miércoles, 23 de enero de 2008

London, London


Un post de Penúltimos Días sobre una exposición en Londres curada por Gerardo Mosquera [dale Infortunato, mete un chistecito] en la que una de las principales atracciones es un rollo de papel sanitario hecho con el Juventud Rebelde me remonta a 17 años atrás. Enero de 1991, Galería del cine Yara en La Habana Tejuca, otro amigo que esta en Cuba y yo inauguramos Tarequex 91, una parodia de las exposiciones de la ANIR y de los Forjadores del Futuro. Exponíamos piezas y tarecos que supuestamente promovían el ahorro ("sobre todo de neuronas" acotábamos). Había allí: un machete de tres filos para convertir a los macheteros millonarios en trimillonarios; un convertidor de chistes de doble sentido en chistes de un solo sentido; luz natural (para ahorrar luz artificial); el diseño de un futuro museo de la Zafra de los Diez Millones; y condones de tallas mínimas TTD (Todos Tenemos Derecho) elaborados con dedos de guantes de goma entre otras cosas que no me acuerdo. Una de las piezas que mostrábamos era justamente un rollo de papel sanitario elaborado a partir de periódicos Granma. Éramos unos vanguardistas y no lo sabíamos. Es una lastima que Gerardo Mosquera no hubiera estado por ahí para darse cuenta de nuestro hallazgo y habernos llevado a Londres con los que nos hubiéramos ahorrado un montón de trámites. En aquella ocasión lo único que conseguimos fue que nos cerraran la exposición al cuarto día de inaugurada. Estamos decidiendo entre exigir que se nos reconozca como precursores de la nueva vanguardia cubana o establecer una demanda por plagio.

2 comentarios:

  1. Ven aca, la inclusion de Caetano aqui se debe al titulo de la pieza, o a que te llegaron informaciones de inteligencia de que Veloso usa la Folha de Sao Pablo para lo mismo que nosotros usabamos el Granma?

    ResponderEliminar
  2. cubasno hasta afuera24 de enero de 2008, 13:35

    no sé si será leyenda urbana, pero en un histérico congriso (qué congreso que es, no es histórico) de la CTC a principios de los no-venta, un barrendero bayamés narró transido de emoción la historia de su hija, fidelista compulsiva, que le había metido un escándalo a la mujer del barrendero y al ídem, porque había encontrado en el baño ("ustedes saben las dificultades que tenemos, y que después de leerlo hay que usarlo para otras cosas") un granma con la efigie del sanitario en jefe. el hombre lo contaba con lágrimas en los ojos, qué conciente era la niña. un amigo que escuchaba comentó "ya tú sabes como son estos bayameses, son piromaníacos".

    ResponderEliminar