viernes, 20 de abril de 2018

El presidente sin atributos

OsvaldoDorticósTorrado.png
Yo crecí con un presidente que no tenía apellido Castro. El apellido era Dorticós. Nadie sabía bien para qué servía el presidente (sospecho que ni el mismo lo supo nunca) pero estaba allí, con su bigotico, sus gafas y su apellido diferente. Había un par de Castros pero eran solo primer ministro uno y jefe de las fuerzas armadas el otro. Luego (en 1976 para ser exactos) el presidente dejó de ser presidente para cederle su puesto al Castro primer ministro. Entonces se debió dar cuenta de para qué había servido: para aguantarle el puesto a un Castro hasta que le hiciera falta. Como mismo alguien te pide que le aguantes una caja mientras se acordona los zapatos. (Si, pocos años después, el antiguo presidente terminó matándose no creo que fuera por la conciencia acumulada de su inutilidad. Lo único cierto es que nos importó tan poco como si siguiera vivo y todavía fuera presidente).
Escucho la algarabía que ha estallado porque el presidente volvió a cambiar de apellido y empiezo a no entender nada. No acierto a imaginar qué tiene de sorprendente -o esperanzador- que ahora mismo algún Castro se esté acordonando los zapatos.

11 comentarios:

Miguel Iturralde dijo...

Recuerda al Príncipe de Salina en "El Gatopardo"... hay que cambiar para que todo permanezca igual. Saludos.

juan carlos cremata malberti dijo...

Muy bueno, directo y al centro del pecho, quise decir el alma, que suele alojarse en cualquier lado, un abraz de admirador y un aplauso

Anónimo dijo...

Si del Risco, esta genial este escrito.

Realpolitik dijo...

Los medios, como la Associated Press (que se supone profesional) han dicho y repetido que este es el primer “presidente” cubano en la era castrista sin el apellido Castro. Sobra decir que no es el primero ni el segundo, sino el tercero, y que el segundo fue “presidente” por 16 años y pico. O sea, estamos ante “periodistas” incompetentes o mentirosos, si no son ambas cosas, que no merecen respeto ni tienen credibilidad. Pero, ya esto es un cuento muy viejo, sobre todo con respecto a Cuba, y se remonta por lo menos al notorio Herbert Matthews del New York Times, antes de 1959. En otras palabras, periodismo de pacotilla (suponiendo que se trate de ignorancia y ligereza en vez de mala idea).

Realpolitik dijo...

Y dicho sea de paso, aunque poco importe, si Dorticós hubiera sido un enano-mascota o un bufón como los que habían en las cortes europeas antiguas, hubiera sido más respetable--y bastante.

Realpolitik dijo...

La Junta Editorial del New York Times, la supuesta crema y nata del periodismo americano, ha emitido con fecha de Abril 20 su opinión sobre el nombramiento de Díaz-Canel como presidente, donde declara que “It’s been 60 years since anyone other than a Castro was at the head of the Cuban state.” No es que el NYT crea que Díaz-Canel tenga o pueda ejercer poder real por su cuenta, sino que aparentemente ignora que ya hubieron dos “presidentes” sin el apellido Castro antes de él, uno de los cuales ostentó ese cargo por 16 años.

Sobra decir que tal ignorancia es absolutamente inadmisible en el caso de un medio con las monumentales pretensiones y enormes recursos del NYT. O sea, esto no da pena sino grima y risa amarga—y si lo hace el NYT, nada mejor se puede esperar del resto del periodismo. Repito, esto es un error garrafal, y aunque se trate de un detalle relativamente menor, lo que importa (y mucho) es que demuestra que los “expertos” no son tal cosa, y que no se puede confiar en nadie ajeno con respecto a la cobertura del tema cubano. Vamos bien.

Realpolitik dijo...

Se me ocurre proponer a Dorticós como uno de los emblemáticos comemierdas de la historia de Cuba. Caballero, qué plasta de persona.

Anónimo dijo...

me apena romper definitivamente el corazón de Realpolitik pero ahi va lo que cuenta Europea. En Alemania, en Phoenix, la supuesta crema y nata del periodismo "serio" aleman, canal dedicado unicamente a temas históricos, políticos y sociales, lo más exclusivo de la "elite" intelectual alemana, han descrito historicamente a todos los paises del rio Bravo hasta la Patagonia como "Sur- America". En sus mentes existen America del Norte, con EEUU y Canada; y el resto: America del Sur.
Si ese concepto de Américas es geográfico o cultural?, tan profundo no llegan sus pensamientos, que no estando en Europa no puede ser tan importante el tema.
En el último update del módulo online dedicado a America Latina, han tratado de ser más precisos y ya al menos hay una America Central, donde ponen a México, y América del Sur. Y esas dos forman a America Latina.
Eso lo aprendieron, a juzgar por las fechas, en la estancia en Brasil durante el último campeonato de futbol.

Anónimo dijo...

Le doy la razón a Enrisco para inmediatamente quitársela. Los Castros habrán hecho sus cuentas de los dos segundos históricos que necesitan para amarrarse nuevamente los zapatos. Pero hasta por probabilidades, ya les toca que les salgan mal las cuentas..

Anónimo dijo...

Pero que NYT ni NYT? Que nosotros cubanos no veamos que en EEUU el comunismo es rampante, bastante claro en NYT, es grimoso.
Y digo "comunismo" para redondear e ir al grano. Como nosotros en Cuba le decimos comunismo a todo aquello, sea académicamente comunismo o no.

Enrisco dijo...

Anonimo 8:33: mal estamos si encomendamos la solución de los problemas cubano al cálculo de probabilidades o a la biologia.