía hecho el análisis y el diagnostico.

En medio de las detenciones, las mentiras sádicas, le decían que habían soltado a todos los detenidos y era mentira, le usurparon el pasaporte, que Saavedra no haya tenido la paciencia de esperar si es que no iba a hacer nada.

Ahora leí a Enrisco, ética para mí, la de los esposos Curie que rechazaron la Legión de Honor, como también lo hicieron Gustave Courbet y Claude Monet, y Albert Camus y Simone de Beauvoir y Brassens y Ferré.

Un artista, un intelectual debe estar siempre del lado de la libertad y defender a los débiles frente a los poderosos. Y con el poder mantener una distancia higiénica, en el caso, sobre todo, de una dictadura que ha sido tan sádica.

Cuando lo leí me dio gracia que mencionara a Lenin. La confusión y la historia mentirosa que hemos aprendido. Los totems que siguen venerando.

Con las celebraciones de la GranGuerra en Francia vi un reportaje alemán muy bueno. Resulta que a Lenin lo llevó el Kaiser Guillermo Segundo en su tren blindado desde Suiza hasta Sant Petersburgo, allí lo depositó para que hiciera la Revolución y asaltara el Palacio de Invierno. La razón, una estrategia, para sacar a los rusos del frente este. Esa es la historia del escultor social y de las condicones objetivas y subjetivas y no vaos a seguir con la lista de crímenes.

Nada personal, lo juro, contra Lázaro no tengo nada personal.

De Sade a Lenin, ese par, dialécticos y desequilibrados.

Luego los locos y poco "sanos" somos los que decimos la verdad.


Anónimo dijo...

Joel Rojas, pregúntate por qué no existes como artista aqui o allá en Cuba. Por favor, piensa y luego existe. Piensa por qué Tania existe como artista aqui y allá.

Joel Rojas dijo...

No tiene importancia si yo existo o no,no tengo influencia alguna sobre nada, no esperes ningun mal de mi parte, asi que animate y pon tu nombre para que tu si existas.

Anónimo dijo...

Excelente tu comentario

Anónimo dijo...

Muy buena respuesta

Anónimo dijo...

Excelente