viernes, 7 de abril de 2017

La nueva escuela

Para el que crea (todavía) que las escuelas en el campo se crearon con fines educativos y no para que el Estado los usara como mano de obra (porque se había apropiado de mucha más tierra de la que podía atender):
"En nuestra sociedad, hoy, mañana y siempre, los bienes materiales tienen que producirlos todo el pueblo. Y esto además se combina felizmente con la forma de educación perfecta, la forma de educación que encaja con los conceptos marxistas y con los conceptos martianos. [...] Nosotros un día visitamos la escuela y los alumnos estaban en esos días de exámenes —era por trimestre, creo que es la prueba trimestral—, estaban de pruebas. Entonces en esos días de pruebas no iban al trabajo productivo. Y yo dije: bueno, aquí ha prevalecido un criterio docentista, aquí no ha prevalecido un criterio revolucionario. No quiero decir ni mucho menos que en el ánimo de los compañeros de esa escuela prevalezcan criterios docentistas. No. Son compañeros muy revolucionarios, muy conscientes, y están dirigiendo magníficamente bien la escuela. Pero es indiscutible que una cosa tradicional, conservadora, se había impuesto. Yo dije: bueno, ¿qué ganamos nosotros con esto? A la hora de la prueba le damos más tiempo para estudiar, y liberamos al estudiante de sus obligaciones cotidianas. Creamos un vicio. ¿Qué vicio? El vicio del finalista, el vicio de no atender en clases. […]
Pero si nosotros empezamos porque cuando llega la prueba no hay trabajo, el resultado es que empezamos a crear la antítesis trabajo-estudio: el vicio del finalismo, el estudiante neurasténico además —porque es ese estudiante arrancándose los pelos, comiéndose las uñas; se está todos esos días de exámenes en una tensión terrible. ¡Y hasta le creamos el reflejo de la tensión y del superintelectualismo en los días de prueba!
El estudiante debe estar siempre listo para responder una pregunta. El estudiante debe estar al día. El estudiante debe atender las clases. El estudiante debe estudiar todos los días.
Y yo dije: y lo que más me duele es que ustedes hicieron una suspensión total. Si hubieran dicho: vamos a rebajar una hora o dos, bueno: ya es una hora. Pero, ¿el absoluto? ¿Supresión total del trabajo productivo en los días de pruebas? Ellos comprendieron, y realmente después suspendieron el método de no realizar trabajos... Porque además, me parecía que entrañaba la violación de un principio, el que decíamos: no menospreciar la actividad productiva. Daba la impresión que en ese momento la actividad productiva se menospreciaba y que prevalecía todo lo docente, creándose todos esos vicios secundarios que nosotros señalábamos"
Fidel Castro, 25 de abril de 1971

8 comentarios:

Anónimo dijo...

y tambien para generar dolares.los citricos de matanzas se exportaban.y eran producidos por los alumnos de las becas.

Anónimo dijo...

“Ahí viene el mayoral sonando el cuero…” Siempre con el ojo avisor de no dar tregua a los esclavos desde pequeños que pueden adquirir “malas costumbres”… si lo sabría él, que no dio un golpe en su vida.

Realpolitik dijo...

El problema que yo tengo con toda muestra de la hijeputez y falsedad del tipo es que no aumenta (aunque confirma) mi desprecio por él, que ya es absoluto, pero sí aumenta mi disgusto con todos los que se prestaron a apoyarlo activamente—y eso es mucha gente y mucho disgusto.

Supongo que la miseria humana es sencillamente una realidad mucho más generalizada y “normal” de lo que uno quisiera creer, tanto en Cuba como en otras partes, y lo que varía es el nivel de su expresión de acuerdo con las circunstancias. O sea, Fidel ni creó ni causó la miseria humana “revolucionaria,” solamente la destapó y le dió rienda suelta, pero eso ya estaba allí, más o menos latente, antes de 1959, y probablemente siempre.

Enrisco dijo...

Realpolitik: dicho desde el cariño que le puedo tener a uno de los comentadores mas persistentes de este blog. No sea tan previsible, no se copie tan descaradamente a si mismo. La idea de estos posts no es aumentar su desprecio por el tirano sino tratar de entender mejor lo que nos pasó y para eso casi siempre se necesita distancia y tiempo. Y esas miserias humanas de que usted habla existen donde quiera, incluso dentro de ese vecino que hoy le dio los buenos días en el rincón del mundo en el que vive. El problema de esos sistemas como el que vivimos es que no solo destapan esa miseria sino que engendran nuevas variantes de miseria, la reproducen y sobre todo la organizan y la utilizan en su favor. Y que funcionan, tambien, no solo con grandes cantidades de miedo o estupidez sino de esperanza, ilusiones, buenos sentimientos. Y para ello hay muy pocos antidotos. De ahi la necesidad de compartir la experiencia. Disculpe si le molesta tanto pero, conociendome como me conozco, insistiré.

Realpolitik dijo...

No se trata de que me moleste este tipo de post. El problema no yace en el post ni en la persona que lo publica; el problema es mío, y no me sorprende que pueda aburrir o irritar a otros. En cualquier caso, vale sacar a la luz la interminable evidencia de la falsedad, cinismo, mala fe y mala idea del máximo exponente del castrismo--y, por extensión, la de sus huestes (qué no es lo mismo que los que "se hicieron los bobos" o "no quisieron meterse en problemas").

Anónimo dijo...

que asqueroso el Norbertico este, restregandole supuesta mierda a Heberto Padilla, que tronco de cinico este tipo, sobre todo porque el otro no puede responderle de toda la mierda que este ayudo a regar por la isla y cuando contribuyo a que los hoy aplastadores se mantuvieran en el poder. debieron haberlo regresado a la isla los americanos, oportunista escalador y descarado.

Anónimo dijo...

el cinico en jefe, siempre pidiendo para los demas lo que el no tuvo que vivir. tronco de hijo.

Enrisco dijo...

Si no me irritas Realpolitik pero vale llevar el analisis mas alla. ver si aprendemos algo. y evitar que se repita.