jueves, 21 de julio de 2016

Caminando

Caminaba el otro día con un amigo mientras hablábamos. De cualquier cosa, que es de lo que hablan los amigos cuando por fin encuentran tiempo para no hablar de cosas importantes.
-¿Cubanos? –nos pregunta en español un tipo con acento extraterrestre. Para el que no sepa de lo que hablo ese suele ser un inicio peligroso de conversación. Una conversación pesada, llena de los tópicos con que los extraños quieren explicarte tu país.
Pero me equivocaba. La cosa iba a ser mucho peor.
-¿Qué piensan de los cambios?
Así. Sin anestesia.
-¿Qué cambios? –respondimos haciéndonos los idiotas (esa es la especialidad de los amigos cuando se reúnen y quieren que los dejen tranquilos hablando idioteces) pero ni así. Se refería a LOS CAMBIOS. De esos que hay que hablar con mayúsculas y letra de molde. Fuimos elusivos como para que entendiera que no nos interesaba ser objetos de su curiosidad ni de su preocupación por el país que habíamos dejado atrás.   
Pero el extraño sí quería dejar bien claro que le preocupaba mucho lo que los cambios trajeran a nuestro país. Un blanco sudoroso de pantalones cortos y mochila. Bigote poblado y extenso. Una especie inédita para mí de la fauna urbana: una suerte de híbrido entre hípster y boy scout. No parecían importarle los derechos humanos de los cubanos: la libertad de expresión, de asociación, la de prensa, toda esa chatarra burguesa. Le preocupaba lo que pudiera pasar con uno de los pocos sitios en la tierra –junto a Corea de Norte pensé- todavía al margen de la influencia americana. Lo que pudiera sufrir mi pobre isla con la nefasta influencia del mercado y la cultura de masas. Muy novedoso y profundo pero como andaba en modo realmente frívolo hacía rato me había agotado las reservas de paciencia que poseo para esos casos. Así que le pregunté de dónde era.
-De Francia –me contestó como si tratara de adivinar cuál sería mi siguiente pregunta. Esta fue si él se dedicaba a decirle eso a todo el que se encontraba en su camino.
-¡Yo tengo derecho a decirle mi opinión a quien me dé la gana! –me dijo con rabia.
-Pues yo también tengo derecho a decidir a quién quiero escuchar –le respondí mientras el hípster-boy scout se alejaba dando aullidos feroces. Como si yo le hubiese pisado un rabo tan delicado como invisible.

Y de veras lo lamenté. Era una lástima que justo al final de la conversación me diera cuenta de que a él también le importaba la libertad de expresión. 

7 comentarios:

Miguel Iturralde dijo...

caminante no hay camino, se hace camino al andar

Enrique, casi mejor hubiese sido responderle que eras Testigo de Jehová y que deseabas explicarle tu religión. Saludos.

Enrisco dijo...

Es que yo me he encontrado con Testigos bastante mas decentes que ese tipo.

Anónimo dijo...

Para la proxima dices: no, puertoriquen~o :) y asi no tienes que dar explicaciones...

Realpolitik dijo...

Tales sujetos no tienen remedio, y escasamente vale la pena hacer otra cosa que ignorarlos y darles de lado. Se debe recordar siempre lo de "no echéis vuestras perlas delante de los cerdos."

Nausea dijo...

Por lo menos el tipo, por cabrón que sea, es un Don Nadie. Lo que le ronca el mango es que hay gente igual o peor con suficiente posición e influencia para hacer daño, como por ejemplo el colombianito del New York Times, un comemierda globo inflado, que supongo sea "experto" porque estudió en Miami. Nada, que lo de Cuba o lo resuelven los cubanos o no se resuelve, porque el resto del mundo seguirá como siempre ha estado, y nunca hará por Cuba lo que hizo por Sudáfrica.

Anónimo dijo...

"antes que la influencia americana lo cambie todo" y que hacia el susodicho fuera de cuba entonces? por que no se va a vivir alli permanentemente y asi se libra el de la "influencia"? a que no tiene huevos para eso!

Thuc Nguyen dijo...

Great article. I read this article properly. This is one of the best posts. Thanks sharing this article
Teefury , Redbubble uk , Spreadshirt us , tshirthell coupon , threadless coupon , Teeprings us , Teepublic coupon code , 80stees coupon