miércoles, 2 de julio de 2008

Una buena noticia

No hay noticia que sea buena para todos. En respuesta al rescate de Ingrid Betancourt y otros 14 secuestrados Evo Morales decidió no darse por enterado y dijo que: "Es una muestra clara de las FARC que liberan a los detenidos por conversaciones que empezó el compañero (el presidente de Venezuela, Hugo) Chávez, a quien hay que saludar en todo caso". Hugo Chávez demostró tener algo más de tacto y hasta ahora se ha mantenido en silencio aunque siempre queda por preguntarse por qué no alegrarse por la liberación de alguien por quien tanto se esforzó en buscar su libertad. Un tipo complejo, sin dudas.



Post Data:
El Granma publica la que sin dudas es la nota mas breve a nivel mundial sobre la noticia mientras que el Juventud Rebelde tiene el cuidado de hacer notar lo rozagantes que se encontraban los rescatados y de mencionar su previa condición de secuestrados sólo en una ocasión:
Con gorra y chaqueta de camuflaje, y usando las botas altas de goma de la guerrilla, Ingrid posó para las fotos junto al resto de los liberados, de quienes también destacaba su buena apariencia física y de salud, a pesar de que alguno tenía casi una década retenido.

4 comentarios:

Jorge Salcedo dijo...

"Ingrid posó para las fotos junto al resto de los liberados, de quienes también destacaba su buena apariencia física y de salud, a pesar de que alguno tenía casi una década retenido". Al escuchar sus declaraciones bilingües, comprobamos también que su nivel de instrucción ha mejorado mucho durante su estadía en territorio liberado. La educación y la salud son logros de la FARC que comparten incluso con sus más acérrimos enemigos, a pesar de estar bajo el asedio criminal del ejército colombiano, los paramilitares y las tropas norteamericanas. Felicitamos a las FARC por la forma tan efectiva en que han dado a conocer estos logros a la opinión pública internacional.
Ministerio del Revés en Victoria
La Habana

J.Campos dijo...

Cuando Nelson Mandela salió de las prisiones sudafricanas, también se veía con "buena apariencia física y de salud, a pesar de que (...) tenía casi ( T R E S ) década(s) de retenido"

Más recientemente, el opositor cubano Héctor Palacios Ruiz, después de ser liberado y desterrado a España, lucía igual de saludable mientras contaba sus experiencias:
"Lo detuvieron veinte veces. Una de ellas, incluso, lo fusilaron con balas de salva para comprobar su resistencia moral. Durante dos años lo encerraron en una caja de metal y concreto de 1.60 de alto, por 1.75 de largo, por 1.20 de ancho. La celda, una especie de catafalco en forma de iglú, construida por los soviéticos en los sesenta, está a la intemperie, en el patio de una prisión conocida como Kilo 5.5 en Pinar del Río. No tiene ventanas y el sol cubano la convierte en un horno. Héctor vivía acostado en posición fetal y en semipenumbra. Bajó cuarenta kilos. Respiraba por el resquicio de la puerta. Su compañía eran los ratones y las cucarachas que ascendían por el hueco en el que defecaba. Llegó a ver con indiferencia a estas alimañas. En realidad, llegó a ver la vida con indiferencia y varias veces creyó que fallecía. Una vez al día, durante unos minutos, sus carceleros abrían una pila de agua para que pudiera tomar unos sorbos y descargar el infecto agujero sanitario. Pudo resistir mentalmente porque es psicólogo y estaba preparado para ese calvario.

Físicamente, en cambio, su organismo se quebró en pedazos: la inmovilidad, la sed y la mala alimentación le destrozaron el sistema circulatorio. Cuando salió de ese infierno tenía insuficiencia cardiaca y sus debilitadas piernas apenas podían bombear la sangre. Todas las válvulas de la circulación de retorno estaban dañadas."

Anónimo dijo...

Voten por Obama, es lo mejor.

Inesita Correcalle dijo...

Ironía aparte, a mí me llamó la atención el aspecto de Ingrid y de los americanos. Realmente no parecían haber estado en la selva, encadenados (cosa que no dudo y valga la aclaración), el estado perfecto de su dentadura, etc. Bien diferente de la foto aquella en que el pelo, larguísimo, le caía casi en las piernas y ella miraba hacia el piso. Los "americanos" también se veían con muy buen aspecto. Es raro.
De todas formas, chapeaux para Uribe, que se anotó un tanto enorme. Me imagino la perreta que debe haber cogido you know who en su lecho de enfermo por un rescate digno de un coamdno israelí.