miércoles, 1 de diciembre de 2010

Cuestión de nacimiento

Cuba, el país concreto, no entra en mis planes vitales a corto o mediano o largo plazo: en parte porque donde estoy me siento cómodo y en no menor medida porque como todo el que haya vivido más de un año fuera de la isla sin autorización me he convertido automáticamente en desterrado. Esto es, sin derecho a volver a vivir en el lugar donde nací. (En ese sentido la gran mayoría de los que residimos fuera de Cuba –lo aceptemos o no- somos desterrados. Desde Hugo Cancio hasta a Húber Matos aunque al primero, en recompensa por favores prestados, quizás le permitirían volver a residir en la isla pero eso sería en todo caso un privilegio, no un derecho). Lo que no va a cambiar nunca es que tenga el pasaporte que tenga allí donde pone “lugar de nacimiento” aparecerá a continuación el nombre de la capital de Cuba. Eso basta para recordarme que por bien que yo me sienta donde esté siempre tendré especiales derechos y responsabilidades sobre esa parte del mundo.

Y claro, no se trata sólo de lugar de nacimiento -que a veces puede ser un accidente- sino del sitio en el que uno comenzó a tomarle las medidas al mundo y al que en algo contribuyeron generaciones de tus antepasados: con su trabajo, sus esfuerzos, su sangre y con la conservación y variación de alguna que otra manía nacional. Algo de esa herencia nos debe tocar, digo yo. Aunque sea solo una duodécimo millonésima parte. Aunque sólo sea esa herencia intangible que toma la forma de derechos. Porque aunque Cuba no entre en mis planes vitales a corto o mediano o largo plazo se me hace imposible aceptar la idea que dos pichones de rayadillo luego de destruir buena parte de lo mejor de la isla y rellenarla de marabú decidan que porque pienso que son un par de usurpadores y criminales (empezando por el crimen de dilapidar medio siglo de historia de un país con todas sus esperanzas incluidas) no tengo ningún derecho al lugar donde nací. Si luego decido ejercer o no esos derechos ya será asunto mío.

5 comentarios:

BARBARITO dijo...

Muy duro.
Muy real.
La razón te asiste.

¿Alguien sabrá el número exacto de desterrados cubanos?

Lazaro Gonzalez dijo...

gracias por esta declaracion que todos debieran leer y los que no tengan el coraje de ser consecuente con ella, por lo menos que en su intimidad se sientan apesadumbrados por su debilidad.

Miguel Iturralde dijo...

Muy bien Enrique. Felicidades por este post. Saludos.

MI

luisc dijo...

Lo suscribo.
Abrazo,
Casaca

Inesita Correcalle dijo...

A muchos cubanos como yo, desparramados por el mundo como buen juego de "yakis", lo que escribiste nos llega hasta el tuétano. A veces creo que voy a reventar de ira, literalmente, cuando me acuerdo de que un enloquecido y sus seguidores se han adueñado del país en que nací.
Y no acabo de entender qué nos pasó
a todos, cómo permitimos que eso sucediera.