martes, 28 de junio de 2011

El huevo de la serpiente

En el artículo que cito en el post anterior Armando López citaba una frase del discurso de Fidel Castro del 13 de marzo de 1963. Lo busqué y visto en el contexto no solo se trata de uno de los momentos más claros y tempranos de la homofobia del castrismo. (Siempre habrá que leer con cuidado. En ciertos temas Castro I evita llamar las cosas por su nombre. Como si quisiera evitar "mancharse" con ellos). En este discurso se puede trazar el punto de partida de la política represiva contra la juventud no alineada con el régimen: desde las UMAP y la Ley contra la vagancia hasta la Ley de Peligrosidad y las expulsiones de homosexuales durante el éxodo del Mariel. Búsquese un discurso con ese nivel de agresividad en cualquier otro presidente anterior en la historia cubana y no se encontrará, ni siquiera en los más represivos. Cuando Mariela Castro se ponga a buscar ejemplos de llamados oficiales a la homofobia y la intoleranciaen general no va a encontrar ninguno más claro que los de su tío:

Claro, por ahí anda un espécimen, otro subproducto que nosotros debemos de combatir. Es ese joven que tiene 16, 17, 15 años, y ni estudia, ni trabaja; entonces, andan de lumpen, en esquinas, en bares, van a algunos teatros, y se toman algunas libertades y realizan algunos libertinajes. Un joven que ni trabaje, ni estudie, ¿qué piensa de la vida? ¿Piensa vivir de parásito? ¿Piensa vivir de vago? ¿Piensa vivir de los demás? Si los imperialistas no los reciben allá en su “mundo libre”, que se preparen también a trabajar (APLAUSOS).


Ese subproducto del capitalismo tampoco lo toleramos. Porque hay algunos burgueses que han dicho: “no mando mis hijos a la escuela”. Entonces, ni estudian ni trabajan. Y a veces ni a las hijas. ¿Qué porvenir les van a deparar a esas niñas? ¿Tanto las quieren, que no las quieren ver convertidas en una estudiante o en una trabajadora? ¿En qué las quieren ver convertidas?
(DEL PUBLICO LE DICEN ALGO AL DOCTOR CASTRO)
Vamos a atender lo esencial, no desviarnos ahora en los detalles.
¿Y qué ocurre? Que ese tipo existe, y los hay por ahí con responsabilidad de sus familiares, con responsabilidad de sus familiares, aprendiendo a lumpen, aprendiendo a vagos, aprendiendo a delincuentes.

Claro que no chocan contra la Revolución como sistema, pero chocan contra la ley, y de carambola se vuelven contrarrevolucionarios (RISAS). Porque en la Revolución ven la ley, y ven el orden, son contrarrevolucionarios, y lo que son unos... Bueno, lo que son todos los contrarrevolucionarios (EXCLAMACIONES Y APLAUSOS). Porque son unos descarados, tan descarados como todos los contrarrevolucionarios.

Porque, señores, no se olviden de esto, sobre todo ustedes, jóvenes; no se olviden de esto, ténganlo siempre presente: que al igual que la Revolución une lo mejor, lo más firme, lo más entusiasta, lo más valioso; la contrarrevolución aglutina a lo peor, desde el burgués hasta el mariguanero, desde el esbirro hasta el ratero, desde el dueño de central hasta el vago profesional, el vicioso; y todo ese elemento se junta para dar batalla a la ley, y a la Revolución, a la sociedad, para vivir de vagos, para estorbar. Todo, lo peor, se junta. No lo olviden nunca, no lo olviden nunca.

Entonces, mucha de esa gente están en esos sitios: en los billares, en las esquinas, en los bares; quedan muchas cosas. Pero hay que estudiarlas, hay que estudiarlas. Lo importante es el principio, el principio de que no podemos permitirles aspirar a vagos.
(DEL PUBLICO LE DICEN: “¡Los flojos de pierna, Fidel!”, “¡los homosexuales!”)

¡Un momento! Es que ustedes no me han dejado completar la idea (RISAS y APLAUSOS). Muchos de esos pepillos vagos, hijos de burgueses, andan por ahí con unos pantaloncitos demasiado estrechos (RISAS); algunos de ellos con una guitarrita en actitudes “elvispreslianas”, y que han llevado su libertinaje a extremos de querer ir a algunos sitios de concurrencia pública a organizar sus shows feminoides por la libre.

Que no confundan la serenidad de la Revolución y la ecuanimidad de la Revolución con debilidades de la Revolución. Porque nuestra sociedad no puede darles cabida a esas degeneraciones (APLAUSOS). La sociedad socialista no puede permitir ese tipo de degeneraciones.

¿Jovencitos aspirantes a eso? ¡No! “Arbol que creció torcido...”, ya el remedio no es tan fácil. No voy a decir que vayamos a aplicar medidas drásticas contra esos árboles torcidos, pero jovencitos aspirantes, ¡no!

Hay unas cuantas teorías, yo no soy científico, no soy un técnico en esa materia (RISAS), pero sí observé siempre una cosa: que el campo no daba ese subproducto. Siempre observé eso, y siempre lo tengo muy presente.

Estoy seguro de que independientemente de cualquier teoría y de las investigaciones de la medicina, entiendo que hay mucho de ambiente, mucho de ambiente y de reblandecimiento en ese problema. Pero todos son parientes: el lumpencito, el vago, el elvispresliano, el “pitusa” (RISAS).

¿Y qué opinan ustedes, compañeros y compañeras? ¿Qué opina nuestra juventud fuerte, entusiasta, enérgica, optimista, que lucha por un porvenir, dispuesta a trabajar por ese porvenir y a morir por ese porvenir? ¿Qué opina de todas esas lacras? (EXCLAMACIONES.)

Entonces, consideramos que nuestra agricultura necesita brazos (EXCLAMACIONES DE: “¡Sí!”); y que esa gusanera lumpeniana, y la otra gusanera, no confundan La Habana con Miami. Parece que no han adquirido conciencia clara del país que están viviendo, y parece que pretenden ignorar que el proletariado tiene la mano dura, porque trabaja duro, con hierros. Y el proletariado tiene la mano dura cuando hay que tenerla.

5 comentarios:

Lazaro Gonzalez dijo...

por andar con unos pantaloncitos campanas cuando salia del pabellon cuba con 12 anos me montaron en una guagua con decenas mas y de cabeza para villa marista. pero la gente como atestigua la transcripcion del discurso citado, no se contentaba con aplaudir. me botaron de la secundaria porque alguien me vio una fotico de los beatles en la billetera. desde ese dia me jure a mi mismo nunca mas usar billetera.

MatheusII dijo...

Las ironias de la vida. Eso fue en medio de la euforia al principio del manicomio castrista. El resultado del experimento ha sido casi la totalidad de la juventud cubana carente de valores, una sociedad basada en la chusmeria, la guaperia, las jineteras, los jineteros, y hasta esa otra modalidad llamada "los pingueros" que venden sus cuerpos por minusias lo mismo a su derecha que ha su izquierda. Uno de los grandes "logros" de la revolucion Castrista ha sido erradicar los viejos prostibulos para convertir a casi toda Cuba en un gran prostibulo revolucionario. Que viva el arapo y la mesa sin mantel....Tu la perdiste pero aqui se queda...Aqui se queda? quien?...

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Un espanto. Me parece que hay un fragmento del discurso en youtube. Asombrado de que pueda encontrarse online.

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Que historia esa, Lazaro. He escuchado algunas similares. En que anno fue?

Lazaro Gonzalez dijo...

ernesto fue en el 65 o 66 no te puedo precisar, pero si recuerdo que yo estaba en 6to grado pues fui al pabellon cuba con un amiguito del aula que mas nunca vi.
como siempre se entra por 23 y se sale por 21 y alli habian varios tipos parados [como siempre, lo que no llamaba la atencion] al salir tratamos de caminar por la acera sur en busca de la calle "O" para volver hacia la rampa, cuando unos tipos parados equidistantemente en ambas aceras no compulsaron a caminar por la calle impidiendonos retroceder hacia el hotel nacional que era mi intencion pues ya veia que aquello era una encerrona, habia que caminar hacia "L" y ahi a la derecha estaba el parqueo del partido provincial con varias guaguas leyland que tenian las ventanillas bloqueadas por 3-4 tubos lisos que impedian que uno escapara por ahi [venian asi de fabrica, lo que causo que en un terrible accidente en puentes murieran carbonizadas varias personas]. cuando todas las guaguas se habian llenado partieron en caravana para villa donde en el patio central habian enormes colas de decenas de personas, cientos en total frente a las mesas de registro. reconoci a varias personas entre ellas al "ciclope" el lider de un banda rock de aquella epoca, inconfundible por su elevada estatura y su pelo rubio por debajo de los hombros. en esas mesas nos clasificaban en dos grupos. luego supe que el grupo mas numeroso eran los que iban para camaguey y mientras que el nuestro nos dejaban alli para investigaciones. en total estuve alli un par de semanas conviviendo con todo tipo de personas de "interes" de la seguridad, desde adolescentes como yo hasta ancianos, homosexuales, beatlemaniacos, mariguaneros, etc. una madrugada vino un oficial a buscarme a la celda colectiva, me monto en un alfa del g2 y me dejo en la puerta de mi casa como si fuera un taxi desde la salida del pabellon cuba.

ernesto, y a que no adivinas quien fue a la direccion de la escuela a decir que yo tenia una fotico de los beatles???? la noviecita, socio, la noviecita!!!!

un abrazo.

pd/ como considere injusto y criminal ambas cosas, las posteriores visitas mas o menos largas a villa siempre fueron conscientes y a cuenta y riesgo, incluyendo mas de un sillazo al oficial interrogador de turno, porque no acababan de aprender que la silla donde te sientan es un arma que rompe al menos cabezas de hp aunque despues acaben contigo pero la satisfaccion que les ganaste al menos una vez despues de tanta humillacion no te la quita nadie.