viernes, 29 de enero de 2010

Los Van Van y la bailarina española

Quien acuse al actual exilio cubano de intransigente llevará razón siempre que tenga en cuenta que llamar intransigente a un exilio es una redundancia. Porque ser exiliado es eso, poner por delante ciertas convicciones que van contra el sentido común del resto de los inmigrantes o a los nativos del país en cuestión. El exilio de ahora si acaso es moderado en comparación con aquél que preparó y condujo al país a su última guerra de independencia. A Gonzalo Castañón –el editor español cuya supuesta profanación de la tumba condujo al fusilamiento de los estudiantes de medicina- le cayeron a tiros no bien puso un pie en Cayo Hueso. O piénsese en los famosos versos sencillos de Martí:

El alma trémula y sola
Padece al anochecer:
Hay baile; vamos a ver
La bailarina española.

Han hecho bien en quitar
El banderón de la acera;
Porque si está la bandera,
No sé, yo no puedo entrar.

Porque el dilema ante el que estaba Martí era entrar o no entrar. Y trazó la línea en un punto: la presencia o no de una bandera española. Cierto es que uno no se imagina a Martí haciendo un piquete contra los Van Van. O montado en una aplanadora aplastando discos. Pero es que Martí además de exiliado era inteligente. Su ego infinito le impedía entretenerse en detalles de tan poca monta. Lo suyo era inflamar multitudes a golpe de labia, preparar guerras. Su orgullo patrio no le impedía babearse con la bailarina, seguir uno a uno sus contoneos (después de todo era un pichón de valenciano y canaria). Aunque claro, siempre que no estuviera acompañada por el grupo “Santiago y Cierra España”. O que no hubiera dicho en una presentación anterior: “Aunque le duela al bigotú de la frente ancha el concierto ya se hizo. Está bueno ya de abuso”. Porque si fuera así no podría entrar. Pero hasta ahí, no entretendría más su cráneo inmenso en el asunto. Porque siempre habría algo más importante que hacer. Pero ya lo dije, Martí era un tipo inteligente.

P.D.: Juan Formell reinterpreta en su curioso estilo verbal el tema de Porno para Ricardo “A mí no me gusta la política”.

jueves, 28 de enero de 2010

J. D. Salinger (1919- 2010)

Jerome David Salinger el escritor que ha acompañado la adolescencia de mucha gente en el último medio siglo –la mía incluida- murió ayer en Cornish, New Hampshire a los 91 años. Fue el autor de El guardián en el trigal, Nueve cuentos, Levantad carpinteros las vigas del techo (cito los títulos según las traducciones cubanas) Franny y Zooey y Seymour; una introducción. Ahora parece que lo único que hizo fue esconderse para no dar entrevistas. Prefiero recordarlo por los libros que escribió, sobre todo los primeros y hasta agradecerle el silencio: él habrá tenido sus razones. En agradecimiento a aquella compañía y la complicidad que nos íbamos creando sus lectores (con todo lo farandulera que solía ser, pero ya eso es harina de otro costal) los dejo con una de las historias que componen Nueve cuentos:

JUSTO ANTES DE LA GUERRA CON LOS ESQUIMALES


DURANTE CINCO SÁBADOS seguidos, por las mañanas, Ginnie Maddox había jugado al tenis en las pistas del East Side con Selena Graff, compañera suya en la clase de la señorita Basehaar. Ginnie pensaba francamente que Selena era la más boba de toda la clase—en la que abundaban ostensiblemente las bobas de marca mayor—, pero al mismo tiempo no había nadie como Selena para traer continuamente nuevas cajas de pelotas de tenis. Su padre las fabricaba, o algo por el estilo. (Una noche durante la cena, para ilustración de toda la familia Maddox, Ginnie había evocado la visión de una comida en casa de los Graff; la escena suponía un criado perfecto que servía a todos por la izquierda, aunque en lugar de un vaso de jugo de tomate dejaba una lata de pelotas de tenis.) Pero esta historia de dejar a Selena en su casa con un taxi después del tenis y luego cargar—en cada ocasión—con el pago de todo el importe del viaje, era algo que a Ginnie le estaba alterando los nervios. Después de todo, la idea de coger un taxi en lugar del autobús había sido de la propia Selena. Y ese quinto sábado, mientras el taxi arrancaba dirigiéndose hacia el norte por la avenida York, Ginnie dijo de pronto:
—Oye, Selena...
—¿Qué?—dijo Selena, ocupada en tantear con una mano el suelo del taxi—. ¡No encuentro la funda de mi raqueta!—se lamentó.
Pese a la templada temperatura de ese mes de mayo, las dos chicas llevaban abrigos sobre sus shorts.
—La guardaste en el bolsillo—dijo Ginnie—. Escúchame ahora...
—¡Oh, menos mal! ¡Me has salvado la vida!
—Oye—dijo Ginnie, a quien no le interesaba la gratitud de Selena.
—¿Qué?
Ginnie decidió ir al grano. El taxi se estaba acercando a la casa de Selena.
—No tengo ganas de cargar otra vez con el pago de todo el viaje—dijo—. No soy millonaria, ¿sabes?
Selena puso primero expresión de asombrada, después de ofendida:
—¿Acaso no pago siempre la mitad?—preguntó con ingenuidad.
—No—replicó Ginnie rotundamente—. Pagaste la mitad el primer sábado, a comienzos del mes pasado. Y desde entonces, nunca más. No quiero ser mezquina, pero estoy viviendo con cuatro dólares y medio por semana. Y de ahí tengo que...
—Yo siempre traigo las pelotas de tenis, ¿no es cierto? —preguntó Selena con tono desagradable.
A veces Ginnie sentía ganas de matar a Selena.
—Tu padre las fabrica o algo así—dijo—. No te cuestan nada. Yo no tengo que pagar hasta la más mínima cosa que. . .
—Está bien, está bien—dijo Selena levantando la voz y con un aire de suficiencia como para asegurarse la última palabra.
En forma displicente, se revisó los bolsillos del abrigo.
—Sólo tengo treinta y cinco centavos—dijo, fríamente—. ¿Es bastante?
—No. Lo siento, pero me debes un dólar sesenta y cinco. He llevado la cuenta de cada...
—Tendré que subir y pedírselo a mamá. ¿No puedes esperar hasta el lunes? Podría llevarte el dinero a la clase de gimnasia, si eso te hace más feliz.
La actitud de Selena no invitaba a la clemencia.

[Sigue]

Apagones martianos

Ya lo dijo el Apóstol: “Subir lomas hermana hombres”. Y sufrir apagones. La revolución martiana y la bolivariana han puesto a cubanos y venezolanos a hablar de los mismos cortes de electricidad. Ciro Díaz desde su Auditorio Imbécil le canta a los apagones venezolanos. Y los venezolanos están que trinan como se ve en el video de abajo. Pero noten cómo se repiten también las justificaciones: “Chávez no tiene la culpa”, “Son los de la empresa”, “Aquí lo que hay un saboteo”. Martí también dijo “No me pongan en lo oscuro”. Pues para eso mismo se inventó el Desfile de las Antorchas.

miércoles, 27 de enero de 2010

Pret- a- porter: El Apóstol asmático.

Hay un blog que se elabora en Cuba con materiales de producción nacional que se ha ganado por esfuerzo propio un lugar cimero entre los blogs humorísticos del país. Sólo que lo consigue sin esfuerzo alguno y posiblemente hasta sin desearlo. El post que les pongo a continuación ha sido copiado tal cual, incluyendo la imagen que nos viene a sugerir que nuestro Apóstol, además de poeta, era asmático (y hasta un poquito singaito).

Vigilia martiana de trovadores y poetas



Este 27 de enero, trovadores y poetas, iremos al encuentro de José Martí. Como cada año a las 9.30 de la noche, amigos de la Asociación Hermanos Saíz, la revista El Caimán Barbudo, La Jiribilla, el Centro Pablo de la Torriente, la FEU y la Casa Editora Abril, nos daremos cita en el patio de la Casita de Paula para hurgar en obra del Maestro y reconocernos en su espíritu poético.
Se ha convertido en tradición esta vigilia trovadoresca para esperar su cumpleaños que comenzó en el año 2003, en su 150 aniversario. Gracias al apoyo del Museo Casa Natal estas descargas han ido sumando amigos que en esa noche comparten la profundidad humana de esa insondable obra que nos dejó un hombre que siempre lleva un verso para abrirnos un camino. En la descarga de este miércoles 27 estarán los trovadores Ariel Díaz y Liliana Balance, Diego Cano, Ihosvany Bernal, Inti Santana, Mauricio Figueiral, Aire y madera, y el Cuatro de Trovas de Argentina, entre otros. Guitarras, poemas, textos que escogen quienes acuden para leer esa noche, conforman la magia de estas vigilias martianas a la que quedan todos invitados.
Casa natal José Martí, 9.30 pm.

“Ese es el riesgo de vivir en un país demócrata”

Esa es la cita del día: “ese el riesgo de vivir en un país demócrata”. Eso dice Cucú Diamantes –quien se hizo famosa en el concierto de Juanes en la Plaza de la Desafinación a puro gallo- sobre el peligro de que la gente exprese lo que piensa. Intentó decir “democrático” pero no hay que pedirle mucho. Tan sabias palabras las pronunció en una entrevista en La Habana a donde fue para participar en el evento “Reunión Cubanos Residentes en el Exterior Contra el Bloqueo”, aquél engendro que antes se hacía llamar con ese título de secuela de “La Guerra de las Galaxias”: La Nación y la Emigración.

Traten de verlo en ayunas, sitúese fuera del alcance de los niños que la Cucú en este video hace derroche de la única neurona que cree poseer que al final sólo le sirve para pestañear y reír cuando cree que dice algo serio pero nunca para enunciar una oración que contenga al mismo tiempo sujeto y predicado. No obstante se atreve a decir cosas realmente rompedoras y audaces como aquello de “Yo soy una artista”. De cualquier manera es más divertido y menos doloroso que oírla cantar.

Yo vine pa' echar candela

Un excelente post el Emilio García Montiel en Penúltimos Días dedicado al cantante Ricardito Rivera me hizo recordar el viejo debate de la música cubana y la salsa. El video con que ilustraba García Montiel su comentario explica cierto momento de la relación entre ambos géneros. Finales de los setenta, la década más pobre de la música cubana que fue al mismo tiempo el clímax de ese género que surgió y se alimentó a partir de esta. Los boricuas y niuyorricans que se habían servido por años del repertorio sonero cubano eran entonces el modelo a imitar. Una manera de volver a los orígenes por la vía más corta, la imitar a sus más fieles renovadores.

Es muy instructivo comparar ambos videos en los que interpretan la misma canción de Ray Barreto (muy en la línea de Arsenio, por cierto) para entender el estado de ambas músicas en la misma época. Aunque la orquesta de Barreto a diferencia de cualquier conjunto de salsa no usa trombones se atreve a incluir una flauta, instrumento usualmente recluido en la tradición cubana al formato de charanga. Y no es que la música que se hacía en Cuba hubiese renunciado a introducir nuevos instrumentos pero como el video de Rumbavana muestra la aparición del bajo eléctrico (o como en otros casos, la de la guitarra eléctrica en sustitución del tres) no fue de las innovaciones más felices. Prueba de ello es que ni el bajo eléctrico ni la guitarra han sobrevivido en las orquestas cubanas actuales.

Luego está la tangible diferencia en la energía que cada orquesta le pone a la misma interpretación, el superpoblado coro cubano que poco puede hacer frente al dúo de Blades y el boricua Tito Gómez y la distancia aplastante entre las puestas en escena. De un lado está la presentación compacta del grupo boricua frente a los bailadores que disfrutan e interpretan a su manera lo que escuchan mientras Rumbavana se pierde en la estepa del estudio del ICRT. De la versión cubana sólo salvo a Ricardito intentando levantar ese muerto pesadísimo de la música bailable cubana en aquellos días. Luego todo fue cambiando pero para ese entonces, mientras los cubanos se empeñaban en recuperar su autoría intelectual sobre la salsa, el gusto de la época ya andaba por otros lares.

Pueden evitarse los párrafos anteriores con sólo comparar estos videos. Vista (y oído) hacen fe.



lunes, 25 de enero de 2010

El Holocausto Revolucionario

En estos días hubo cierto revuelo entre los compatriotas de la zona. El comentarista de Fox, Glenn Beck anunciaba un programa dedicado a los crímenes de los comunistas en todo el mundo durante el siglo pasado. “Ahora sí” decían con el fervor de quien cree que basta pronunciar una Verdad para que todos queden redimidos por su luz. Y confieso que lo que vi no me entusiasmó. Demasiado efectista, información bastante elemental y ejemplos a veces traídos por los pelos cuando otros más convincentes están en cualquier biblioteca o a golpe de wikipedia. También me incomodó el enfoque tendencioso, la vieja batallita de izquierdas y derechas, el intento poco sutil de trazar un trillo entre el PCUS y el Partido Demócrata, entre Stalin y Obama, el intento de convertir el coqueteo insultante de los progres con valores o iconos comunistas en pura conspiración. La vieja paranoia que solo convence a los ya convencidos. Y es que no creo en la condena del comunismo como un tema de izquierdas o de derechas sino que debería verse como un sistema tan criminal y antihumano como el nazismo y cualquier relativización de sus crímenes o condescendencia con su ideología como algo que disminuye a la humanidad en su conjunto. El segmento dedicado al Che Guevara fue de los mejores aunque sólo fuera por las citas que hizo Humberto Fontova de los propios escritos y discursos de Nuestra Señora de las Camisetas.

viernes, 22 de enero de 2010

Coreografía

Declaración del grupo de Antúnez y represión subsiguiente. Admira la coordinación coreográfica de la policía en su interpretación de la combativa pieza La Avansábana. Si fueran igual de eficaces en lo demás en Cuba no habría baches, salideros ni marabú.

miércoles, 20 de enero de 2010

El salvoconducto

Sergio ahora es un feliz padre de tres hijos con los que vive en un pequeño pueblo del norte del estado de Nueva York la existencia apacible y ajustada de un operador de montagacargas. Pero no siempre fue así. En Cuba desde siempre había soñado con escaparse a un país donde no fuera un crimen llevar el pelo largo y escuchar a su grupo favorito. Vio su oportunidad en abril de 1980 cuando decidió entrar en la embajada del Perú junto a otros diez mil que para escapar tendrían otras tantas razones. (Nunca se ha contado con suficiente detalle la locura de que diez mil personas apiñadas durante semanas en dos mil metros cuadrados pero basta pensar en la proporción de cinco personas por metro cuadrado para hacerse idea de aquél purgatorio). Semanas más tarde hubo pacto con las autoridades: se les otorgaría un salvoconducto a los que salieran de la sede diplomática para esperar en casa su salida posterior hacia Estados Unidos o por terceros países. Pero el futuro padre de familia todavía debía esperar hasta agosto para cumplir la mayoría de edad y el padre no se atrevió a firmar la autorización para que se marchara. La policía no esperó más y lo envió tres años a prisión por los delitos que podría cometer si dejaban en la calle a alguien tan frustrado con su suerte.


Hoy apenas le interesa hablar de política y mucho menos de la cubana pero hay una pregunta que se hace a cada rato con un candor que ha sabido conservar pese a todo: ¿Cómo es que los policías cubanos no respetaron la magia universal de los salvoconductos si hasta los nazis en Casablanca le rendían obediencia sin importar las manos en las que estuvieran? Uno podría explicarle que es ingenuo pedirle a la realidad cubana que siga las leyes de aquella Casablanca de atrezzo pero Sergio es tan candoroso como tozudo en la lección aprendida (la misma que se han resistido a entender generaciones de políticos en todo el mundo durante generaciones): en aquello no se puede confiar.

sábado, 16 de enero de 2010

Otro curso

El curso de escritura creativa de narrativa (ficción y no ficción) del otoño del 2009 contó con un grupo pequeño pero diverso. El transcurso del curso permitió que cada uno de los estudiantes fuese plasmando los recodos de su personalidad y su visión del mundo en textos cada vez más sofisticados y sorprendentes que son mi orgullo como profesor. A continuación los dejo con el texto de una de mis estudiantes, la ucranio- americana Irina Kondrashova. El resto pueden verlo aquí.

De izquierda a derecha: Demian Glusberg, un servidor, Irina Kondrashova, Jessica Bezozo y Alfredo Alcántara. Ashley Jones no se encontraba presente en el momento que se tomó la fotografía.


Hilda y yo

Su teléfono celular timbró.
“Sí, sí claro.” Pausa. “Ya te lo expliqué muchas veces que regreso a las cinco, todavía estoy en la estación esperando a mi tren.” Pausa. “Ay, Hilda, yo sé. Me vuelves loco con tus preguntas mujer, en serio. Tengo que irme. Te llamo desde el tren.”
El hombre se acercó a la ventanilla para comprar un boleto para regresar al infierno, es decir, a su casa. Era un hombre de, creo yo, treinta y cinco o cuarenta años. Estaba vestido de un traje de color gris, pero un gris triste como del cielo lloroso del otoño. Recuerdo que el color raro de su traje atrajo mi atención, porque era un día hermoso del verano. Llevaba también un maletín gordo, imagino que estaba lleno de papeles y documentos de trabajo. Sus zapatos parecían llevados, destruidos por el pavimento de las aceras de la ciudad.
Cuándo él se sentó en el cuarto de espera, yo advertí que los calcetines eran de diferentes colores. Todo esto, y la mirada dolorida congelada en sus ojos, me hizo pensar que la vida de este tipo no era fácil.
Viajo mucho para el trabajo y nunca me interesa mirar a otras personas, muchas veces estoy hablando por teléfono o haciendo trabajo. Pero ese día no tenía ganas de hacer nada porque estaba agitado con el montón de trabajo y con mi esposa molesta. Por eso, dirigí mi atención a otra persona en vez de pensar acerca de mis propios problemas.
El hombre se durmió, con su cabeza colgada al lado y la boca ligeramente abierta. Se me escapó una risita cuando de repente su teléfono timbró, él se despertó y empezó a cavar frenéticamente en sus bolsillos buscando el dispositivo.
“Sí? No, todavía no.” Pausa lenta. “Pero...te dijo...mira Hilda...es que...” Pausa. “Sí, tienes razón, pero..” Pausa. “ Sí, te llamo más tarde.” Al final de la conversación el hombre tiró su teléfono en su bolsa y maldijo mientras empacaba sus cosas para ir a la plataforma de su tren. Lo seguí.
Por casualidad, teníamos que abordar el mismo tren. Yo me paré como a diez metros de él, mirando mientras él hablaba enfadado entre sí. Otra vez timbró su celular. Con una locura en sus ojos él lo sacó de su bolsa.
“Qué quieres?” Pausa. “No Hilda, esta vez tú tienes que escucharme a mí. ¡Te voy a decir lo que pienso y no me interrumpas!” No podría escuchar más. La plataforma empezó a estar atestada, y pude ver el tren acercándose. Por un momento yo perdí de vista al hombre y de repente escuché un chillido. “Se tiró enfrente del tren!” Caos.
Algunas horas después, estaba sentado en el tren viajando al infierno. El teléfono celular timbró. “Hola. Quería llamarte antes pero no tuve una oportunidad.” Pausa. “En serio, se tardó el tren porque un hombre se suicidó en la estación.” Pausa. “ Sí, pero ya estoy de viaje.” Pausa. “ Espera, otra cosa, sabes que me diste todos mis calcetines de colores diferentes? Qué chistoso, he estado caminando todo el día con los calcetines diferentes.” Pausa. “ Bueno, Hilda, te voy a ver pronto.”

jueves, 14 de enero de 2010

Cómo ayudar a las víctimas del terremoto de Haití

* UNICEF está buscando donaciones para la operación de ayuda de emergencia en Haití y la region caribeña a través de www.unicefusa.org/haitiquake o llamando al 1-800-4UNICEF

* Operation Helping Hands, un proyecto común entre The Miami Herald y United Way-Miami, estarán recolectando donaciones para apoyar los esfuerzos de ayuda en Haití. Para hacer una donación, vaya a www.iwant2help.org, llame al (305) 646-7129 o envíe su contribución al Operation Helping Hands c/o United Way of Miami-Dade, P.O. Box # 459007Miami, Florida 33245-9007.

* Mercy Corps estableció un fondo para el terremoto de Haití. Dirección: PO Box 2669,Portland, OR 97208, www.mercycorps.org, 1-888-256-1900

* La Arquidiócesis de Miami está aceptando donaciones monetarias para asistir a las víctimas del terremoto en Haití. La gente puede enviar sus donaciones a Catholic Charities 1505 NE 26th St. Wilton Manors, FL 33305, Attention Earthquake Victims.

* The Pan American Development Foundation (PADF) – está pidiéndole a la gente que quiere hacer donaciones que visite su página web especial para ayudar a las víctimas del terremoto de Haití. www.PanAmericanRelief.org.

* Catholic Relief Services también está recaudando ayuda para los damnificados. Puede contribuir visitando su sitio en internet http://www.crs.org/, llamado al 1-800-736-3467 o enviando su ayuda a Catholic Relief Services, P.O. Box 17090, Baltimore, MD 21203-7090.

Además, los ciudadanos americanos que necesitan saber sobre su familia en Haití pueden llamar al Departamento de Estado, en la unidad de Servicios a Ciudadanos Americanos al 1-888-407-4747.

*La Cruz Roja está aceptando donaciones vía mensajes de texto. Envíe la palabra HAITI al 90999 para donar 10 dólares para los esfuerzos de ayuda de la Cruz Roja. La donación aparecerá en su cuenta de teléfono. También puede donar online en RedCross.org.

*Doctors Without Borders está pidiendo donaciones para ayudar a los equipos de emergencias en Haití. Haga su donación con tarjeta de crédito o débito en https://donate.doctorswithoutborders.org.

*Project Medishare, Miami, le ofrece ayuda médica al noreste de Haití. Haga su donación en projectmedishare.org; o llame al 305-762-6448.

*Hope for Haiti, Naples, Fla., es una caridad de educación y ayuda que enviará suministros por avión privado. Haga su donación en hopeforhaiti.com; o llamando al 239-434-7183.

*American Jewish World Service es una organización de ayuda mundial con un fondo de desastre para Haití. Haga su donación en ajws.org; o llamando al 212-792-2900.

*World Vision, una organización mundial cristiana sin fines de lucro, le ha brindado apoyo humanitario a Haití desde hace décadas. Haga su donación para el fondo de ayuda de desastre en worldvision.org;o llamando al 866-280-6587. P.O. Box 9716, Federal Way, WA 98063-9716.

*The Salvation Army, una organización cristiana sin fines de lucro, opera en Haití desde 1950, con colegios, facilitando medicamentos, alimentando a los pobres y fomentando programas de desarrollo económico. Haga su donación para el fondo de desastre y ayuda en salvationarmyusa.org; 1-800-SAL-ARMY. Envíe sus cheques a: Salvation Army, 61 NW 67 St., Miami, FL 33150.

* Fundacion Clinton, el ex presidente norteamericano Bill Clinton quien es enviado especial de la ONU en Haiti recibe donaciones al efecto llamando por telefono. Poner la palabra HAITI y luego 20222. la fundacion recibira $10.00 que seran cargados a su cuenta de telefono.


Raúl Ernesto Colón, del blog Lettres de Montreal hace este llamado:

Haití esta en ruinas, en particular Puerto Príncipe la capital, pero también Jacmel y muchos pueblos del Sur y sur occidente de ese país ya sufrido y hambreado antes y hoy simplemente: mártir.
Miles de haitianos han muerto. Se encuentran bajo los escombros o tirados en las calles, sin fuerza humana capaz de hacer respetar la dignidad humana que tuvieron en vida. Capaz de darles una sepultura que honre esas vidas tronchadas por la peor catástrofe natural en 200 años. Miles y quizás millones de sobrevivientes, esperan un vaso de agua, un pomo de leche, un pedazo de pan.
Canadienses, estadounidenses, haitianos de la diáspora, cubanos, todos debemos ayudar a Haití, que cada cual según sus posibilidades y según su conciencia ayude a un pueblo que ha pagado demasiado tiempo por culpas que no tiene.
La Cruz Roja canadiense acepta diferentes tipos de donaciones, incluida una variante en linea. Es una vía segura de hacer llegar ayuda de primera necesidad.
Hoy es Haití, mañana puede ser Cuba, pasado mañana Canadá, nunca se sabe y todos estamos expuestos. Demasiado hemos forzado a la naturaleza, es hora de aflojar la presión. Demasiado nos hemos olvidado del prójimo y es hora de ser solidarios.
Que nos sirva de algo mejor que una campaña de turno esta experiencia.

miércoles, 13 de enero de 2010

Descubrimiento del alma extranjera


La falsa amenaza de tsunami en Baracoa luego del terremoto en Haití sirvió para que un periodista descubriera que los extranjeros también son seres humanos:
“Lo que nos hace humanos a fin de cuentas es la capacidad de pensar en el bienestar de otros. Esa capacidad no es privativa de las gentes nuestras. Lo sé, porque vi extranjeros, con sus shorts y sandalias embadurnados a más no poder, ayudando a cargar niños cubanos, atendiendo manos [sic, a menos que estuvieran haciendo la manicuri en medio de la emergencia], construyendo puentes solidarios [al parecer sólo metafóricos] para unirse a nosotros por encima de los precipicios de miedo y egoísmo que se abren siempre cuando se teme por la vida.”

Me recuerda al papa Paulo III declarando en 1537 que los indígenas de América tenían alma. Con casi cinco siglos de diferencia Radio Guantánamo acaba de confirmar que los turistas también la tienen.

H/T: Penúltimos Días.

Chiquito de la Calzada

De vuelta de un viaje familiar a un Miami bordeando el punto de congelación no me siento especialmente inclinado a postear. En cambio el poeta Emilio García Montiel me envía este psot sobre el comediante español Chiquito de la Calzada

Chiquito de la Calzada

Por Emilio García Montiel


El jueves 10 de diciembre, después de entrevistar a Enrique Morente, Buenafuente anunció que el martes siguiente tendría de invitado a Chiquito de la Calzada. “Pues bueno –enfatizó como si ya todo lo demás fuera superfluo- vamos a llenar el tiempo hasta que llegue Chiquito de la Calzada. Vamos a hacer el programa, pero lo importante es que llegue Chiquito, el martes”. Dueño de un humor tan particular, modelo de constante remedo para comediantes y, al parecer, para buena parte de España –chiquitear es el verbo para la acción de imitar a ese singular comediante malagueño - Chiquito de la Calzada parece haber recompuesto el famoso “humor absurdo” de Tip y Coll (quienes ya eran referencia para Les Luthiers) en una suerte de coreografía que importa más que el chiste mismo. Vocablos inventados y de uso ambiguo como meretérica, diodenal y, sobre todo, fistro -“una palabra planetaria surgida después de los dolores”-, frases como “te voy a matá en agosto”, “físicamente y moralmente cansado”, “guarrerida humana después de las comidas”, “no puedor, no puedor” o “al ataquerrrr”, pronunciadas con su marcado acento andaluz, así como un notorio cambio de timbre para marcar las improvisaciones y los finales, son parte de los comodines de Chiquito, junto con su peculiar movimiento de manos, su revoleo de piernas y su desplazamiento a pequeños pasos, como si caminara con cautela sobre un piso mojado. No obstante, creo que la expectación por Chiquito no obedece solamente a esas tan esperadas rutinas y frases, fuentes de las imitaciones, sino también a sus habituales (e imprevistos) cambios de sentido y de contexto como apoyatura en el relato de sus chistes, así como a su habilidad para disociar, del mismo modo, el hilo de cualquier conversación.
Del tipo de humor al que soy afecto, hay, junto a Chiquito -aunque ninguno semejante en estampa- algunos otros comediantes españoles muy elogiables. El propio Andreu Buenafuente, por ejemplo, quien con sutileza disecciona la política y el espectáculo español, en Buenafuente o BFN, uno de los mejores programas humorísticos de los que he visto por los rumbos de Iberoamérica. Sostiene Andreu la idea de un humor inteligente; no sé yo si sería necesario el calificativo, pero, en cualquier caso, si de diferenciarlo del chiste burdo se trata, quien sabe si alguno ha de tener. Participa Andreu del grupo de humoristas El Terrat que, al menos, en cuanto a aparición delante de las cámaras cuenta con José Corbacho, Jordi Évole (El Follonero) y Berto Romero. De Corbacho conozco poco y si bien El Follonero con Salvados tiene lo suyo en cuanto a los enredos políticos, el formato es muy semejante al de los programas que buscan poner a los famosos en aprietos (su emisión desde Cuba cuando el concierto de Juanes me pareció francamente sosa, y peor aún su segunda parte, un recorrido por los barrios de La Habana, guiado nada más y nada menos que por el cantante Yotuel (o Iyouhe, como diría Enrisco) quien se empeñaba en demostrar que todos eran muy felices (sin decir, por supuesto, que perdices no había) y con un Jordi Évole poco menos que apocado ante la explosividad de su cicerone.
De ellos, Berto constituye, sin duda, la excepción del grupo. Hace estupendo dúo con Buenafuente en su programa, es capaz de sacar humor de donde aparentemente no existe (especialmente como lo hacía en su sección Bertovisión en la etapa anterior del programa) y, al igual que el mismo Buenafuente, maneja un registro de humor constante que va desde la aparente conversación intranscendente hasta la astracanada (ambos reverencian, por cierto, el oficio de payaso). En cuanto a otros programas de semejante nivel- hasta donde conozco, y si bien en un formato más estático- está El intermedio, conducido por El Gran Wyoming, con su humor ácido contra todas las correcciones políticas (el 3 de diciembre las audiencias subieron extraordinariamente cuando Buenafuente y Wyoming intercambiaron programas y ambos presentaron el programa del otro). Ya fuera de ello, daría en reconocer a un grupo de comediantes y monologuistas de bastante buen nivel, muchos con apariciones en programas fijos, y entre los que destacaría a Florentino Fernández, Raúl Cimas, Enrique San Francisco y, sobre todo, a Agustín Jiménez.
No me he dado a desentrañar cuánto del buen y mayor humor anterior en España –especialmente de Tip y Coll y del inigualable Miguel Gila- pueda estar presente en estos y otros comediantes de la pantalla chica (de la pantalla grande, por cierto, murió recientemente el genial José Luis López Vázquez), pero, al menos por lo que hace a Chiquito y al programa de Buenafuente y Berto, y de lo que he visto, es de lo mejor que he podido disfrutar. (Habrá por supuesto otros comediantes, buenos en otros estilos más convencionales o sencillamente como magistrales contadores de chistes, como Eugenio) La emisión de ese martes de Buenafuente fue conducida por Berto -para no perderse están la supuesta conversación de Chiquito con Leslie Nielsen, con quien apareció en la recién estrenada Spanish Movie, y sus palabras al presidente de Cataluña, José Montilla, en la segunda parte- y acaso no llegó a igualar la visita anterior de Chiquito al programa, pero en modo alguno dejó de ser divertida. De Chiquito- quien también ha sido cantante de flamenco y protagonista en otros filmes, de entre los que recomiendo Papá Piquillo- hay bastantes videos en You Tube; quienes lo vean por vez primera probablemente –tal como sucede con ese otro gran comediante que es Enrique Pinti -necesiten familiarizarse con su modo de hablar. Los programas de Buenafuente, pueden verse en Globitodechicle, quien los sube casi siempre al terminar el programa (que se transmite muy tarde), y a quien agradezco haber podido seguirlos desde hace casi un año.

martes, 5 de enero de 2010

Editorial

Un editorial de El País sobre la política española hacia Cuba en el marco de la Unión Europea. Comienza bien para hacerse un poco confuso al final pero al menos deja claro que el moratinismo –esa cosa viscosa y torpe- deja muy mal parada no sólo a España sino a toda Europa en su compromiso democrático:

Las autoridades cubanas denegaron la entrada en el país al eurodiputado español Luis Yáñez, quien se proponía realizar una visita privada a la isla en compañía de su esposa. No es el único signo de que el régimen cubano no parece dispuesto siquiera a guardar las formas mientras se materializa la promesa del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, de cambiar el rumbo de la política de la Unión Europea (UE) respecto a la isla aprovechando el semestre de presidencia española: desde noviembre, el Gobierno castrista ha aumentado su presión sobre uno de los pocos espacios emergentes de libertad, como es la blogosfera. Algunos autores de blogs han sido detenidos y otros acosados de manera infame por partidarios del régimen.
La actual política de la UE hacia Cuba, inspirada por el Gobierno del Partido Popular, se ha revelado ineficaz para alentar cambios democráticos en la isla, además de conducir las relaciones de los Veintisiete con La Habana a un callejón sin salida. Son razones más que suficientes para revisarla, sobre todo si se toma en consideración que se aproxima un momento decisivo para el futuro de la isla. Pero, al igual que ha ocurrido en otras áreas relevantes para la diplomacia española en las que los Ejecutivos populares alteraron de manera gratuita posiciones consolidadas, no toda forma de emprender esa necesaria revisión de la política de la UE es viable. A juzgar por los resultados, no lo es la que pretende llevar a cabo Moratinos.
Sus visitas oficiales a la isla no han servido por el momento más que para ofrecer al castrismo la ocasión de utilizar a los presos políticos como moneda de cambio ante la presión exterior: si ésta exige avances en la democratización y en el respeto a los derechos humanos, no hay liberación de presos. Y sólo la hay si la exigencia se reduce a mera cláusula formal o, incluso, desaparece. En el primer viaje oficial de Moratinos a La Habana, un miembro de su delegación pudo entrevistarse con la oposición; en el segundo no hubo ya ningún contacto, pero sí excarcelaciones.
Seguramente el lugar más inadecuado para adquirir el compromiso público de cambiar la política europea hacia Cuba sea La Habana, y eso es exactamente lo que ha hecho el Gobierno español. Es inadecuado, primero, porque concede al castrismo un amplio margen para provocar incidentes o recrudecer la represión, sabiendo que siempre podrá contabilizar como un nuevo agravio bilateral el hecho de que España se vea obligada a desdecirse de sus promesas con respecto a la Unión Europea.
Pero inadecuado, además, porque coloca a los socios europeos ante la tesitura de consentir que España se apunte como tanto bilateral en sus relaciones con Cuba un cambio de política que ellos tienen que avalar. Con el añadido de que si el cambio no se produce, el régimen castrista lo interpretará como una prueba del verdadero peso de España en la Unión.

La bandera del camarada Narciso

Al patrimonio de la nación ha sido devuelta en comprometido y generoso gesto, la bandera conservada celosamente por el insigne patriota Juan Manuel Macías, amigo y fiel colaborador del ex general del ejército español, el venezolano Narciso López, a quien acompañó desde tierras norteamericanas en la expedición del vapor Creole, cuyo desembarco fallido se produjo el 19 de mayo de 1850 por la ciudad matancera de Cárdenas.


Así cuenta el Granma la donación que hizo Enrique Houston Touceda “al pueblo de Cuba; un pueblo que no está a la venta, ni nunca lo estará”. Me pregunto si ese ex general español es el mismo anexionista de toda la vida o un venezolano precursor del internacionalismo proletario que ahora acaban de descubrir. O si se trata de una simple cortesía con el donante para luego seguirle dando a Narciso el trato de cochino vendido al imperialismo yanki. El Posada Carriles del siglo XIX, como quien dice. Lo comentaba la Momia de Jaimanitas en 1968:

Cuando nosotros estudiábamos en las escuelas, nos presentaban a Narciso López como un patriota, nos presentaban a Narciso López como un libertador. Tantas cosas nos presentaron de una manera increíblemente torcida, que se nos hizo creer en nuestros años de escolares —y ya supuestamente establecida la República de Cuba—, se nos hacía creer que Narciso López había venido a libertar a Cuba, cuando ciertamente Narciso López vino alentado por los políticos esclavistas de Estados Unidos a tratar de conquistar un Estado más para precisamente servir de apoyo a la más inhumana y retrógrada institución, que era la institución de la esclavitud.


Los pobres maestros, deben estar de lo más confundidos.

lunes, 4 de enero de 2010

España pide explicaciones a Cuba

2009, Odisea del Ciberespacio

Hoy aparece un artículo mío en el Diario de Cuba resumiendo el año que acaba de terminar. Empieza así:

2009, Odisea del Ciberespacio

Si usted cree que tiene problemas con la memoria no se haga ilusiones. Trate de olvidar este año que acaba de pasar para que se dé cuenta de que preferiría tener la memoria mucho peor.

Y es que de todas las noticias que nos ha deparado el 2009, la más esperada es la que acaba de ocurrir: por fin se ha terminado. El año empezó con esperanza. O más bien con Hope. Con Barack Hope Obama que venía a comerse el mundo pero se atragantó con el primer bocado y así y todo le han dado el Nobel de la Paz.

Como que alguien se pare en home al inicio de la temporada y antes de que le hagan el primer lanzamiento ya lo declaren campeón de bateo.

Hay quienes dicen que el Nobel de Obama fue prematuro cuando en realidad fue tardío: debieron habérselo dado como premio a las buenas calificaciones en primer grado, cuando empezó a deletrear su nombre. Uno empieza a sospechar que los académicos noruegos en el fondo son unos racistas y les basta con que un mulato hable sin acompañamiento de hip-hop para que le den el premio Nobel.

[Sigue]

domingo, 3 de enero de 2010

“Yo soy muy humano”

Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos El Chacal, uno de los terroristas más famosos y buscados en la década del 70, ha sido entrevistado por El País. La entrevista, si se ignora su capacidad vomitiva, puede resultar muy instructiva. Tanto por la reflexión que hace el entrevistado sobre la relación entre sus principios leninistas y violencia (“Según la coyuntura. En situaciones determinadas. Como en Colombia, estos días. O en Afganistán: eso es legítimo”) o por su indudable campechanía. Pero lo más interesante en mi opinión es como aflora en la entrevista su lado humano. No precisamente esa idea de humanidad asociada con la compasión sino la necesidad de buscar algún tipo de doctrina que nos simplifique el caos y entonces obrar en consecuencia. Porque lo que diferencia a Carlos de nuestros revolucionarios de starbucks que justifican o secretamente aplauden el derribo de las torres gemelas “como símbolo del imperialismo” es que el venezolano, al igual que el Che Guevara, es coherente con lo que dice, asume la consecuencia de sus ideas dándole soporte material o más bien desintegrando la materia enemiga, esa sustancia que puede encontrarse en cualquier parte. La entrevista es una invitación a los que comparten sus ideas a que las pongan en práctica bajo la consigna “Seremos como Carlos”. O a que se dediquen a otra cosa.
Abajo un fragmento de la entrevista.

Pregunta. ¿Por qué dice que hay mucha mediocridad en la cárcel?
Respuesta. Porque hay muchos analfabetos. La gente aquí no tiene intereses intelectuales, es difícil sentarse a comentar una noticia. El interés de muchos es simplemente fumar droga y cosas así.
P. ¿Y usted qué hace?
R. Trato de ayudar a mis abogados y sigo las noticias lo mejor que puedo, en los canales de televisión que me llegan. Uno de ellos es español, Telemadrid, que es mala, por cierto: allí vi el otro día a Fernando Silva Sande [ex jefe de los GRAPO], el chivato ese, y me dio tristeza. Y también leo.
P. ¿Es consciente de que puede morir en la cárcel?
R. La condena perpetua no quiere decir nada. Es un problema político.
P. ¿Han cambiado sus ideas políticas?
R. ¡Ah, caballero! Yo a los 14 años, en enero de 1964, entré en las Juventudes Comunistas de Venezuela. Y hasta el día de hoy no he cambiado un pelo. Sigo siendo comunista. No soy un tipo dogmático, he estudiado, he conocido a gente importante en la dirección de países comunistas. Sigo fiel a los principios inmanentes leninistas: soy un comunista convencido y militante.
P. ¿Y sigue defendiendo la utilización de las armas?
R. Según la coyuntura. En situaciones determinadas. Como en Colombia, estos días. O en Afganistán: eso es legítimo.
P. Yo hablaba de terrorismo.
R. ¿Qué pasa con el terrorismo? Yo siempre he estado contra el terrorismo. Cuando se bombardea en Afganistán, eso es terrorismo.
P. Yo me refería a usted: ha sido considerado el terrorista más buscado del mundo.
R. Le voy a decir una cuestión: yo fui condenado por asesinato culposo, no premeditado. No por terrorista. O sea, acusarme de terrorismo es una patraña, como llamarme El Chacal*.

*Carlos se aferra a los asesinatos de dos policías por los que fue enjuiciado por la justicia francesa para evitar la etiqueta de terrorista. Sin embargo durante su carrera reclamó la autoría –entre otros- de ataques a carros bombas a tres periódicos franceses, el lanzamiento de una granada a un restaurante (dos muertos y treinta heridos) y el atentado con bombas a dos trenes TGV (cuatro muertos y docenas de heridos). Como no es perfecto fracasó en un ataque con lanzacohetes contra dos aviones comerciales de la aerolínea israelí El Al en el aeropuerto parisino de Orly.

Pero Carlos no es el único que cree en su inocencia revolucionaria.

viernes, 1 de enero de 2010

Las reglas del terror

El intelectual español Antonio Elorza, lúcido como de costumbre en su análisis del terror:

Es de sobra sabido que uno de los objetivos principales de la estrategia terrorista consiste en provocar una alteración sustancial en los mecanismos de análisis y valoración propios de la mentalidad democrática. Con excesiva frecuencia, los grupos sociales golpeados por el terrorismo tienden a rehuir la búsqueda de las causas efectivas de aquello que acaban de sufrir y la sustituyen por la designación de chivos expiatorios, cuando no por la elucubración masoquista acerca de las responsabilidades y de las culpas propias que explicarían el acto de castigo. Lo ocurrido después del 11-S y del 11-M proporciona abundantes pruebas de ambos tipos de reacción. El péndulo osciló desde la satanización pura y simple del Islam a la resurrección de un marxismo para andar por casa que presentó al megaterrorismo como respuesta a las opresiones del capitalismo y de la incomprensión propia de Occidente. La buena conciencia queda así satisfecha y de nada valdrá la acumulación de datos sobre la condición social privilegiada de yihadistas como el propio Bin Laden o como el último y frustrado protagonista nigeriano del terror. Mirar de frente la realidad debe resultar para algunos y algunas demasiado duro, y por añadidura poco rentable en un marco institucional como el nuestro, dispuesto a practicar una y otra vez la ceguera voluntaria con tal de seguir promoviendo la estéril Alianza de Civilizaciones.
Porque el episodio del terrorista solitario no debe servir únicamente para reforzar las medidas de seguridad o para mostrar la pertinencia de nuevas y costosas intervenciones militares, sino asimismo para recordar que la estrategia de Al Qaeda desde el 11-S supone el inicio de una guerra mundial de nuevo tipo, basada en conjugar una concentración del megaterrorismo en espacios críticos, como Pakistán o Afganistán, con acciones recurrentes de distinta índole (secuestros en Mauritania, explosión de aviones civiles como la frustrada), dirigidas a imprimir la idea de que la causa del Islam no cesará en su beligerancia hasta la derrota del enemigo. Son los nuevos cruzados, que encarnan la perversidad intrínseca de Occidente. Una estrategia global que requiere una respuesta también global.
De cara a la misma el caso Faruq nos ilustra acerca de la importancia de la formación doctrinal en la génesis del yihadismo y de su círculo de simpatizantes. Unos colectivos musulmanes que ejercen dignamente su religión no son un problema para nuestras sociedades democráticas; la difusión directa o indirecta de planteamientos islamistas radicales en la enseñanza y en la predicación, sí son fuente inevitable de conflictos futuros.


Hace un par de días había publicado en El País un artículo muy intereresante sobre la reciente islamofobia europea.