martes, 22 de julio de 2008

Humor en tiempos de cólera


La semana pasada buena parte de la opinión pública norteamericana se escandalizaba con la portada del New Yorker en la que aparecían Obama vestido de musulmán, su esposa de guerrillera Black Panther (o similar) en el salón oval de la Casa Blanca mientras en la estufa ardía una bandera norteamericana y de la pared colgaba un retrato de Osama bin Laden. El debate en cuestión no era sobre la libertad de expresión sino sobre la conveniencia de la portada: la ilustración, concebida para satirizar la visión tremendista que desde parte de la derecha se ofrece del candidato demócrata corría el riesgo de ser malentendida como un ataque a Obama. El candidato alcanzado por el fuego amigo de la prensa liberal de Nueva York. Protestaron por igual los portavoces de la campaña demócrata como desde la republicana, quizás estos últimos curándose en salud de un futuro ataque de un fuego no tan amigo. Años escribiendo humor me han enseñado a no subestimar la torpeza de ciertos lectores que apenas sin transición pueden pasar de “ciertos” a “cientos” o hasta miles y millones de lectores que ven sólo lo que quieren ver independientemente de lo que les pongan delante porque quieren convencernos que en la guerra perpetua con que llevan la vida no hay espacio para sutilezas o la ironía. Obama, inteligentemente, le quitó importancia al asunto aunque la tiene. Ya dije que no estuvo en peligro al menos de momento la libertad de expresión. Lo inquietante de todo el asunto es la inquietud misma de los seguidores de Obama. La imagen con la que se presentaba a Obama en The New Yorker no era pese al extremismo de los símbolos lo suficientemente ridícula como para descartarla como ataque. Con algunos retoques se parecería demasiado a la imagen que muchos seguidores de Obama quieren tener de este. Me explico. Quitando el fusil que lleva su esposa a la espalda y sustituyendo el retrato de bin Laden por el del Che Guevara y el turbante de Obama por una kuffiya palestina se obtiene más o menos el retrato ideal de los que quieren ver en Obama al Mesías Encubierto de la Verdadera Revolución Norteamericana con la que sueñan. Cualquiera con un poco de sentido común (empezando por propio Obama) sabe que eso destruiría las posibilidades electorales del demócrata, peligro que éste ha conjurado distanciándose de todos los que quieren arrinconarlo hacia un extremo (ya sea Farrakhan o su propio reverendo)y ofreciendo un lenguaje moderado y tranquilizador.
Por otro lado hoy se cumple el primer aniversario de la recogida de la edición de El Jueves por injurias a la casa real española, evento que celebraron los de la publicación con un poster que es una ligera variante de la portada que sacaron hace un año.
Aquello si significó un ataque a la libertad de expresión y saludamos a los de El Jueves por su persistencia en la difícil tarea de resultar incómodos. Para el humor todos los tiempos son difíciles. Pero ninguno lo suficiente para quedarse callados. Si quedan dudas mirar ver este video sobre la kale borroka en Euskadi. Para hacer humor nunca va a ser el momento oportuno pero casi en cualquier circunstancia es necesario.

6 comentarios:

machetico dijo...

http://tromponmetabiotico.blogspot.com/
Te escribí por email, un abrazo.

luvicallejas dijo...

Enrique, la reacción a la imagen aludida tiene que ver con un political correcness que responde más que nada a una ansiedad social en EEUU sobre la representación, ya sea visual o verbal, de los afroamericanos. La tradición racista de reducir al afroamericano a ciertos espeluznantes estereotipos todavía persiste -ver el caso de Don Imus por ejemplo, que tildó en a unas baloncelistas negras como "nappy-headed hos".

Sn embargo, no me parece que la imagen como tal corresponde a dicha tradición. Ahora bien, si alguien debiera ofenderse, debería ser la comunidad musulmana.

En fin, concuerdo contigo en que los seguidores de Obama -y él también- necesitan una buena dosis de humor y dejar la pose pretenciosa y seria.

Una última cosa, me parece que estás un poco confundido, los verdaderos seguidores de Obama no son guevaristas comefuego, en su mayoría son jóvenes supuestamente post-ideología y profesionales del capital de Wall Street y la alta tecnología. Ya muchos de los progresivos en EEUU se han distanciado de Obama, quien es, para bien o para mal, un centrista. Recuerda también que la razón por la cual muchos izquierdistas simpatizaron con su campaña no fue por el candidato sino por el surgimiento de supuestas nuevas fuerzas en el movimiento anti-guerra y anti-neoliberalismo. Y mijo, la izquierda no significa necesariamente tener una camisa del Che, esta reductiva caricatura me pone a bostezar del mismo modo que la de Bush como un Hitler.
Un abrazo, K.

enrisco dijo...

de acuerdo: no todos los de izquierda son guevaristas aunque todos los guevaristas (y no son pocos) son de izquierda. lo que distingue a derecha e izquierda de su relacion con hitler y guevara respectivamente es que mientras los primeros se han distanciado claramente de hitler los segundos ni siquiera han repudiado con suficiente energia a Stalin para no hablar de Castro o el Che. sienten que repudiarlos es darle la razon al "enemigo" cuando lo cierto que hasta que no consigan romper con ese vinculo ideologico sentimental con el totalitarismo de izquierda no se van a liberar de la carga y las manias que esos representan para no hablar de convencer a los que hace rato nos cansamos de las ideologias. no se si me explico.

luvicallejas dijo...

Enrique, te explicas perfectamente y estoy absolutamente de acuerdo, me ofusca la sentimentalización atorrante de figuras como el Che -para no mencionar a Fidel- desde la izquierda. Y esto lo digo como simpatizante de los segmentos más radicales de la susodicha izquierda.

Creo que también debería aplicarse el mismo criterio, desde la derecha bienpensante, de figuras no tan extremas com Hitler pero sí indirectamente o directamente responsables de horrores sociales, figuras como Kissinger o incluso hasta el santificado Reagan.

Anónimo dijo...

Me parece que, de salir electo, Obama no cambiará radicalmente la política doméstica o externa en términos de "izquierdas" o "derechas". Quizás sea tonto y mal administrador aumentando irresponsablemente el gasto público, o persiguiendo políticas que aumenten el desbalance comercial (Bush, un conservador, puede dar cátedra en algunos de estos aspectos). Las presiones de índole comercial (¿será cierto que hay todo ese petróleo bajo aguas territoriales cubanas?) pueden que propicien un acercamiento con Raúl y/o sucesores, pero no porque a Obama le caigan bien los comunistas.

No tengo nada en contra de McCain, salvo el tema de la guerra. Si hoy existiera el servicio militar obligatorio, y Bush no hubiese prohibido filmar los desembarques de los ataudes cubiertos con la multi-estrellada, como recordarán los que crecimos durante el conflicto de Vietnam, la presión por concluir esa locura sería enorme. Mientras sigan ganando dinero los que se benefician con esa guerra, seguirán reciclando las ya agotadas tropas y el grueso de la población dormirá tranquila con la seguridad de que a su hijo, hermano, nieto, o lo que sea, no le llegará un aviso de enlistamiento. Por lo tanto, no hay acción pública, seria y fuerte, contra la guerra.

Regresando a Obama. Recientemente vi por televisión a un periodista afroamericano (no recuerdo su nombre) promocionando un libro de su autoría llamado "Why hip-hop will not save us", o algo así. En repuesta a la pregunta de un espectador, el periodista se manifestó pro-Obama. Él opinó que, independientemente de que Obama resulte un presidente sobresaliente o no, habría mucho de positivo en que los niños americanos de 8 ó 9 años en el presente se convirtiern en adultos jovenes, al cabo de dos términos presidenciales, acostumbrados a un negro, con su esposa y sus niñas también negras, viviendo en la Casa Blanca y que ese negro dirigía el destino de la Nación. Es el epítome del sueño americano ¿no? Después, ¿seguiría siendo muy valido el razonamiento de la opresión contra las minorías? El periodista elaboró su argumento desde el punto de vista de que la gente (afroamericanos principalmente) al margen del proceso político dejasen a un lado las quejas excesivas por la falta de oportunidades y viesen en Obama un ejemplo a seguir. Y esto lo ataba al tema de su libro, que todo no podía arreglarse a través del rap o hip-hop.

Anónimo dijo...

Enrisco,
para hoy por la noche hora de Cuba.
A TUMBAR POR MINUTOS EL SITIO WEB DE LA PRENSA OFICIALISTA DICTATORIAL GRANMA

LISTOS HOY 26 DE JULIO, EN PROTESTA CONTRA LA DICTADURA DE LOS CASTROS.

QUÉ: Una “sentada virtual” (virtual sit in), un tipo de protesta cibernética masiva.

POR QUÉ: Para protestar contra la censura a Internet en Cuba, para protestar contra la dictadura.

CUÁNDO: Hoy 26 DE JULIO, a las 20 hrs, 8:00PM (hora de CUBA).

CÓMO: Pinchando en links de la versión digital del periódico --> Granma www.granma.cu Granma<--, y recargando la página (oprimiendo la tecla F5) muchas veces durante media hora. Hay que hacerlo de manera coordinada, a la misma hora y tanta gente como sea posible.

¿ES LEGAL? Es un tipo de protesta legítima, no ilegal, que han puesto en práctica numerosos grupos anarquistas y con ideología de izquierda para protestar contra instituciones u organizaciones que consideran que vulneran los derechos de minorías. Se considera un acto de desobediencia cibernética que puede ser puesto en práctica por razones excepcionales. Los ejemplos más conocidos de “invasiones virtuales” están relacionados con el “hacktivismo”. Uno de los ejemplos más conocidos es el de Ricardo Domínguez y su Electronic Disturbance Theater: ciberactivismo elevado a la categoría de arte conceptual.

PEDIMOS AYUDA A TODOS LOS SITIOS WEB RELACIONADOS CON EL TEMA CUBANO PARA QUE PUBLIQUEN EL MENSAJE.

POR LA DEMOCRACIA Y LA LIBERTAD DE CUBA. NUESTRO PUEBLO ESTÁ SUFRIENDO.