domingo, 2 de noviembre de 2008

En defensa de los indecisos

El escritor norteamericano (residente en Londres) David Sedaris ha escrito recientemente que no entiende a los indecisos respecto a quién elegir en la votación que se nos avecina la próxima semana. Que es como dudar cuando la aeromoza nos pregunte qué preferimos: pollo o mierda con vidrio molido dentro. Queda claro cuál candidato estaría representado por el pollo y cuál por la mierda con vidrio molido sólo por el perfil de la publicación (New Yorker) y de sus lectores. Porque de aparecer el artículo en un periódico tan uniformemente conservador como lo es New Yorker para los liberales igualmente se entendería que la mierda con vidrio molido es la exacta representación del candidato contrario ante lo cual no habría ninguna duda de a quién habría que elegir. Iguales niveles de seguridad y de soberbia noto en estos días tanto en los votantes habitualmente demócratas como en los republicanos. Incluso en quienes ni siquiera residen en los Estados Unidos. A ambos lados del espectro predomina el mismo asombro ante los que dudan a quién elegir. Como si el voto estuviera más allá de cualquier discusión, como si con sólo desconfiar de las opciones que se presentan o sentirse inseguro sobre cuál es el candidato más apropiado rebajara a uno varios niveles en la escala animal y quedara más o menos entre el sapo y la gallina. En estos días se invierte la propuesta de Descartes: si piensas, no existes.
Estoy entre quienes no ven las opciones tan claras. Ayudaría por supuesto si viera en McCain un nuevo Bush (o algo peor) o a Obama como un mal disimulado Che Guevara pero no acabo de encontrar indicios suficientes que me permitan adquirir la seguridad de los otros, esos que de salir el candidato contrario a sus deseos amenazan con irse del país. Dichosos los que tengan algún lugar donde irse. Yo, que no tengo opción que quedarme acá, siento que debo elegir con cuidado no porque mi voto importe algo en el océano de boletas que se marcarán el próximo 4 de noviembre sino para sentirme más o menos responsable del rumbo que tome este país en los próximos 4 años, años que a casi todos se les antojan –no sin razón- decisivos. Y es difícil no confrontar a ambos candidatos con serias reservas si se anda buscando a uno que vaya a gobernar desde el centro, la única posición política que me parece sensata y eficaz.
En el caso de McCain: Palin, su edad, el peso del ala conservadora de su partido (que más que un ala son dos, con pechuga, muslo y contramuslo), su carácter irascible e impulsivo, Palin, su acercamiento en el último año a posiciones que tiempo atrás parecía detestar (su rechazo a la tortura frente a la oposición de todo su partido me pareció una buena muestra de su carácter y su integridad moral; en cambio su aprobación reciente del uso de una variante de tortura me pareció por las mismas razones, decepcionante), el aferrarse a viejos conceptos en política y economía que han demostrado una total inadecuación a los tiempos actuales y, decididamente, Palin.
El caso de Obama es bastante más complicado porque su escaso historial y el talante contenido y reservado que muestra en su campaña hacen muy difícil crearse una idea clara de quién es el candidato demócrata. Para mí lo más atendible en su caso sigue siendo el discurso que dio en la convención demócrata de hace cuatro años donde en medio del frenesí de la izquierda michaelmooreana llamó a ponerle fin a la polarización partidista que amenazaba (y amenaza) con dividir a este país en bandos irreconciliables. Desde entonces suele alejarse de esa declaración de principios para coquetear con los extremistas de su partido para luego regresar a ella cuando se trata de atraer los votos del centro. Su programa suena bien en lo básico aunque luego, al leer la letra pequeña, uno empiece a desconfiar de su viabilidad económica en un país en crisis y endeudado. Parece tener claro el orden de prioridades de los problemas que debe afrontar este país para salir adelante (1- energía, 2.- salud, 3.- educación) aunque el actual caos del sistema financiero lo debería hacer reconsiderar ese orden. El problema con Obama, (cuando tenemos que conformarnos con palabras que nunca ha tenido la oportunidad de transformar en actos) es que inevitablemente si queremos imaginarnos cómo sería su gobierno tendríamos que depender casi únicamente de la intuición a menos que nos dejemos arrastrar por el entusiasmo colectivo, una opción que llevo descartando desde los veinte años. No se me ocultan las ventajas automáticas que tendría elegir un presidente negro en los Estados Unidos derivadas exclusivamente del color de su piel: una inmediata confirmación de los valores democráticos y de la persistencia del sueño americano; un golpe demoledor al victimismo que tan poco favor le hace al desarrollo social de las minorías; un positivo vuelco de la imagen internacional del país. El asunto es que nunca he sido racista (ni debería permitírmelo el indeciso color de mi piel en cuestión de radicalismos raciales). Y como no soy racista en el sentido más estricto del término –o sea, que no le otorgo ninguna virtud o defecto previos a alguien sólo por el color de su piel- no me siento compulsado a votar por un candidato negro por el simple hecho de serlo. Tampoco lo haría por sentido de culpa personal o familiar por pasadas injusticias que de algún modo persisten. Descartados los rumores que lo rodean –que si es izquierdista radical, musulmán, aliado del terrorismo etc- queda lo poco comprobable que son los datos biográficos más o menos indiscutibles, su formación, los diferentes medios en los que se ha movido, su breve carrera política. Y para serles sincero no me parece la persona adecuada para dirigir un país que además de república es imperio. Por mí viviríamos mucho mejor sin imperios pero teniendo en cuenta que la realidad rehúsa comportarse de acuerdo a mis deseos prefiero la existencia de un imperio más o menos racional y más o menos escrupuloso (por mucho que Bush haya pugnado en sentido contrario) que un debilitamiento que alentaría a enemigos mucho más temibles y fuera de control: aspitantes a imperio donde periodistas son asesinados a tiros frente a su casa o matados a distancia con sushis de polonio o donde no se puede buscar en google palabras como “disidente” o “Tianamen”. Estados Unidos requiere una corrección de su rumbo en asuntos domésticos o política exterior pero no cualquier corrección. Y la verdad es que se me hace difícil imaginar a Obama -tanto por su falta de experiencia como por escrúpulos intelectuales y morales- reaccionando con la requerida decisión y firmeza ante retos que deberá afrontar apenas asuma la presidencia. Y no es que no comparta algunos de esos escrúpulos pero esa es justamente la razón que me ha disuadido a perpetuidad de hacer carrera política. Tengo el temor, por decirlo de otra manera, de que le vayamos a entregar la presidencia de McDonalds a un vegetariano. Creo en las virtudes de las palabras pero las palabras no siempre resuelven los problemas. No es necesario que Obama sea guevarista. Con que sólo se aproxime a James Carter en su falta de resolución y firmeza sería suficientemente desastroso para el país. Un Zapatero con su alianza de las civilizaciones puede ser más o menos inocuo para el destino del mundo pero si se convirtiera en inquilino de la Casa Blanca sería peligrosísimo.
La elección por tanto no me parece tan obvia como a otros: las limitaciones visibles de McCain frente a ese fenómeno indiscernible que es todavía Obama. Y el entusiasmo que despierta este último no ayuda. McCain, es obvio, no entusiasma a la extrema derecha (lo cual no es mala señal) como Obama entusiasma a la extrema izquierda y a gente cuyo antiamericanismo está fuera de toda duda. No entiendo ese entusiasmo y por lo mismo que no lo entiendo me preocupa: ¿qué le verán ellos a Obama que no le he visto yo?

El ensayista Emilio Ichikawa me dijo el otro día que estando dentro de la academia lo más conservador sería apoyar públicamente a Obama y votar por McCain lo que equivale –para alguien que me conozca bien- a invitarme a hacer exactamente lo contrario. Sin embargo marcar una boleta para mí no es un test de personalidad o de inteligencia sino elegir entre las opciones la que, con los limitados conocimientos de que dispongo, suponga mejor en estos momentos para el país en los próximos cuatro años. Y en ese caso debo de reconocer los riesgos que conlleva elegir a alguien cuya experiencia ejecutiva es nula. Sólo el riesgo de que el país se mantenga aferrado a una política que ha demostrado ser desastrosa en los últimos ocho años parece todavía mayor. Pero las opciones distan de ser todo lo claras que los decididos pretenden. De los dos candidatos sólo Obama parece capaz y dispuesto a superar las polarizaciones que han desangrado al país en los últimos años (¿deberé recordar que tras dos años de mayoría en el congreso los demócratas no han conseguido prácticamente nada?) y si es fiel al que todavía es su discurso más inspirado* todos saldremos ganando. Entre gallina vieja y pollo habrá que elegir pollo pero yo, que no soy hombre de fe, votaré rezando para que el pollo no venga con vidrio molido dentro.


*Yet even as we speak, there are those who are preparing to divide us, the spin masters and negative ad peddlers who embrace the politics of anything goes. Well, I say to them tonight, there's not a liberal America and a conservative America - there's the United States of America. There's not a black America and white America and Latino America and Asian America; there's the United States of America. The pundits like to slice-and-dice our country into Red States and Blue States; Red States for Republicans, Blue States for Democrats. But I've got news for them, too. We worship an awesome God in the Blue States, and we don't like federal agents poking around our libraries in the Red States. We coach Little League in the Blue States and have gay friends in the Red States. There are patriots who opposed the war in Iraq and patriots who supported it. We are one people, all of us pledging allegiance to the stars and stripes, all of us defending the United States of America.

15 comentarios:

Champollion dijo...

Enrisco, me encantó esta frase: "Tengo el temor, por decirlo de otra manera, de que le vayamos a entregar la presidencia de McDonalds a un vegetariano." Resume en realidad el punto de vista que soportas con respecto a ese lado de tu vacilación.
Por otro lado, y esto no es para nada una crítica sino más bien curiosidad, ¿de verdad crees que resolver la polarización del pueblo estadounidense es la primera tarea que tiene el presidente de los EEUU en estos años decisivos?

Efory Atocha dijo...

Una humilde opinión:

Pongamos que todo es falso

tu cama /
la escuela de los niños
el parque de los monárquicos árboles y sus lagos/

las carpas
los patos

el tren y las iglesias/

Pongamos que no es natura/

que el tizne tizna
la melcocha:
dúctil

Por lo menos diferencial:
cielo
del
pozo

La voz
del
gentío

Las cosas todas sellan una suerte
una manera de suceder lo inevitable

La vida ni siquiera es comienzo/
ni vida sea en la efigie de argamasa

Cualquiera puede repetir un nombre/
seguir las lucecitas
la mecánica
Conspirar con la inercia /
ser inercia

Olvidar que todo es falso/
sus tetas
los tomates
mi voluntad esnifada/

el que reparte la suerte:
bolita de algodón que sopla el viento/
y el viento moja

Anónimo dijo...

Sr. Enrisco: Es mi humilde opinion que la eleccion de Barak Hussien Obama derivara en algo que usted no discutio en su cuidadosa exposicion: Guerra Civil, COMO?!! si, yo conosco a esta gente, muy bien por cierto, y veo que en el aturdimiento general de esta situacion financiara (de sospechos origenes para mi) Obama puede ser elegido pero apretara fatalmente su vision marxistoide en conjunto con su inexperiencia pensando que tiene un mandato ha hacer cosas para las cuales no fue elejido y cosas que en su limitada y provinciana experiencia casi-comunista en Chicago no son la beta de America, esto sin tener el balance de una opocision congresional lo cual seria extremadamente peligroso. Si es elegido no sera por una avalancha, no lo veo, no veo a los camioneros, mineros, plomeros, soldados, estivadores vociferando por Obama como con otros candidatos Democratas, un amigo en Detroit me cuanta que lo que ve en los barrios obreros es apatia y yo aqui donde estoy en el medio de el pais todavia no me encontrado con un blanco que exprese su adhesion a Obama, quizas lo que le adjunto (blood is thicker than water) le haga cambiar de opinion, yo por mi parte no tengo la menor duda: John McCain for President y de alguna forma resolveremos, nada es perfecto pero como usual the least of two evils....vea abajo, Gracias y perdone mi horrendo castellano, Dios Salve a America.
Ann Dunham the mother of Barack Obama - cultural Marxist and left-wing activist
Email
Written by rswier on May-19-08 1:22pm
From: fromtheduke.blogspot.com
Stanley Ann Dunham Obama Soetoro (November 29, 1942 - November 7, 1995), known as Ann Dunham and Stanley Ann Dunham [pictured] , was an American anthropologist, left-wing social activist, and the mother of Senator Barack Obama.

She was born in Fort Leavenworth, Kansas, to Stanley and Madelyn Dunham. Her father (who gave his only child his name) was a furniture salesman in downtown Seattle, Washington, and her mother worked for a bank. After a year living in Seattle, her family moved to Mercer Island, Washington, in 1956 so that 13-year old Ann could attend the Mercer Island High School that had just opened. At the school she was on the debate team and graduated in 1960.

Her family moved to Hawaii and Ann attended the University of Hawaii at Manoa, where she studied anthropology. When Ann Dunham arrived in Hawaii, she was a full fledged radical leftist and practitioner of “critical theory”.

She also began to engage in miscegenation (inter-racial relaionships) as part of her attack on society. Susan Blake, one of her friends has stated she never dated “the crew-cut white boys,” She had a world view, even as a young girl. It was embracing the different, rather than that ethnocentric thing of shunning the different. That was where her mind took her. In Hawaii she met Barack Obama, Sr. from Kenya in her Russian language class.

Barack Obama, Jr. was born August 4, 1961. Barack Obama, Sr. left Ann and their son in 1963 to attend Harvard in Boston. Press reports claim Ann Dunham and Barack Obama Sr. were divorced around this time; however, no evidence has yet been presented to show they were ever married. The senior Obama obtained a masters degree in economics at Harvard and returned to Kenya in 1965 where he obtained a position in the Kenyan government. He was killed in an automobile accident in 1982.

Two years later, when her son was five, Dunham married Lolo Soetoro, an Indonesian oil manager and practicing Muslim whom she meet at the university. In 1967 they moved to Jakarta, Indonesia. While in Indonesia Ann got a job at the American embassy teaching English. Barack’s half-sister, Maya Soetoro was born in Indonesia.

Ann, Obama and his sister Maya moved back to Hawaii. Ann Dunham soon returned to Indonesia with Maya but divorced Soetoro in the late 1970s. Dunham traveled around the world, pursuing a career in rural development that took her to her Ghana, India, Thailand, Indonesia, Nepal and Bangladesh.

In 1986 Ann Dunham worked on a developmental project in Pakistan. Later that year Ann and her daughter traveled the Silk Road in China. In 1992 she earned a Ph.D. in anthropology from the University of Hawaii. Her dissertation, “Peasant blacksmithing in Indonesia: Surviving and Thriving Against All Odds,” was 1067 pages long. She worked for the Ford Foundation and promoted Microlending.

During Obama’s campaign for the 2008 presidential election he portrayed his mother as a conservative girl from Kansas; however in reality she was a radical leftist and cultural Marxist. She lived in the Seattle area; spending her teenage years in Seattle’s coffee shops with other young radical leftists. Obama claims his mother’s family were conservative Methodists or Baptists from Kansas. However his mother’s parents were members of a left-wing Unitarian church near Seattle. The church located in Bellevue, Washington was knick named “the little red church,” because of it’s communist leanings.

The school Ann attended, Mercer Island High School, was a hotbed of pro-Marxist radical teachers. John Stenhouse, board member, told the House Un-American Activities Subcommittee that he had been a member of the Communist Party USA and this school has a number of Marxists on it’s staff. Two teachers at this school, Val Foubert and Jim Wichterman, both Frankfurt School style Marxists, taught a critical theory curriculum to students which included: rejection of societal norms, attacks on Christianity, the traditional family, and assigned readings by Karl Marx. The hallway between Foubert’s and Wichterman classrooms was sometimes called “anarchy ally.”

Dunham has been described by her friends as “a fellow traveler…” meaning a communist sympathizer.

In an interview, Barack Obama referred to his mother as “the dominant figure in my formative years… The values she taught me continue to be my touchstone when it comes to how I go about the world of politics.” Before she died Ann Dunham wanted to adopt a mixed-race Korean baby fathered by a Black American stationed in South Korea. Ann Dunham died in Hawaii in 1995 of ovarian cancer and uterine cancer.

enrisco dijo...

champollion: no se si me exprese mal pero no quise decir que resolver la polarizacion fuera la primera tarea. mas bien seria el principio basico y la consecuencia natural de un gobierno pragmatico que trate de resolver los problemas uno a uno antes que intentar hacer avanzar determinada agenda basada justamente en dicha polarizacion. dejar a un lado las guerras culturales y resolver los problemas concretos: eso sera suficiente para que la polarizacion empiece a ceder.
efory: que buen poema. de esos que salen de la conviccion de no darse tregua a uno mismo. es reciente? gracias por mandarlo.
anonimo: entiendo tus temores pero de momento prefiero votar desde la esperanza (por estupido que suene) que desde el miedo.

Anónimo dijo...

Los "indecisos" corren hacia McCain:

http://www.ibdeditorials.com/series13.aspx?src=POLLTOPN

Anónimo dijo...

Solo dos cosas: una totalmente insípida: Sedaris viven en Francia, pero eso a nadie imagino le interese. La importante: No te veo al final tan indeciso. Pues estas diciendo en resumen que de los dos males el mejor es Obama, y eso es exactamente lo que yo pienso, muy decididamente.

Rechazo los extremos, y no me identifico con la extrema izquierda para nada, pero no me negaras que peor es la extrema derecha. Espero sorpresitas con Obama pero para mí el plato de mierda es indudablemente McCain y toda su comitiva, incluyendo a la inefable Palin y a la mayoría de sus seguidores acérrimos. Yo no puedo aceptar de ninguna manera el nivel de racismo que hay aquí, es una cosa que va en contra de todo raciocinio y humanidad. Aún así, no votaría (si pudiera votar ya) por Obama, aún siendo negro, si no le viera posibilidades.

Repito: posibilidades.

No creo que haya ninguna con McCain, y eso de que rechace en los últimos meses lo que apoyo todos estos años me parece que habla más que la inexperiencia de Obama.

Estamos hablando de presidentes de un país de 300 millones de gente, no de un amigo. La política es una mierda, no podemos esperar demasiado. Los cubanos lo sabemos muy bien. La opción es limitada.

Liset

Champollion dijo...

Enrisco, para nada te expresaste mal, en todo caso fui yo el que lo hizo. Cuando dije "primera", en realidad quise decir "de primer orden", "más importante", en fin glitches de nuestro idioma, disculpas.
Honestamente, cuando te hice la pregunta era pura curiosidad, como te decía. Me interesaba saber cómo alguien, a quien considero una persona sumamente inteligente, partiendo de las mismas hipótesis que yo, teniendo mis mismos miedos y mis mismas dudas llegaba a conclusiones diametralmente opuestas. Ilustrando: estoy muy de acuerdo contigo en que hay que votar por la esperanza; pero a mí, por ejemplo, la simpatía de la izquierda hacia Obama me hace perder toda esperanza en él y sólo veo esperanza en su oponente. Nada, que me declaro incapaz y me convenzo que hice bien no dedicándome a las ciencias sociales.
Gracias por tu respuesta.

Anónimo dijo...

Bien por ti Enrisco. La duda es un lastre de mierda, un pretexto para la poesia. Un entretenimiento en lo que llega la boleta. Yo voto por Obama por entenderle del batallon de los que alguna vez tumbaron monarquias, lograron la jornada laboral de 8 horas, el derecho a vacaciones, el voto femenino, el asiento sin distincion, la salud y la educacion para todos y otro tanto de cosas esperanzadoras. Por supuesto que las cosas pueden salir mal y que entre el discurso y la practica siempre se impone una brecha. A veces parece que andas pidiendo disculpas.
Henos aqui los bravos de siempre, listos para otra Desilusion!
Ven cabrona, hazme dudar! Viva Marx!

Omar

enrisco dijo...

Omar: con tu ntusiasmo me estas tentando a votar por McCain. Todavia hay tiempo.

Anónimo dijo...

Enrisco,

Tambien puedes dejar la boleta en blanco, es tambien una opcion, asi te exoneras de responsabilidad.
Y de las "cualidades" de McCain creo que Palin lo dice todo, ademas de su campaña con el mensaje conciliador y su reunion en el Versalles.
Yo no creo que sea un pollo relleno con vidrios, para mi es una ensalada de vidrios, los vidrios se ven.

Peyo el afrocan

Infortunato Liborio del Campo dijo...

La decisión no es tan complicada, mira para atrás, en qué ha terminado la administración Republicana de los últimos 8 años. En un absoluto desastre interior y exterior. ¿representa McCain un cambio a esta política? Hace un año atrás tendría mis dudas, pero vista la campaña de la recta final, especialmente tras la elección de la Palin, creo que McCain sólo traerá la continuación del desastre. Si el tipo no sabe elegir ni a la Vice, crees que puede dirigir el país. Le crees su discurso de lucha contra la corrupción y el despilfarro de Washington cuando la Vice se gasta más de 100 mil dólares en trapo. Ten en cuenta, el factor edad-salud del candidato republicano. Le pueden quedar dos afeitadas. Cuando le preguntaron ¿cuántas casas tenía? no supo responder, dijo: más de cuatro. Un tipo que no es capaz de tener una idea aproximada de sus propiedades, (que no son tantas) crees que sería capaz de administrar el país. Cuando le pregunten ¿cuántos portaaviones tiene? ¿qué va a responder? ¿más de cuatro? El otro día lo vi en el Daily Show, enumerando los políticos que le apoyaban, no pudo terminar, no se acordaba que quién lo apoyaba o no. ¿no le va a meter por equivocación un bombazo a España, por no estar seguro si es amigo o enemigo como le señaló Obama?

Champiñón: La respuesta es fácil, el fanatismo ideológico ofusca la razón.

Anónimo dijo...

Risco: Menos mal que tengo voz pero no voto. Mi valoración de los dos candidatos es más nostálgica y musical: Obama tiene la elegancia de El Chino de Los Zafiros. Mc Cain me parece un Antonio María Romeu que se olvida de la partitura. Lástima que no se presentaron Barry Bond o Canceco. Este país necesita esteroides -aunque sean anabólicos- para que viva un principito. Ramón Fdez-Larrea

enrisco dijo...

Peyo: cuando se viene de un pais que no ha elegido presidente en 60 años (se ha votado pero lo que se dice elegir de verdad desde 1948) y cuando habia que votar mis opciones era elegir el modo mas significativo de ignorarlas (o anulandolas o no yendo a votar) no votar es un lujo que no me puedo permitir. asi de sencillo.
Ramo: a mi Obama me recuerda mas bien a Barbarito Diez, la misma elegancia y rigidez. y McCain al ultimo Cachao (y esto va a sonar a herejia pero lo vi con mis propios ojos): ya no tocaba el bajo, lo machacaba.

Anónimo dijo...

Enrisco, considero este post como antológico. De manera muy sencilla y genial, has pensado en voz alta lo que muchos, entre ellos yo, no han podido poner en claro.
Voté por McCain porque con él, al menos se sabe cómo la embarrará. Obama para mí es un enigma inmenso y me parece bien demagógico, como cuando dice que se reunirá con Fidel castro, sin condiciones, y por otra parte dice que mantendrá el embargo. Todo el mundo, hasta los perros callejeros, sabe que siempre la condición sine qua non del gobierno cubano para cualquier cosa, es que levanten el embargo.
En última instancia, pienso que puede estallar una guerra civil. No sé en otros estados, pero los morenos de aquí de Miami son extremadamente racistas, pendencieros y prepotentes. Quien lo dude, que vaya a una biblioteca pública, tome un ómnibus, haga una gestión en un correo o pase una entrevista en Inmigración donde un negro americano (los haitianos son diferentes) tenga algo que ver y me darán la razón. Aquí estamos sentados en un polvorín salga Obama o salga McCain.
Los pobladores de barrios como Overtown, Opalocka, Cutler Ridge, etc, están como estaba el ayatola Jomeiny. No quieren la guerra ni quieren la paz, lo que quieren es...

Anónimo dijo...

hoy w de seguido y opr eso no pude responder el fono. manana, dia complicado too. el lunes?