martes, 13 de julio de 2010

Se acabó

La final del mundial fue, como temía, un churro. Los españoles, hay que reconocerlo, hicieron todo por impedir que fuera así, para evitar llegar por todos los medios a la lotería de los penales y por suerte lo consiguieron. Los holandeses desde el primer minuto se olvidaron del balón y concentraron sus patadas en las canillas de los gaitos, cuando no el pecho, como hizo De Jong en su remake de “Operación Dragón” (ver portada de la Gaveta Oficial). Y luego mucho teatro Escambray de ambas partes: “Ay, me han herido árbitro, haga justicia”. Y el árbitro, aunque se esforzó, no pudo decidir el partido, algo que también es de agradecer: le perdonó la tarjeta roja a Bruce Lee De Jong y luego repartió amarilla a todos los demás y Heitinga le cogió el gusto y se paró en la cola dos veces. Casillas, el novio de la periodista que además defiende la puerta española, se vistió de héroe para que el beso a la entrevistadora le quedara más romántico (una clara muestra de la influencia americana en la España de hoy, mucho más que Villa anunciando McDonalds).

Reconozco que a diferencia del resto de la humanidad no me sentí sobrecogido por el juego del equipo español al que le llaman el nuevo Brasil, los reinventores del fútbol y lindezas parecidas. Apenas una estadística: España ha triunfado con la menor cantidad de goles anotados en una copa del mundo (8). Incluso cuando el campeón apenas jugaba cuatro partidos (ahora son tres más) lo menos que se llegó a anotar fueron 11 (Italia, 1938) para no hablar de los 25 de Alemania en el 54 o los 18 de Brasil hace apenas ocho años. Sólamente en este mundial hubo cinco equipos que anotaron más que el español. Su mayor mérito en cambio fue sobreponerse tanto a los viejos complejos ibéricos de “jugamos como nunca y perdimos como siempre” y “seguro tendremos al árbitro en contra” como a la costumbre confirmada hasta el vicio de que el selecto club de los campeones de copa no aceptaba nuevos miembros a menos que se encargaran de organizar el mundial (Inglaterra 66, Argentina 78, Francia 98). Esa superstición se venía cumpliendo desde hace más de medio siglo cuando Brasil ganó en Suecia en 1958 y España ha roto al fin con ella, algo por lo que los futuros aspirantes con poco pedigree mundialista siempre le estarán agradecidos.

Y abajo los resultados de la encuesta para los Oscars del Mundial (son parciales, hoy cierra la votación):

-Drama: Maradona y sus muchachos por “Últimas imágenes del naufragio”

-Mejor guión: Alemania – Argentina por “Berlín no cree en lágrimas”

-Peor dirección: Maradona por “Un señor muy bruto con unas alas enormes”

-Peor actor secundario: Jabulani por “Porteros al borde de un ataque de nervios”

-Mejor dirección: Vicente del Bosque por “Vámonos con David Villa”


[Ver también el excelente resumen de Guicho]

Y este resumen del partido en legos:

12 comentarios:

Anónimo dijo...

hay que ver que mal llevas la victoria de España...hasta el empire state building mantuvo dos días los colores de la bandera...me imagino como debes de sentirte...no te preocupes se te pasará...o no...pero que lo llevas fatal es una verdad como un castillo

Cucovich dijo...

Es la primera vez que los gallegos se bañaran en maza, para celebrar.

enrisco dijo...

tienes razon. llevo mal que el campeon haya metido menos goles que el 7mo lugar, que quieres que le haga?

L. Santiago Méndez Alpízar / Chago dijo...

Bueno, siempre que un equípo de fútbol fue Campeón del Mundo, querido Enrique, metió más goles que sus contrarios.

¿Cuántos goles a favor, cuántos en contra tuvo España en la competición?
Será también que no hubo la necesidad de meter más balones en la portería contraria.

Y, tú a quién le ibas, a EE.UU? Na, no te creo tan ingenuo. O, sí?

cubasno dijo...

Bro, ¿pero esto era una competencia a ver quién metía más goles o a ver quién ganaba los partidos hasta la final? La Francia del 98, por ejemplo, tampoco metió gran cosa, y por cierto también se las vio negras para ganarle a Paraguay, la gente se defiende, qué se le va a hacer.

Güicho dijo...

Enrique, tú que le sabes a las estadísticas de las guerras de independencia, dime una cosa, ¿teníamos 7 veces más rayadillos que mambises... o eran 8?

enrisco dijo...

Cubasno: la Francia del 98 metio 15, casi el doble que no es lo mismo pero tampoco es igual. posiblemente esté equivocado y la cantidad de goles que se meten no tenga nada que ver con el disfrute del juego. digamos que tengo una concepcion anticuada, prehispanica del asunto. digamos que hizo lo suficiente para ganar el campeonato con absoluta limpieza y unas ganas y consistencia loables pero de ahi a enamorarse del equipo va un trecho. algo parecido me pasa con Italia cuando gana: los estilos son muy distintos pero los resultados son identicos.

Chago: mas de lo mismo. llevo 28 años viendo mundiales (8 en total) y con la suerte que mi pais se ha mantenido alejado de ellos asi que el tema nacional incide bastante poco en mis preferencias y hasta me doy el lujo de ser un esteta. unos campeones me gustan mas y otros menos y en el caso de españa hasta me caen bien casi todos los jugadores pero no me deslumbra casi ninguno. y si, no hicieron falta mas goles para ganar pero ya te dije que en esto del futbol me pongo esteta y siempre me quedo esperando por los goles innecesarios, los que redondean la belleza del juego. pero disfruta la fiesta que si algo me alegra de esa victoria es que un monton de socios por alla estan pasando de lo lindo la victoria de españa.

enrisco dijo...

Guicho: ocho coma algo por ciento.

Armando Tejuca dijo...

yo creo que como juego se vale de todo incluso de ganar sin meter goles, con solo tirarse al piso cada vez que te toquen con el taco del equipo contrario y pedirle al arbitro que bote del juego al oponente hasta quedar en la cancha un equipo contra un portero, juego juego es. Pero hay que respetar a los estetas que tambien tienen su forma de ver el juego y al mundo.Y hay que ser feliz que cara.

Anónimo dijo...

Lo cierto es que espana, con Brasil-Francia-Italia fuera, gano por no presentacion.

L. Santiago Méndez Alpízar / Chago dijo...

Yo soy un indio del Batey de Jinagüayabo, eso se sabe: natural y a mucha honra. Aunque viva en la cipital del Reino y me guste, todo sea dicho. ¡Huyendo del hombre blanco me refugié en sus mujeres!

Pero lo de España con el fútbol hoy día es sobrao. Quiero decir, se salen, son la hostia!!!! Unos chavalitos aparentemente frágiles, que luego gustan de tocar el balón, y lo tocan. De meter goles, y los meten. Y de ganar uno a cero cuando se tercia a los equípos con tradición de duros: todo con un porterazo que ya quisieran, bueno se sabe.

Cierto que las anteriores selecciones gozaban del mal fario, no sé cuál cosa les sucedia: esta es diferente, y les ganan a cualquiera, rompen record, y aunque no tengan un super star, seguramente facilita la relación entre ellos. Que no hay que olvidar, casi todos son muy conocidos en el mundo. Todos son estrellas aquí...

Del 11 ideal del mundial, 6 son españoles: dice mucho, o tampoco.

Queseto dijo...

Disfruta, Enrisco:

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20081218/espana-12-malta-1-1983/364310.shtml