martes, 4 de noviembre de 2014

"Abel Prieto: escritor malo, policía bueno"

Y bueno, iba a escribir todo un post al respecto pero creo que con el título es suficiente.

Nota: Para el que no esté al tanto (y lo entiendo) aquí va su última gracia.

7 comentarios:

Jorge Brioso dijo...

Bro:

A ti los dioses te deben haber prometido la inmortalidad porque para usar cualquier segundo de esta vida tan corta en seguir a ese lamentable personaje es uno de los peores desperdicios de tiempo que conozco. Claro que si te han prometido la inmortalidad ya eso son otros cinco pesos. LOL

Abrazotes, Yoyi

Realpolitik dijo...

El tipo hace lo que puede, lo que sabe hacer, y mientras le siga dando buen resultado lo seguirá haciendo. El oportunismo y la hijeputez son cosas mucho más cubanas que ser como Martí.

Realpolitik dijo...

Hay que comprender al Prieto. Hace bastante rato que vive muy bien del cuento, y naturalmente ha desarrollado ciertas expectativas del mundo y de la vida. No tiene ninguna intención de volverse un venido a menos, por no hablar de un apestado. Ha trabajado la cosa mucho por mucho tiempo, y ya no hay manera de limpiarse sin humillarse completamente. O sea, se saca la cuenta que no vale la pena ni pensar en retirarse del juego, y mucho menos renegar del mismo. El que nace para esbirro no puede llegar a la decencia, y aunque pudiera, el esbirrato le resulta mucho más "natural" y cómodo, por no hablar de conveniente.

Enrisco dijo...

Yoyi, yo he gastado menos tiempo en escribir ese post que tu en tu comentario. y si, los dioses me prometieron la inmortalidad aunque no estoy seguro si creerles.

Jorge Brioso dijo...

El comentario mio esta dedicado a ti, a quien quiero como un hmermano, asi que justifica mi gasto de tiempo. El tuyo solo se entiende si se te afilia con la raza de los inmortales. Borges que sabia de eso mucho, como de casi todo, los describio muy bien:
"Adoctrinada por un ejercicio de siglos, la república de hombres inmortales había logrado la perfección de la tolerancia y casi con desdén. Sabía que en un plazo infinito le ocurren a todo hombre todas las cosas. Por sus pasadas o futuras virtudes, todo hombre es acreedor a toda bondad, pero también a toda traición, por sus infamias del pasado o del porvenir. Así como en los juegos de azar las cifras pares y las cifras impares tienden al equilibrio, así también se anulan y se corrigen el ingenio y la estolidez, y acaso el rústico poema del Cid es el contrapeso exigido por un solo epíteto de las Églogas o por una sentencia de Heráclito. El pensamiento más fugaz obedece a un dibujo invisible y puede coronar, o inaugurar, una forma secreta. Sé de quienes obraban el mal para que en los siglos futuros resultara el bien, o hubiera resultado en los ya pretéritos... Encarados así, todos nuestros actos son justos, pero también son indiferentes. No hay méritos morales o intelectuales. Homero compuso la Odisea; postulado un plazo infinito, con infinitas circunstancias y cambios, lo imposible es no componer, siquiera una vez, la Odisea. Nadie es alguien, un solo hombre inmortal es todos los hombres. Como Cornelio Agrippa, soy dios, soy héroe, soy filósofo, soy demonio y soy mundo, lo cual es una fatigosa manera de decir que no soy."


Realpolitik dijo...

Y pensar que a Borges le negaron el Nobel y se lo dieron al Gabo. Bueno, en resumen de cuentas, la cosa es parecida a los Oscares del cine americano.

Enrisco dijo...

pues si esto me da la oportunidad de releer a Borges...